CÓMIC PARA TODOS

‘Danger Girl’, de J. Scott Campbell y Andy Hartnell

Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Andy Hartnell y J. Scott Campbell.

Dibujo: J. Scott Campbell.

Páginas: 360.

Precio: 30 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2017.

Bienvenidos a uno de los mayores placeres culpables del cómic de las dos últimas décadas. Danger Girl es una de esas series que todo el mundo conoce, incluso sin haberla leído, por el personalísimo y sensual estilo de J. Scott Campbell, un tipo que dibuja mujeres como nadie, con unas curvas imposibles y un atractivo fuera de toda duda. Lo que hace es mezclar Los Ángeles de Charlie con James Bond, añadir toques de otros muchos cómics o películas del gusto de sus autores, añadiendo a Andy Hartnell como guionista y coautor del argumento, incluyendo En busca del Arca perdida, se pasa por la batidora de Campbell y se sirve como un cóctel intenso, sexy, aventurero y divertido, picante en muchos momentos pero sin caer en el terreno de lo machista. Placer culpable, sin duda, porque en el fondo no deja de ser un tebeo que aprovecha cualquier ocasión para mostrar a Abby Chase y sus compañeras con la camiseta mojada, con un prominente escote, con muchos centímetros de piel al descubierto, pero siempre en el marco de una historia trepidante y divertida que se construye dando personalidad a todas las mujeres que aparecen por sus páginas. Porque, oh, sorpresa, se pueden escribir mujeres interesantes, inteligentes y con personalidad incluso cuando sus manifestaciones gráficas tienen las medidas más perfectas e imposibles que el lector pueda imaginar.

Si analizamos fríamente Danger Girl, si realmente Hartnell y Campbell nos dejaran espacio y aliento para hacer esa labor, que desde luego no lo hacen, su historia es bastante sencilla. En Abby Chase y en la forma en la que encaja en el equipo de espías femeninas se pueden ver detalles de la Caitlin Fairchild de Gen 13, la anterior obra de Campbell. En la historia hay muchas genas de imprimir un ritmo frenético, apabullante, que en el fondo no deje pensar. Y por si alguien quiere pensar, introducimos esos elementos a medio camino entre la fantasía y la mitología que tan bien funcionan en este tipo de historias. Y nazis. Que nunca falten los nazis. Cómo se lo montan Hartnell y Campbell para crear uno de esos batiburrillos gozosos de principio a fin, de persecuciones divertidas, de escenarios cambiantes, que pueden pasar en un momento de una lujosa fiesta en la que los protagonistas van de tiros largos a un escenario subacuático de alta tecnología. Las protagonistas parten de clichés, pero qué clichés tan cercanos y divertidos. Los secundarios actúan de manera previsible, pero son ineludibles para disfrutar de la aventura. Y hay explosiones, traiciones, revelaciones, peleas de gatas y todo lo que necesita una historia de espías en la que el protagonismo recae en cuatro mujeres como Abby, Natalia Kassle, Sydney Savage y Silicio Valerie.

Y es que, al margen de que haya más que correctos personajes masculinos que completen el escenario, de lo que se trata es de disfrutar con personajes femeninos diversos, picantes, divertidos, inteligentes y sensuales. Sobre todo sensuales. Es decir, empezamos con Abby escapando de sus captores entre un grupo de cocodrilos uno de los cuales lanza una dentellada hacia su trasero para arrancarle el pantalón y dejar al aire su glúteo derecho. Y así con todo. No se puede obviar que Danger Girl es un tebeo que entra por los ojos, que quiere ser un homenaje a James Bond (con todo el componente visual que tiene), a los seriales de los años 30, al simple y divertido hecho de contar con heroínas. Y si hay un autor capaz de infundir gracia y sensualidad a este tipo de historias, ese es J. Scott Campbell. Da igual que sus mujeres sean profundamente irreales, de pechos prominentes, caderas anchas y piernas de vértigo. No importa, o en realidad sí, justo esa es la gracia, que el guion busque la menos y más divertida excusa para desnudar a las protagonistas o mostrarlas en las posiciones más acrobáticas para que Campbell pueda explotar su conocimiento de la anatomía femenina. El caso es que divierte. Entra, efectivamente, por los ojos y se disfruta. ¿De manera culpable? Puede. Pero es que Danger Girl se convierte en un cómic tremendamente simpático desde el principio.

El volumen incluye los siete números de Danger Girl, publicados los cuatro primeros por Image y los tres siguientes por DC Comics entre marzo de 1998 y febrero de 2001. El contenido extra lo forman una introducción de Bruce Campbell, otra de J. Scott Campbell y un portafolio de más de cien páginas con portadas, ilustraciones, bocetos y fotografías.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 junio, 2017 por en Andy Hartnell, Cómic, Image, J. Scott Campbell, Planeta DeAgostini y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: