CÓMIC PARA TODOS

‘Lazarus’ 4, de Greg Rucka y Michael Lark

Editorial: Norma.

Guión: Greg Rucka.

Dibujo: Michael Lark.

Páginas: 168.

Precio: 18 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Resulta más que evidente que Lazarus es una serie muy sólida. Lo es desde el principio y el paso de los números no hace más que acrecentar esa sensación. Pero su mismo crecimiento, unido a la enorme ambición que tiene en su planteamiento y en el mundo que está intentando mostrarnos, hace que le pidamos siempre mucho. A veces, incluso más de lo que toca dar. Este cuarto volumen es, en ese sentido, una transición bastante clara. Pasan cosas, muchas. Pero no hay un avance claro en la trama general. Camuflando todo esto bajo una gran cantidad de escenas de acción ejecutadas con brillantes por Michael Lark, Greg Rucka se detiene aquí en posiciones sus piezas. No hay que olvidar que estamos ante un auténtico juego de tronos (perdónese la licencia para comparar esta historia con la de George R. R. Martin) y es muy importante que cada movimiento que veamos en el futuro tenga una base sólida para que el castillo de naipes no se derrumbe. La sensación de que estamos en ese punto no se termina de perder en ningún momento de esta cuarta entrega, pero eso tampoco impide que se disfrute muchísimo. La razón, la apuntada al principio, estamos ante un tebeo tremendamente sólido que está erigiendo un universo francamente interesante. Al quinto libro habrá que pedirle más, y seguramente lo dará, pero no por eso vamos a desdeñar lo presente.

Las sensaciones menos positivas que se extraen de esta entrega parten del interludio con el que se abre. No es que sea malo. No lo es, ni mucho menos. Pero después del punto en el que dejamos la historia resulta un cambio muy pronunciado y lento por la forma en la que Rucka plantea la historia, con documentos, planos y conversaciones escritas que probablemente buscan dar un tono muy concreto al desarrollo de la historia pero que al final resultan demasiado farragosos. Cuando volvemos al escenario ya conocido, Lazarus vuelve a su ser en todos los sentidos. Es ahí donde Rucka disfruta en la doble vertiente del relato. Por un lado, son muchas las piezas que se están moviendo, que están adoptando posiciones estratégicas, que están buscando aliados en este mundo dominado por familias custodiadas por sus Lazarus. Por otro, la acción, pura, dura, simple y realista a pesar de formar parte de un universo de ciencia ficción tan claro. Y entre medias, lo que hace creíbles ambos elementos: los personajes. Rucka los construye siempre con mucho mimo, sabe hacerles hablar y comportarse. Forever, de hecho, se ha colocado ya entre las más brillantes caracterizaciones de su trayectoria, y eso que nos falta todavía mucha tela que cortar para conocer el devenir de su futuro.

Si bien con Rucka podemos hablar de algún elemento más débil, y seguramente por ausencia de información y no tanto por lo que ofrece en este punto, con Lark no hay dudas posibles. No solo es muy bueno sino que además no se cansa de demostrarlo, diseñando un mundo extraordinario pero también haciéndolo cercano con el protagonismo de Forever. Como está brillante en las escenas de acción, que en Lazarus se cuentan entre las mejores de su carrera, sus puntos más fuertes, la ambientación y los personajes, no hacen más que engrandecerse. Su trazo, sucio e incluso desdibujado, se adapta fenomenal a las características de la historia, haciendo que esta serie se convierta en parte natural de su universo personal. Y aunque estamos acostumbrados a ver a Lark con un color mucho más realista, lo que hace Santi Arcas con estos lápices es brillante, porque les da una dimensión diferente, que hace justicia a los elementos de ciencia ficción, a los de acción y a los de intriga palaciega. Lazarus mantiene así un tono muy alto y sigue siendo una de las series de referencia del momento, aunque hasta ahora hayamos recibido más concreción de la que tenemos en esta entrega. Pero como la confianza en Rucka es máxima, como lo puntual lo narra tan bien, y como Lark sigue a un nivel espléndido, no hay queja alguna.

El volumen incluye los números 16 a 21 de Lazarus, publicados originalmente por Image Comics entre abril y diciembre de 2015. El único contenido extra son las portadas originales de Owen Freeman.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 junio, 2017 por en Cómic, Greg Rucka, Image, Michael Lark, Norma y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: