CÓMIC PARA TODOS

‘De tripas y corazón’, de Pozla

Editorial: Dibbuks.

Guión: Pozla.

Dibujo: Pozla.

Páginas: 368.

Precio: 28 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

Casi resulta increíble que a estas alturas tengamos que estar reivindicando el poder de comunicación que tiene el cómic, pero cuando nos llegan obras como De tripas y corazón, de Pozla, es casi una obligación hacerlo. El autor francés sufre de la enfermedad de Crohn y lo que nos cuenta en esta obra es el proceso por el que pasó desde el momento en el que se la diagnosticaron. El cómic se convierte así en una vía de escapa para el autor y en una forma de visualizar su sufrimiento para los que asistimos a su sufrimiento desde este otro lado de la página. La manera en la que convierte todas sus sensaciones en dibujos es soberbia. Su trazo nervioso le permite desfigurar el cuerpo humano, su propio cuerpo, para que encaje con su estado de ánimo, con sus miedos, con sus esperanzas y con su sufrimiento. Y eso es algo que muy pocos autores son capaces de hacer, y que merece los más encendidos elogios cuando se hace de una manera tan brillante. Porque De tripas y corazón es al mismo tiempo la estrategia de Pozla para sobrevivir al dolor que sufre sin caer en la desesperación pero también una historia formidable que se convierte en una compañía inesperadamente cálida para todo aquel que está sumido en un laberinto médico del que no sabe o no puede ver la salida, haciendo que el cómic sea una obra imprescindible a muchos niveles.

Para empezar, es una obra que visibiliza algo de lo que poca gente está dispuesta a hablar. Sobre la enfermedad de Crohn pesa un tabú que la hace desconocida para muchos. Y muchos más con sus consecuencias, que alteran la percepción social que tenemos de la persona. Pozla, en ese sentido, se desnuda de una manera completa y sincera. De la misma manera que pide a los doctores que le cuenten todo lo que le están haciendo, él nos lo transmite todo para que nos metamos en su piel, en su estómago habría que decir, y vivamos con él un trance tremendamente duro. Una obra autobiográgica exige sinceridad, pero la de Pozla en De tripas y corazón es infinita. No se guarda nada. Pero no hablamos de datos médicos y físicos, que tampoco, sino del nivel más emocional. Aunque pueda servir como una obra de divulgación, esta no es una obra de esa clase. Es un relato íntimo, personal, cercano y crudo, porque no hay nada sencillo en desgranar qué se siente en el paso por una enfermedad. Es una suerte que contemos con autores con semejante valor, porque la sociedad necesita cómics así. Historia, en general, por supuesto, en cualquier medio, pero apreciando al mismo tiempo el valor extra que dan las viñetas para crear un testimonio fidedigno, abierto y claro sobre cosas de las que tendríamos que saber mucho más.

Para alcanzar esa consideración es clave el estilo visual de Pozla. La forma en la que vísceras, estómagos e intestinos se convierten en protagonistas tanto como el propio autor es soberbia. Es la forma que tiene Pozla de llevar a las viñetas la magnitud de su dolencia, en la que alerta continuamente al lector de que hay una vida en juego, la cotidianidad, el hecho de no poder coger en brazos a su bebé, de no poder ayudar a su mujer embarazada, de tener que dejar su trabajo, de no poder dormir del dolor, de tener una incertidumbre constante por no saber exactamente cómo afrontar su enfermedad, de desconocer qué medicamentos ha de tomar, a qué médico ha de seguir. Todo eso se manifiesta en el dibujo. En ese trazo en blanco y negro, invadido por el color solo cuando se necesitan emociones diferentes, en las figuras imposibles que Pozla introduce en su lucha psicológica diaria, con cuervos que rondan su habitación, dinosaurios que se convierten en narradores y sueños que se convierten en imágenes con una claridad desgarradora, inodoros que se transforman en compañeros de fatigas. De tripas y corazón es una sublime traslación a la página del sufrimiento interior que padece el autor en el viaje emocional que nos describe en el cómic, y por eso no sorprende la etiqueta de la portada que corona la obra con el Premio Especial del Jurado de Angoulême en 2016.

Delcourt publicó originalmente Carnet de santé foireuse en septiembre de 2015. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 mayo, 2017 por en Cómic, Delcourt, Dibbuks, Pozla y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: