CÓMIC PARA TODOS

‘La Torre Oscura. Últimos disparos’, de Peter David y Richard Isanove

Editorial: Penguin Random House / DeBolsillo.

Guión: Peter David.

Dibujo: Richard Isanove.

Páginas: 128.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústicas.

Publicación: Abril 2017.

La versión en cómic de La Torre Oscura no es fácil de asimilar. No es fácil, en realidad, nada relacionado con este concepto de Stephen King que quiere ser el epicentro de todo su universo. Pero acostumbrados a que los cómics se fueran estructurando en torno a diferentes episodios de Roland Deschain en su persecución del hombre de negro, encontrarse con un volumen como Últimos disparos es algo bastante sorprendente. Estamos, hay que decirlo desde el principio, ante dos relatos fuera de la cronología que estábamos leyendo en los anteriores volúmenes. Es un paréntesis triple, el que forman El cuento de Sheemie, Suelo maldito y Así cayó Lord Perth, y que nos lleva a momentos que añaden piezas a la ya por definición incompleta revisión de La Torre Oscura que nos presenta el cómic para complementar a las novelas de King. ¿Es imprescindible? Probablemente no, ni siquiera para quienes solo hayan visitado las oscuras tierras que planea el escritor a través de esta versión en viñetas. ¿Pero es entretenido? Sí, la verdad es que sí. La Torre Oscura nunca ha perdido esas características, y como cierre de ciclo no está mal, siempre y cuando se entienda que es un parón en el viaje que veníamos viendo en los anteriores volúmenes y que había llegado a una singular conclusión en El hombre de negro (aquí, su reseña).

No es la primera vez que La Torre Oscura se detiene en episodios del pasado o que nos sacan de la narración central, pero sí que es verdad que este volumen, quizá por la brevedad de los tres episodios, es el que deja un sabor de boca más cercano a la intrascendencia. Los completistas, por supuesto, lo valorarán. Los que se sepan al dedillo las biografías de todos los personajes secundarios, como el mismo Sheemie que protagoniza el primero de los tres relatos, encontrarán motivos de sobra para disfrutar de esta entrega. Pero estamos ante un volumen claramente para iniciados. Ni es puerta de entrada ni tampoco es algo esencial. Es un pequeño complemente. Lo malo, quizá lo que pueda chirriar al lector común, es que no parece tener la vocación de serlo, porque Peter David perpetúa el tono grave y trascendente en relatos que, en realidad, no lo son tanto. Sigue manteniendo los cartuchos de texto como base esencial de la narración, lo que quizá tiene más sentido en Suelo maldito que en los otros dos relatos, y eso contradice de alguna manera el enfoque de relatos contados en dos episodios y, el último de ellos, en uno solo. Suelo maldito es, de hecho, lo más destacado, lo más cercano al espíritu conocido de la serie y el enganche más fácil para quienes hayan llegado hasta este undécimo volumen de la adaptación al cómic.

Richard Isanove, que vuelve al papel central del apartado gráfico después de algunas entregas que habían sido dibujadas por autores como Alex Maleev en la mencionada El hombre de negro o Michael Lark (aquí, su reseña) mantiene las constantes de La Torre Oscura en los tres relatos, las sombras que heredó del trabajo de Jae Lee en los primeros volúmenes (aquí, reseña del primero) y un trabajo de color sacado prácticamente de un mundo de pesadilla, con esos tonos planos que sirven en tantas ocasiones de fondo a la historia y con un uso de la luz tan directamente asociado a la serie. Isanove, como de costumbre, consigue hacer creíble un universo imposible y da una sensación de continuidad que, más incluso que la historia, nos recuerda que estamos ante historias enmarcadas en ese universo. Quizá El cuento se Sheemie le permite un poco más de lucimiento a priori, sobre todo en su acabado a color, porque es la que más engancha con la fantasía, pero en realidad el mejor trabajo del libro es Suelo maldito, porque es la que se centra más claramente en los personajes. Desde luego, habiendo llegado a este punto no tendría sentido saltarse este volumen, pero al mismo tiempo sería exagerado decir que estamos ante elementos imprescindibles para seguir entendiendo una historia que, en su conjunto, nunca ha querido ser sencilla.

El volumen incluye los dos números de The Dark Tower: The Gunslinger – Sheemie’s Tale y los dos de The Dark Tower: The Gunslinger – Evil Ground, publicados originalmente por Marvel entre marzo y junio de 2013. El único contenido extra son las portadas originales de Richard Isanove.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 junio, 2017 por en Cómic, La Torre Oscura, Marvel, Peter David, Randon House Mondadori, Richard Isanove y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: