CÓMIC PARA TODOS

‘Urban Rivals’ 1 y 2, de Migoto Sen Chu y Albert Carreres

Editorial: Fandogamia.

Guión: Migoto Sen Chu.

Dibujo: Albert Carreres.

Páginas: 200 cada uno.

Precio: 8 euros (pack completo).

Presentación: Rústica sobre cubierta.

Publicación: Julio / Noviembre 2015 (Marzo 2017, pack completo).

Para evaluar el manga de Urban Rivals, hay que partir de la base de que estamos ante un producto que pretende promocionar un videojuego que nació para el mercado de los teléfonos móviles hace algo más de una década. Es decir, hay muchos límites. Y, además, no hay mucha voluntad de traspasarlos en la historia de Migoto Sen Chu, que parte de muchos tópicos de los que se sirve para contar una historia francamente arquetípica. No es que no entretenga, pero se ve por dónde viene desde el principio, por su protagonista, por los secundarios que van apareciendo y hasta por el mismo mundo de combates virtuales que va mostrando en este juego de cartas. No decepciona, porque las expectativas están claramente marcadas desde el inicio, de la misma manera que vemos las puntuaciones de las cartas de los jugadores al final de cada uno de los capítulos en los que se va separando el relato. Lo único que se puede reprochar es algo de confusión en la transición entre el mundo real y el de ficción, el de los jugadores en los torneos urbanos y ese mundo virtual en el que los luchadores de las cartas parecen actuar como si fueran personas reales, pero al margen de eso el manga ofrece lo que promete, aunque realmente no es mucho, algo eficaz juvenil y entretenido, más para conocedores del juego que para nuevos creyentes.

Sen Chu se mueve por terrenos bastante transitados. Un protagonista huérfano que, pese a las dificultades, se va abriendo camino en el mundo de sus sueños, en este caso el de los Urban Rivals clandestinos, es algo que podemos decir que lo hemos visto una y mil veces. Su juego con el misterio de algunos personajes que van apareciendo en la trama es algo tópico. Eso sí, una vez que se entienden las reglas del juego, algo que al principio no está quizá tan claro como debiera, el ritmo sí parece el adecuado, combinando adecuadamente los combates con las pausas para explicar qué ha sucedido y qué va a pasar a partir de ahí. Y también se acepta que, dentro de los arquetipos, casi todos los personajes funcionan bastante bien (por mucho que sorprenda la transformación de la señorita Neriya de comprensiva profesora a sexy instructora de Urban Rivals). La cuestión es seguir a Bastien, que así se llama el joven protagonista, a través de su andadura en un torneo en el que, por supuesto, romperá barreras que nadie había sobrepasado hasta ese momento. No puede ser de otra manera si lo que se pretende es enganchar al lector para que sienta curiosidad por el juego, aunque hay que insistir en que es obvio que se apela mucho más al jugador para que entienda esto como un complemento trascendente sino necesario a la experiencia jugable.

La misma corrección que hay en el guion de Sen Chu se puede apreciar en el dibujo de Albert Carreres, aunque aquí se puede juzgar la labor del ilustrador con algún elogio más. Clave para entender un tebeo de esta naturaleza es la cercanía de los personajes, y Carreres acierta de pleno sobre todo con los protagonistas, pero también con el diseño de los personajes de las cartas, de los luchadores que manejan Bastien y sus amigos, pero también de esos tatuajes de los jugadores, que dan una identidad simpática a los protagonistas. La forma en la que interpreta el mundo de Urban Rivals es, en ese sentido, notable, y es lo que probablemente aporte algo más de entretenimiento a una serie en realidad autolimitada por sus no demasiado ambiciosos objetivos. Sin demasiadas pretensiones, estamos ante un manga que cumple, porque de lo que se trata es de asimilar las reglas de juego y aplicarlas en un torneo iniciático para su protagonista, dejando un final abierto que, con el éxito adecuado, permitiera continuar con la historia pero al mismo tiempo cerrando tramas y personajes con la suficiente contundencia como para que esto sea un relato único. Falta osadía para tratar de contar algo diferente, pero puede ser suficiente para quienes estén acostumbrados a manejar cartas, puntos y habilidades.

Delcourt publicó originalmente los dos volúmenes de Urban Rivals en junio y noviembre de 2014. El contenido extra lo forman viñetas sobre el proceso y bocetos.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 junio, 2017 por en Albert Carreres, Delcourt, Fandogamia, Manga, Migoto Sen Chu y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: