CÓMIC PARA TODOS

‘Jamás tendré 20 años’, de Jaime Martín

Editorial: Norma.

Guión: Jaime Martín.

Dibujo: Jaime Martín.

Páginas: 120.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2016.

Jaime Martín vuelve a ahondar en Jamás tendré 20 años en los recuerdos de su familia para dar forma a una novela gráfica, como ya hiciera en Las guerras silenciosas (aquí, su reseña), y se acerca en este caso a la vida de sus abuelos para darnos una auténtica lección. Cuánto nos queda todavía por aprender de nuestra propia historia. Cuando se habla con tanta ligereza del daño que el franquismo hizo a España y a la mitad de sus habitantes, como si fuera algo que hay que olvidar y dejar pasar, como si fuera una niñería sin consecuencias en lugar de ser una dictadura de 40 años, habría que poner sobre la mesa historias como las de esta novela gráfica. Su mismo título, que es una frase de su protagonista, deja a las claras que lo que vamos a ver es una historia de terror real. Terror por la posibilidad de ser detenido, juzgado y condenado a muerte por motivos ideológicos, por ser uno de los perdedores de un conflicto. No hay más que ver la magistral secuencia inicial, que combina la ingenuidad de los niños que desconocen el pasado con la tristeza de los recuerdos más duros de los mayores, que ven en un juego infantil el reflejo de su propio sufrimiento, y todo desde una perspectiva cotidiana y realista, que es precisamente donde el miedo actúa con más virulencia. Jamás tendré 20 años no es un libro perfecto, pero sí es uno necesario.

No hay que olvidar, y probablemente ahí esté el punto más débil de esta novela gráfica, que estamos ante una biografía. Eso implica que hay momentos en los que Martín se detiene mucho y otros que nos llegan con un salto temporal bastante grande. En ese sentido, es más completa la primera mitad que la segunda, y se nota. Es ahí, en la presentación, donde el trabajo narrativo del autor tiene una mayor profundidad y luego se deja llevar por el cariño que ya se le ha cogido a los personajes para llegar a la conclusión. Conclusión brillante, eso sí, porque evidencia que la ruptura y el enfrentamiento no son necesarios para poder recordar la historia con libertad y con respeto. Martín se maneja con una soltura envidiable para contar un ambiente que no vivió y logra que sintamos el mismo terror que Isabel y Jaime, una costurera  y un artillero del ejército republicano que tienen que sobrevivir no solo a la Guerra Civil sino también al odio que queda instalado en la sociedad a su término. Es una historia de supervivencia en la que hay pinceladas terribles cuya lectura, no digamos ya su recuerdo, invita inevitablemente a estremecerse. Es difícil medir en este tipo de historias, y habrá quien piense que habría sido más redonda con algunas páginas más o que eso mismo podría restar efecto. El caso es que funciona bien, y la lectura es muy agradecida e interesante.

El estilo de Martín como dibujante contribuye, y mucho, a la simpatía que generan los personajes. El efecto no es demasiado distinto del que consigue Paco Roca para insuflar vida a sus protagonistas, incluyéndose él mismo. Ese acierto se puede comproabr, además, tanto en las secuencias más simpáticas como en las más dramáticas, como evidencia, por ejemplo, la brutal y desoladora conclusión del primer capítulo de la historia, un momento de un significado enrome. Martín, no obstante, destaca sobre todo por lo bien que ambienta sus historias. Muchas veces no es necesario ni siquiera leer los cartuchos de texto que acompañan a cada salto temporal para comprender el momento histórico en el que nos hallamos, toda vez que sabemos que el relato arranca en 1936, en el momento del golpe de Estado que acaba con la Segunda República y da inicio a la Guerra Civil y a la dictadura franquista. Con Jamás tendré 20 años, Martín consolida el espléndido nivel que ya había mostrado en Las guerras silenciosas y se convierte en una voz muy a tener en cuenta para la revisión de la historia española del siglo XX a partir de voces más modestas. El reto ahora sería lograr el mismo efecto sin referentes familiares, pero eso ya queda para otra novela gráfica. Esta, desde luego, cumple con su cometido de una manera brillante.

Dupuis publicó originalmente Jamais je n’aurai 20 ans en octubre de 2016. El contenido extra es una cronología real de los protagonistas.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 mayo, 2017 por en Cómic, Dupuis, Jaime Martín, Norma y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: