CÓMIC PARA TODOS

‘Lucky Penny’, de Ananth Hirsh y Yuko Ota

Editorial: Babylon.

Guión: Ananth Hirsh.

Dibujo: Yuko Ota.

Páginas: 208.

Precio: 16,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Abril 2017.

La conexión inmediata que logran Ananth Hirsh y Yuko Ota con Bryan Lee O’Malley, creador de Scott Pilgrim o Seconds (aquí, su reseña), hace que Lucky Penny funcione desde la primera página. Con una protagonista joven que tiene que cambiar su vida por completo después de un acontecimiento que entra sin vaselina, con detalles rocambolescos que van definiendo la historia entre su lucha por la supervivencia laboral, una historia romántica de lo más peculiar y un elenco de secundarios estrambótico como poco, el relato va derivando en un delicioso disparate del que es muy fácil enamorarse. No busca el tono amago de Hello Fucktopia (aquí, su reseña), sino una diversión alocada. Muy alocada si nos atenemos solo a las páginas finales, ¿pero quién dijo que estábamos leyendo una historia realista? Lo es en cuanto a su personaje central, Penny, una joven con muy mala suerte para casi todo y que a pesar de todo nunca pierde la sonrisa y el buen humor. Lo es en sus primeras secuencias. Pero a partir de ahí, a un ritmo bien llevado y que va alternando los diferentes escenarios de la vida de Penny, el conjunto se complica de una manera caótica y jovial que merece la pena leer sin que destripemos ninguno de los giros que tiene la historia. Al final, entre el asombro y la moraleja optimista, el veredicto solo puede ser más que positivo.

Da la impresión de que Hirsh quiere empezar su relato como una sucesión de gags, pero pronto se lanza a una historia completa y va alargando las secuencias. Eso hace que la historia vaya mejorando, porque en realidad lo que es divertido de ver es lo que le pasa a Penny en conjunto: su vivienda, su trabajo, su economía, su vida sentimental…  Hirsh, de hecho, logra utilizar los elementos más habituales de un cómic costumbrista y realista pero sin llegar a caer en los tópicos. Y es que Lucky Penny puede ser cualquier cosa menos tópica. Esa es la única manera de la que se puede interpretar la forma en la que va desarrollando la comedia e introduciendo elementos más propios de la fantasía hasta el momento en el que se revela el villano en la sombra y la herramienta que va a utilizar para que el clímax sea un combate tremendamente divertido. Podríamos intentar trazar comparaciones entre este y otras obras, pero lo que realmente hace que sea un tebeo especial es que presume de una identidad propia desde el principio, y que consigue llevar temas de la vida real a una historia que no tiene nada de cotidiana. Es difícil llegar al final de Lucky Penny y pensar que lo que hemos leído no es algo tremendamente divertido y original. ¿Alocado y descontrolado? Desde luego, pero esa es su apuesta. Y no sale nada mal.

Ayuda, y mucho, que el dibujo sea tan cálido y cercano. Ota simplifica muchísimo el diseño, hasta el punto de que sus figuras bien podrían aparecer tal cual en una producción animada. Con ellas, funciona la comedia, tomando elementos más propios del manga, el drama e incluso la acción del desatado tramo final de la obra. Que Penny caiga tan bien es algo achacable a la forma en la que Hirsh la escribe pero también a la manera en la que Ota la dibuja. Pero no solo a ella, sino también al resto de los personajes, el tímido Walter, el despótico David y hasta el heroico y ficticio Alistair Lionpride, surgido de una novela erótica que Penny tiene en su librería y en su subconsciente. Ota consigue que Lucky Penny sea igual de divertida y cercana en sus momentos más realistas y en los del desmadre más absoluto, y eso no es nada fácil de conseguir cuando se tiene un estilo en el que se reconocen influencias tan diversas. Estamos, efectivamente, ante un tebeo que se gana el corazón del lector con bastante facilidad, que puede que no aporte mucho más a nivel temático o argumental en una segunda lectura, pero que visualmente ofrece un trabajo sobresaliente. Y lo bueno es que sus puntos fuertes apelan a todo tipo de públicos. No es un cómic infantil ni adulto, ni es para chicas ni para chicos. Es, simplemente, una de esas historias que nos provocan una sonrisa continua.

Oni Press publicó originalmente Lucky Penny en marzo de 2016. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 junio, 2017 por en Ananth Hirsh, Babylon, Cómic, Oni Press, Yuko Ota y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: