Cómic para todos

Cine – ‘Barb Wire’, de David Hogan

Título original: Barb Wire.

Director: David Hogan.

Reparto: Pamela Anderson, Temuera Morrison, Victoria Rowell, Jack Noseworthy, Xander Berkeley, Udo Kier, Steve Railsback, Andre Rosey Brown, Nicholas Worth, Clint Howard, Jennifer Banko, Tiny Zeus Lister.

Guión: Chuck Pfarrer, Ilene Chaiken.

Música: Michel Colombier.

Duración: 98 minutos.

Estreno: 3 de mayo de 1996 (Estados Unidos), 16 de julio de 1996 (España).

En los años 90, todo el mundo quería adaptar un cómic. Batman triunfaba, de manera más o menos discutible, los derechos de Marvel andaban repartidos por mil sitios diferentes y las pequeñas editoriales hacían su agosto vendiendo las opciones para realizar películas de personajes que prácticamente nadie conocía. La fiebre se mantiene todavía hoy, dos décadas después, pero aún después de tanto tiempo es difícil olvidar los resultados más nefastos de aquel fenómeno. Barb Wire es, indiscutiblemente, uno de los más infames. David Hogan, un tipo del que nunca más se supo y que debutaba en el cine procedente desde el mundo del videoclip, firmó una película infumable, carente de sentido, imaginación o solvencia, una película que solo se recordará por ser la consecuencia del minuto de gloria logrado por su neumática y siliconada protagonista, Pamela Anderson (entonces con su segundo apellido de casada, Lee), tras ser una de las imágenes a cámara lenta de Los vigilantes de la playa. El único objetivo de la película es lucir a la rubia ¿actriz? No hay más. No hay presupuesto ni imaginación. Tampoco una historia, por mucho que se atrevan a coger el esquema, nada más y nada menos, que de Casablanca. Ni siquiera hay escenas de acción decentes en este absoluto despropósito que merece el más justo de los olvidos.

Pero vamos por partes. Barb Wire es una idea de Dark Horse de 1994. Sus señas de identidad, un mundo que quiere beber de la inagotable influencia de Mad Max con una protagonista de medidas imposibles y de escueto y ajustado vestuario. Es difícil entender qué vio Hollywood en esa serie, pero mucho más el desaguisado que montó. Empecemos, por supuesto por su protagonista. La película es un vehículo para su lucimiento. El físico, claro, como evidencia el absurdo videoclip con el que arranca el filme, quien sabe si una manera poco elegante de rememorar los títulos de crédito de Barbarella, porque el talento interpretativo de Anderson es nulo. Si aplicáramos mala leche a la valoración de la película, podríamos decir que el imposible encorsetado que se le practicaba a la protagonista se llevó toda posibilidad de que hiciera algo más que poder respirar, pero en realidad el resultado habría sido igual de malo de cualquier manera. Este detalle solo hace que esta Barb Wire tenga unos movimientos tan torpes que parece mentira que no muera acribillada en cualquier tiroteo de la película. Mucho cuero, mucho escote, pero nada más. Y es que el cine no terminaba de entender entonces que lo que puede funcionar en un entretenimiento caliente del cómic no tiene por qué parecer verosímil en la gran pantalla.

Sin una protagonista en la que sujetarse, Barb Wire ya ha naufragado antes de empezar. Pero lo que sigue es todavía peor. El guion, asombrosamente cofirmado por uno de los responsables de la espléndida Darkman, es terrible. Se puede aceptar la premisa ya mencionada en una especie de futuro otra vez imposible por ser demasiado cercano (la película está ambientada en el año 2017), pero no un desarrollo tan torpe. No que los personajes no tengan carisma alguno. No que desaparezcan de la trama a conveniencia. No que se busque emoción en una escena tan tonta como la que sirve para que le destrocen el bar a Barb Wire. No, desde luego, con un clímax torpe, absurdo y desmontable en cada uno de los movimientos que se producen antes de llegar a la resolución final. No hay absolutamente nada en la película, a ningún nivel, ni en su dirección, ni en su montaje, ni en sus efectos especiales, que al menos consuele al aficionado al género, que asiste atónito a un espectáculo pobrísimo a todos los niveles, imposible de justificar en sus limitadísimos nueve millones de dólares de presupuesto, porque ni siquiera hay escenas de acción que consigan despertar al espectador de su letargo, más allá de una triste pelea en lo alto de una grúa o un par de vehículos chocando.

Viendo el naufragio más absoluto del villano de la función, un Steve Railsback que parece buscar al principio un antagonista hierático y frío que encaje con la iconografía nazi que propone el filme y que acaba jokerizado de una manera imposible de entender, la única curiosidad que deja el reparto es la presencia de un aburridísimo Temuera Morrison, que solo sabe fruncir el ceño, años antes de acabar interpretando a Jango Fett en El ataque de los clones (aquí, su crítica), la segunda de las películas de la trilogía de precuelas de Star Wars. Que nadie busque nada más en Barb Wire porque no lo hay. Ni siquiera desde la percepción más amable se puede rescatar algo de una película increíblemente mala, que merece desde luego estar en lo más alta de las adaptaciones de cómic más penosas y que da una idea de lo triste que era entonces el planteamiento que podían tener directores, guionistas e incluso actrices para colocar a una heroína al frente de una película de acción. Barb Wire es, con todos los méritos, una de las peores muestras de cómo llevar viñetas a la gran pantalla, un escándalo en el peor de los sentidos y un despilfarro absoluto de dinero. Y ya si el físico operado de Pamela Anderson son su pecho imposible de mover no es del agrado del espectador, se hunde hasta la única razón para la que fue concebida la película.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 junio, 2017 por en Cine y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: