CÓMIC PARA TODOS

‘Astro City. Cosas del pasado’, de Kurt Busiek, Brent Anderson y Ron Randall

Editorial: ECC.

Guión: Kurt Busiek.

Dibujo: Brent Anderson y Ron Randall.

Páginas: 136.

Precio: 15,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2017.

No es la primera vez que vemos a Jack Acero en Astro City, de hecho fue el protagonista de El ángel caído (aquí, su reseña). Tampoco el Resorte es un desconocido, a este le hemos visto en alguna ocasión más a lo largo de la brillante serie de Kurt Busiek y Brent Anderson. Ambos son las figuras centrales de las dos historias que se reúnen en Cosas del pasado, y eso invita a pensar en un riesgo evidente, el de la reiteración. Y aunque sí se llega a sentir en algún momento, sobre todo en el relato centrado en Jack Acero, lo cierto es que al dar a ambas historias un toque nostálgico y generacional se consigue sobrepasar ese riesgo y que la serie siga dejando el buen sabor de boca de siempre. No son las mejores historias que hemos visto sobre los superhéroes que pueblan esa ficticia ciudad, pero el nivel de Astro City es habitualmente tan alto que esa consideración no nos lleva en absoluto a pensar que estemos ante un relleno o directamente ante un fracaso. No, Busiek no falla de esa manera, porque sigue describiendo un mundo que entiende a la perfección y porque su universo realista en el que se mueven coloristas superhéroes sigue sin tener rival entre todas las editoriales que se acercan al género. No hay nada como Astro City, y eso hace que incluso en momentos que no sean sobresalientes el sabor de boca que deja su lectura sea bueno.

Para la primera de las historias, Busiek vuelve a recurrir a un tono que le gusta mucho y que, además, le sienta francamente bien a Jack Acero, el del género negro de siempre. Lo que nos cuenta es una investigación, y una además que se adentra en su pasado de la manera más adecuada, a través de una mujer. No se puede ser más clásico. Eso, en realidad, es lo que hace que el relato acabe aprobando, porque en realidad tan memorable como otras entregas. Tiene elementos que sí, pero no es un relato tan bien cerrado como otros anteriores. Y lo mismo se puede decir de la aventura que centra en el resorte, que cuenta muy bien una suerte de origen del personaje, que nos cuenta cómo estamos hablando de una identidad que se hereda de generación en generación. Pero algo falta para hilar bien este relato con el del villano en cuestión, Drama Queen, que también quiere bucear en cuestiones generacionales como reflejo del propio héroe. A la hora de encontrar defectos en estos dos relatos, quizá pesan más los precedentes de una serie soberbia que los méritos por sí solos de estos números. Y, la verdad, hay algo de injusticia en esa forma de valorarlos. Pero es que Astro City es tan buena siempre que encontrar números que no son soberbios invita a buscar las razones de por qué no lo son. Aún así, se disfrutan muchísimo.

Brent Anderson sigue siendo tan imprescindible en Astro City como el propio Busiek, como lo demuestra su trabajo en la historia de Jack Acero. Con todo, como sucede con el nivel general del volumen, no son los mejores ejemplos de lo que ha hecho en la serie. Y quizá eso se vea con más claridad precisamente cuando no es Anderson quien se ocupa del relato. Sucede en la segunda parte de este libro, la historia centrada en el Resorte, que es obra de Ron Randall. Y a diferencia de lo que ha sucedido en las anteriores y muy contadas ausencias de Anderson, en esta ocasión no se le echa tanto de menos. Randall, que intenta acerarse al estilo del ilustrador original de Astro City, hace un muy buen trabajo, y sobre todo consigue un movimiento muy fluido con uno de los personajes más rocambolescos de este universo realista en viñetas que no abusan de un gran tamaño. Anderson sigue siendo Anderson y ver el efecto metálico de la piel de Jack Acero es un gran recordatorio de los elogios que merecieron números anteriores, pero por primera vez se puede decir que hay una agradable sensación de que hay alguien como Randall que, si cogiera el testigo en el futuro, no sería algo tremendo. Astro City, en todo caso, sigue siendo el agradable e inteligente cómic de superhéroes que ha sido desde que irrumpió en la escena del género.

El volumen incluye los números 32 a 36 de Astro City, publicados originalmente por DC Comics a través de su sello Vertigo entre febrero y junio de 2016. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Alex Ross y un artículo de Jorge García.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 mayo, 2017 por en Brent Anderson, ECC, Kurt Busiek, Ron Randall, Vertigo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: