Cómic para todos

‘Astrid Bromuro. Cómo aniquilar al Ratoncito Pérez’, de Fabrice Parme

Editorial: Dibbuks.

Guión: Fabrice Parme.

Dibujo: Fabrice Parme.

Páginas: 40.

Precio: 11 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2017.

Astrid Bromuro es una niña rica y caprichosa que vive en una gran mansión en lo alto de un rascacielos, y que va a pasar dos semanas sin sus padres, acompañada solamente por dos criados, la señora Dottie y Benchlet. Y su obsesión en ese tiempo, base de esta historia infantil creada por Fabrice Parme, Cómo aniquilar al Ratoncito Pérez, es desenmascarar el mito de este pequeño roedor que cambia monedas por los dientes que se le caen a los niños pequeños. Lo cierto es que al principio no es fácil del todo entrar en el mundo planteado por el autor, precisamente por el origen de la protagonista. Conectar emocionalmente con alguien que lo tiene todo y que se mueve por impulsos para satisfacer los caprichos es todo un reto del que no es fácil salir airoso. Lo mejor que se puede decir del álbum es que, al final, Parme lo consigue, y Astrid, lejos de verse como una niña consentida, es una buena protagonista. Tampoco ayuda que el autor se sienta obligado a dar unas ligeras vueltas para mostrarnos el mundo de la pequeña antes de adentrarnos en el punto central del relato. Pero, con todo, es un simpático tebeo para los más pequeños que crece en cuanto la locura se apodera de la historia, cuando Astrid deja de ser el único foco y cuando la aventura va llegando a su fin de una manera bastante inesperada.

A Parme se le nota mucho el deseo de establecer un personaje para varias entregas. Cómo aniquilar al Ratoncito Pérez es una historia pensada para que sea la primera de muchas. Por eso necesita contar tantas cosas sobre la pequeña, sobre el lugar donde vive y sobre los dos criados que están con ella, porque busca una conexión más profunda que la que puede lograr con la peripecia sobre el Ratoncito Pérez. Quizá por eso la sensación que deja el álbum no es especialmente completa. No aburre, ni mucho menos, y sobre todo si tenemos en cuenta el rango de edad al que está destinado, pero con este primer relato no hemos alcanzado un nivel tan alto como para enamorarnos ya de Astrid. Es ahí donde Parme se queda un poco a mitad de camino. Las grandes historias infantiles se nutren tanto de un escenario divertido y entretenido como de protagonistas que encajen. El entorno millonario y caprichoso de Astrid está bien descrito pero resulta algo frío, y por eso la historia crece cuando gatos y ratones parlantes empiezan a aparecer en esta casa para desenmascarar al Ratoncito Pérez, en definitiva cuando la fantasía coge el protagonismo de la historia. Hay momentos que hacen pensar que estamos ante un personaje que puede dar para más, pero otros que limitan en parte su alcance, por lo que todo parece estar en mano de futuros álbumes.

Si con la historia hay algunas dudas, el estilo de dibujo de Parme merece un juicio mucho más positivo. Sencillo y claro, directo y divertido, el autor sabe llevar a la viñeta un diseño que casi parece más pensado para el dibujo animado que para el cómic y juega con mucha habilidad dentro del mundo en el que se mueve Astrid. Su vestimenta, la mansión, elementos como la bañera o la cocina que nos llevan directamente a ese alto nivel económico. Quizá el único problema que se pueda plantear en canto al dibujo de Astrid Bromuro está en el elevadísimo número de viñetas que hay en cada página, lo que hace que en ocasiones quede la sensación de que estamos viendo un dibujo menos detallado de lo que sería necesario o que incluso ralentizo una lectura que tendría que ser más ágil. Cómo aniquilar al Ratoncito Pérez tiene, en todo caso, mucha imaginación visual y un acertado reparto de protagonistas. Eso es lo más destacado de un tebeo que deja un resultado algo irregular, con elementos que prometen que Astrid puede ser un personaje que nos divierta en futuros avatares pero también con otras circunstancias que no permiten ser tan optimista. Veremos qué sucede en las próximas aventuras del personaje y si estas permiten acercarnos un poco más a esta pequeña y caprichosa niña.

Rue de Sèvres publicó originalmente Astrid Bromure. Comment dézinguer la petite souris en abril de 2015. El álbum no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 junio, 2017 por en Cómic, Dibbuks, Fabrice Parme, Rue de Sèvres y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: