CÓMIC PARA TODOS

‘Por siempre jamás’, de Laurielle

Editorial: Babylon.

Guión: Laurielle.

Dibujo: Laurielle.

Páginas: 192.

Precio: 7,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2017.

De partida, hay que reconocerle a Laurielle que ha sabido encontrar un enfoque simpático y original para su primer gran trabajo en solitario. Por siempre jamás, un título que inevitablemente nos lleva a pensar en un ambiente de fábula, es en realidad una historia que tiene hasta pinta de ser autobiográfico. O, al menos, de explorar un miedo que sin duda atenaza a cualquier creador, el de la página en blanco. Laurielle crea a Maite (¿o se recrea en ella?), una escritora que ha abandonado una novela de fantasía porque no se siente capaz de escribir un final, y dos de sus personajes, el osado Fernweh, y Yo, un simpático monstruo grande y de color negro, deciden raptarla y llevarla a su mundo para que les dé la conclusión que necesita su caótico mundo, en el que todo ha salido mal desde que Maite dejó de escribirlo. La premisa nos lleva a ese lugar común en el que un personaje real se sumerge en un mundo de fantasía, pero está todo muy bien llevado, con simpatía, buen humor, notable fantasía, un buen dibujo a medio camino entre el manga y un estilo personal, y una resolución francamente inteligente, que mezcla muy bien el punto de partida del relato y la necesidad de crear un villano a la altura, insinuado durante buena parte del tebeo y cuya presencia cuando finalmente se produce es bastante atractiva.

Lo bueno de Por siempre jamás es que la idea, el hecho de que los personajes de una escritora bloqueada vayan a su encuentro, y el diseño de un mundo fantástico, van siempre de la mano. No hay nada en la historia que no tenga que ver con la premisa, y ese punto de partida nunca se desvirtúa durante el relato, ni siquiera cuando toman más protagonismo los elementos más fantásticos. Y eso, que quizá durante una primera y muy entretenida lectura puede pasar desapercibida, es algo que queda cuando se cierra la última página. Laurielle construye así una fantasía con mensaje, el que le sirve para cerrar los agradecimientos finales, el de empujar a cualquier mente creativa a lanzarse a la piscina y terminar (o empezar, según dónde esté el miedo) sus proyectos, pero que no desmerece a otras historias que nos han llevado a mundos imaginativos. Lo bueno del de Laurielle es que sabe aprovechar las construcciones a medias como parte narrativa de su historia. No necesita definirlo todo, porque Maite no lo había hecho en primer lugar. Su mundo está en construcción. Tiene lógica, si no la tuviera se habría derrumbado, pero presentarlo de este modo le da manga ancha para mover la historia a su antojo. Puede que eso le dé cierto aire de diversión liviana, pero cualquier flaqueza que pueda tener lo compensa el clímax, tremendamente imaginativo para los dos niveles del relato.

En cuanto al aspecto gráfico, el trabajo es igualmente satisfactorio. Laurielle parte de unos diseños muy atractivos, y ahí es innegable que Yo, ese simpático monstruo que imagina, puede llevarse buena parte de los elogios, y los desarrolla francamente bien dentro de la historia. Buenos fondos, escenarios muy logrados, alguna que otra escena de masas con detalle suficiente para que no parezca un tebeo apresurado y mucho carisma, más en Maite que en Fernweh, son las armas con las que convence. Su estilo aprovecha influencias diversas y eso le permite jugar con la comedia como en el manga, crear unos escenarios de fantasía que se asemejarían a los de muchas BDs de tener el volumen un formato más grande y color, y tener un toque muy personal que reconocerán quienes se hayan acercado al webcómic El Vosque, escrito por Sergio Sánchez Morán. Pero Por siempre jamás es, en todo caso, una obra ya algo más madura y completa. Laurielle, desde luego, ha dejado un sello potente en una obra que gustara a los que disfruten de la fantasía más desenfadada y aventurera y que animará a quienes se hayan puesto alguna vez a escribir sin llegar a escribir la última palabra en sus obras. Quién sabe si todos los personajes que andan por ahí sueltos buscando a los escritores que les han dado vida para que no se olviden de ellos son tan entretenidos como estos.

El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 junio, 2017 por en Babylon, Cómic, Laurielle y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: