CÓMIC PARA TODOS

‘Wonder Woman. La Mujer Maravilla’, de George Pérez

Editorial: ECC.

Guión: George Pérez, Len Wein, Greg Potter.

Dibujo: George Pérez.

Páginas: 368.

Precio: 32,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

Antes de que Brian Azzarello dejara su impronta en Wonder Woman (aquí, reseña de su primer volumen), George Pérez podía presumir de ser el autor más importante en la historia del personaje, al menos en la etapa moderna. Pérez fue el encargado de reconstruir el universo de la amazona, después de que DC tuviera sus dudas sobre la dirección a seguir después de Crisis en Tierras infinitas (aquí, su reseña). Si con Batman y Superman no hubo dudas y sus nuevos orígenes los narraron nombres de la talla de Frank Miller y David Mazzuchelli en el caso del Caballero Oscuro y John Byrne en lo que respecto al Hombre de Acero, con Diana la cosa no estaba nada clara, demostrando que siempre ha sido un personaje francamente difícil de llevar. Pérez, apoyándose en Len Wein y Greg Potter para los guiones, reordenó lo que funcionaba en el personaje y aportó su particular visión sobre el entorno mitológico de las amazonas de una manera tremendamente eficaz y convincente. Buena parte del sabor popular de los aficionados sobre Wonder Woman procede de aquí, y sigue siendo una versión que hoy en día se lee con el mismo agrado que cuando se publicó por primera vez, hace ya tres décadas. Esa es la mejor demostración de que George Pérez creó una historia para durar, para que Wonder Woman disfrutara de un esplendor pocas veces repetido.

La dificultad de contar la historia de Wonder Woman es que es un personaje tremendamente condicionado por su entorno, y eso implica un largo rodeo para llegar hasta Diana. Pérez lo entiende a la perfección y se toma su tiempo para establecer el mundo de las amazonas, Themyscira, su relación con los dioses del Olimpo y las razones por las que Ares o Heracles tienen una importancia capital en el desarrollo de Diana como princesa y como heroína. Pero el gran acierto de Pérez es saber conjugar toda la parte mitológica con la realista, la que encabeza un Steve Trevor lejos de ser un hombre objeto a mayor gloria de Wonder Woman, de una manera brillante, natural y nada forzada. De hecho, Trevor se antoja aquí algo más mayor de lo que suele ser habitual, de la misma manera que Diana parece algo más cercana a la adolescencia de lo que es tradicional. El caso es que Pérez acierta en el encaje de Wonder Woman como parte de la mitología griega, como heroína en un mundo que le resulta extraño y en el que solo encaja a través del amor que siente por otras personas. Acierta con la manera en la que introduce la trama militar. Pero también en la forma en la que convierte a Wonder Woman en superheroína, por su impacto social pero también por su priemra gran villana, Cheetah. Con narración ochentera, pero con una precisión admirable.

En lo visual, Pérez es incluso más brillante que como escritor, con lo que en lo que se refiere al dibujo hay todavía más opciones de elogiar el arranque de su etapa en Wonder Woman. Su visión es, lógicamente, muy clásica. Sus dioses son como se han imaginado tradicionalmente. Sus criaturas, también. Pero su acción es moderna. Porque Pérez es un dibujante que en su tiempo de esplendor, en los 80, formaba parte de esa élite que sabía entender el cómic de superhéroes de una manera bastante valiente, en cuanto a narrativa, composición de página y movimiento de los personajes. Pero sobre todo, Pérez triunfa porque consigue que Diana sea una mujer de carne y hueso. De enorme atractivo físico, no puede ser de otra manera, pero sobre todo con la sensibilidad que se espera de un personaje destinado a pregonar el amor como solución de los problemas en el mundo del hombre, con las dudas naturales en quien no deja de ser una chiquilla sin experiencia pero con la fortaleza de quien se sabe poderosa y capaz de hacer frente a todas las tareas a las que se enfrenta. La Wonder Woman de George Pérez es brillante y una de las mejores lecturas posibles para conocer al personaje que a la vez supone un deleite visual con aroma clásico. Pérez en estado puro. Y Wonder Woman en uno de sus puntos más álgidos de la historia. Casi nada.

El volumen incluye los catorce primeros números de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre febrero de 1987 y marzo de 1988. El contenido extra lo forman una introducción de George Pérez y sus portadas originales.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 junio, 2017 por en Cómic, DC, ECC, George Pérez, Greg Potter, Len Wein, Wonder Woman y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 242 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: