CÓMIC PARA TODOS

‘Blueberry’ (integral) 2, de Jean-Michel Charlier y Jean Giraud

Editorial: Norma.

Guión: Jean-Michel Charlier.

Dibujo: Jean Giraud.

Páginas: 168.

Precio: 30 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2016.

Los álbumes que conforman este segundo volumen integral de Blueberry son la confirmación de que estamos ante un auténtico clásico. El nombre de la serie, a la vez el del protagonista, es uno que sonara a cualquier aficionado a la lectura de viñetas, se haya acercado previamente o no a este mundo creado por Jean-Michel Charlier y Jean Giroud. Eso es síntoma de que se menciona mucho, de que forma parte de los recuerdos de los aficionados más veteranos. Solo con esa pista ya podemos intuir cuánto hay de bueno en estas páginas. Dejamos al final del primer volumen integral (aquí, su reseña) a Blueberry y sus amigos en medio de una guerra contra los apaches, y en esta segunda entrega vemos la forma en la que ese conflicto llega a una conclusión. Una brillante, entretenida e inteligente, fiel a los principios del western pero sobre todo a los de este western que tanto disfruta saliendo de las convenciones. Pero tampoco hay que olvidar que la portada de este libro nos invita a ver a un Blueberry diferente, el del último álbum que se incluye, El hombre de la estrella de plata, en el que nuestro héroe se convierte en una mezcla entre el Gary Cooper de Solo ante el peligro y los protagonistas de Río Bravo, convirtiéndose de manera temporal en el sheriff de un pueblo en el que nadie parece tener el valor para plantar cara al cacique local.

Da igual de qué época proceda, un western suele llamar la atención en nuestros días. Sea por tratarse de una obra contemporánea que excava en un género moribundo pero nunca acabado, o de una nacida de momentos de gloria pasados, esa historia invita a leer y a disfrutar. Son las aventuras de siempre, las que cultivaron los sueños de muchas generaciones de lectores y espectadores. Y Blueberry destaca en ese sentido, porque es mucho mejor que la media. Charlier no se limitó a crear un buen y carismático protagonista, sino que acertó con creces en el marco que le dio. La guerra contra los apaches, su vínculo con el gran líder de esa tribu india, Cochise, su rebeldía ante sus superiores y su valentía sin medida son los ingredientes perfectos. Y cada paso en esa contienda muestra además a Charlier como un escritor que ha hecho los deberes, que conoce las estrategias reales, la cultura de ambos bandos y las claves del género. A estas últimas se acerca más y mejor con el mencionado El hombre de la estrella de plata, pero esta historia es, de momento, la pausa tradicional que sigue a un relato mucho más largo y que marca las directrices de la serie. En ambos terrenos, Charlier sale mucho más que airoso, creando un relato apasionante, intenso y entretenido a partes iguales.

Giraud, por su parte, se suma a una fiesta completa, y hace de Blueberry un tebeo formidable. El nivel de detalle es exquisito, tanto a la hora de construir a los personajes, con sus uniformes, sus armas, sus caballos y sus movimientos de pistoleros, como en los escenarios en los que se van produciendo los acontecimientos. Es difícil asimilar cuánto movimiento puede haber en la acción, viendo cómo esta se desarrolla en tantas y tan pequeñas viñetas por página, pero es que cada dibujo de Giraud acaba cobrando vida propia de una manera ejemplar. Aunque se permite jugar con la caricatura en algunos rostros, como el del general o sobre todo el del bonachón pero siempre borracho Jim McClure, el realismo es la marca de Blueberry. Giraud estaba en una etapa realista en su dibujo, y eso se nota en cada dibujo, desde aquellos en los que se ve el rostro de la bella miss Dickson hasta aquellos en los que indios y soldados se ven las caras en combates a muerte. Blueberry, en este segundo volumen como ya lo había sido en el primero, se convierte en un memorable tributo a un género que ya no vive sus días de gloria pero que se resiste a morir. No lo hará mientras sigamos colocando en el lugar que le corresponde a obra como esta auténtica maravilla que, por mucho que hablemos del género norteamericano por excelencia, nació en la vieja Europa.

El volumen incluye las páginas de Blueberry publicadas en la revista Pilote entre el 29 de abril de 1965 y el 15 de septiembre de 1966, material que después recopiló Dargaud en los álbumes Le cavalier perdu, La piste des navajos y L’homme à l’étoile d’argent, de enero de 1968, enero de 1969 y octubre de 1969. El contenido extra lo forma un completo artículo de José-Louis Bocquet sobre la obra, acompañado de numerosas fotografías e ilustraciones, y las portadas originales de Jean Giraud.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 mayo, 2017 por en Blueverry, Cómic, Dargaud, Jean Giraud, Jean-Michael Charlier, Norma y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: