CÓMIC PARA TODOS

‘Arena blanca’, de Rik Hoskin y Julius Gopez

Editorial: Ediciones B.

Guión: Rik Hoskin.

Dibujo: Julius Gopez.

Páginas: 160.

Precio: 19 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

Hay un espectacular esfuerzo en Arena blanca para que la historia sea totalmente comprensible para cualquier lector que se asome a sus páginas interiores, pero no se puede negar que es un producto pensado sobre todo para los seguidores del Cosmere de Brandon Sanderson, que así se llama su universo. Hablamos de un escritor de ciencia ficción de entre los más reputados de las últimas décadas, cuya obra muchos han comparado por extensión e imaginación con la Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin que casi todo el mundo conoce mejor por el nombre de Juego de tronos. No se trata de evaluar ahora el impacto de sus novelas, sino el éxito del primer cómic basado en su mundo. Arena blanca arranca con ese esfuerzo, y no se puede decir que no consiga el propósito de abrir el abanico de lectores porque encuentra un ritmo pegadizo y aventurero en el que la fantasía se acepta con facilidad. Pero también es obvio que le va a faltar información a quien no conozca el universo personal de Sanderson. Rik Hoskin adapta con solvencia una historia inédita del escritor original y Julius Gopez le da forma de una manera bastante eficaz, aprovechando los tonos luminosos del desierto y el meticuloso diseño de las arquitecturas y el vestuario. Como es una obra a medio hacer, es difícil emitir un juicio definitivo, pero el entretenimiento está bien presente.

Hay dos formas de valorar la propuesta de Arena blanca. Por un lado, es bastante tópica a la hora de convertirse en la puerta de entrada al Cosmere para quienes no hayan pasado por las novelas de Sanderson. Es un viaje iniciático como hemos visto a millares en la literatura popular, sea cual sea el medio en el que se plasma. ¿Eficaz? Sin duda. ¿Previsible? También, al menos en muchos momentos. Ese es el peaje que hay que pagar para adentrarse en la segunda manera de enjuiciar el trabajo de Hoskin. ¿Es fiel al espíritu de Sanderson? Hasta el límite. Y eso es bueno, porque Arena blanca se convierte así, de pleno derecho, en una pieza más del Cosmere, que encaja con naturalidad en la propuesta del escritor y que sabe hacer virtud de las explicaciones necesarias para comprender cómo funciona este mundo maestros de arena, bandos enfrentados y política ancestral. Puede que falte algo de concreción y que haya tiempos muertos bastante prolongados en el relato, pero ese es el problema habitual de quienes buscan seguir casi al pie de la letra los dictados de una obra literaria previa, por el temor a que el fan no vea recompensadas sus ansias de encontrar todo lo que le gustaría ver. Ese exceso pesa ligeramente en algunos momentos aunque en general el ritmo es bastante intenso, incluso en las escenas dialogadas.

El dibujo de Gopez, como el guion de Hoskin, cumple con la misión de hacer que nos sintamos partícipes del universo de Sanderson, y con eso ya se puede decir que estamos ante un buen trabajo. A veces da la sensación de que hay dibujos algo demasiado recargados, y no necesariamente por los elementos que aparecen en él sino por la cantidad de líneas que aporta Gopez y de sombras que da el color de Ross A. Campbell, algo que además parece acentuarse por la particular concepción geométrica de la página por la que apuesta el ilustrador. Ese es quizá el gran pero a nivel visual de Arena blanca, porque en ocasiones distrae de lo que tendría que ser primordial, la historia. Pero como destaca tanto el diseño de este mundo, notable, y la forma en la que Gopez manifiesta el poder del último de los maestros de arena, el protagonista de esta historia todavía a medio hacer, no se notan demasiado los aspectos menos logrados de su trabajo. Arena blanca  es, en realidad, el comienzo del viaje. Y como tal es una presentación que aprueba con holgura. Hoskin y Gopez saben crear un buen espectáculo en el que sobresalgan tanto los personajes como los escenarios escogidos, honrando así la propuesta de Sanderson. Puede que haya más riesgo en lo que está por venir, pero cumple con soltura, más y mejor si se es fan previamente.

Dynamite publicó originalmente White Sand en junio de 2016. El contenido extra lo forman una introducción de Brandon Sanderson y un portafolio de bocetos de Julius Gopez.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 mayo, 2017 por en Dynamite, Ediciones B, Julius M. Gopez, Rik Hoskin y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: