CÓMIC PARA TODOS

‘Wonder Woman’ 1, de Greg Rucka, Liam Sharp, Nicola Scott y Matthew Clark

Editorial: ECC.

Guión: Greg Rucka.

Dibujo: Liam Sharp, Nicola Scott y Matthew Clark.

Páginas: 96.

Precio: 8,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Febrero 2017.

Cuando DC reinició su universo en 2011 con los Nuevos 52, hubo un camino ejemplar dentro de este camino marcado por el marketing para sumar nuevos lectores que no necesitaran conocer el bagaje previo, el que marcó Brian Azzarello en Wonder Woman. Partiendo de cero, reformuló la mitología griega de la editorial y el universo de la amazona. Los elogios a su etapa fueron merecidos. Lo que vino después no estuvo a la altura. Y lo que ofrece este nuevo reinicio que supone Renacimiento, por desgracia, tampoco. Al menos de momento. Y duele más si vemos que quien está detrás de este inicio es Greg Rucka. Y no es que escriba mal, parece imposible que Rucka escriba mal. ¿Pero otra vez el origen de Wonder Woman? Lo vimos en algunos aspectos de la etapa de Azzarello, lo vimos en la revisión de Tierra Uno que hicieron Grant Morrison y Yanick Paquette (aquí, su reseña), lo vimos en La leyenda de Wonder Woman de Renae da Luz (aquí, su reseña). ¿Cuatro veces hemos visto el origen de Wonder Woman en cinco años? ¿Cuántas reformulaciones se pueden hacer de la misma historia sin que se produzca un más que razonable y entendible hartazgo en el lector? Y el caso es que la razón está clara, hay que presentar al personaje para la versión cinematográfica que se estrena este año, y eso, al parecer, lo justifica todo.

El caso es que Rucka no entra nada mal en Wonder Woman. Partiendo de lo que ya conocíamos, nos presenta un buen escenario, en el que Diana está perdida a muchos niveles. Es verdad que el primer número es una justificación algo escasa para el cambio de uniforme y que el personaje se parezca más a Gal Gadot, la actriz que da vida a Wonder Woman en la gran pantalla, pero hasta ahí va todo bien. Cuando Diana se enfrasca en una búsqueda de Cheetah, la cosa también mantiene un nivel razonable. Viendo el papel que tiene Steve Trevor en este punto de la historia también se suscita interés. Pero cuando hemos llegado al punto culminante, el que explica cuál es la razón de esa desorientación de Wonder Woman y de la manera en la que Cheetah le puede ser útil, Rucka salta a un Año uno que, la verdad, por el momento resulta bastante innecesario. Se nota que hay un autor solvente detrás de esta nueva explicación del origen por el intento de crear un paralelismo más evidente de lo que hemos visto hasta ahora entre Diana y Steve. Eso, por el momento, salva el invento. Pero después de habernos topado tantas veces con la misma historia, el primer episodio deja un poso de decepción, más por el concepto en sí mismo que por los propios méritos del relato. Quizá Rucka consiga levantarlo, después de todo.

Para el aspecto gráfico, Wonder Woman arranca esta etapa con el dibujo de Matthew Clark. Nada mal, además. Y en el mismo número inicial, justificando así el cambio de uniforme, hay un salto ya hacia lo mejor que tiene que ofrecer esta entrega: Liam Sharp. Su estilo, jugando con las sombras de una forma más acusada de lo que hemos visto hasta ahora en Wonder Woman, al menos desde 2011, encaja muy bien con la historia que nos cuenta Rucka. No es una aventurera ni simpática. Se nota el drama, la pesadumbre en el ánimo de Diana, su desconcierto y su necesidad de alcanzar una verdad que no sabe cómo encontrar. Y al mismo tiempo encaja con el deseo de Steve Trevor de encontrar una nueva vida alejada de Diana o del mismo drama de Cheetah. El color de Laura Martín se antoja esencial para alcanzar esas sensaciones. Pero cuando arranca Año uno, con Nicola Scott como ilustrador, los tonos recuperar la viveza más habitual. Scott, lejos de sus mejores momentos por ejemplo en Tierra 2 (aquí, reseña de su primer número), que ayudaron a convertir el título en uno de los más frescos de los Nuevos 52, firma en todo caso un buen trabajo. Wonder Woman se presenta así como una incógnita en este Renacimiento. La simple presencia de Rucka hace que tengamos ganas de creer, pero seguir repitiendo el origen del personaje no lo hace nada fácil.

El volumen incluye Wonder Woman: Rebirth y los tres primeros números de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre junio y julio de 2016. El único contenido extra son las portadas originales de Liam Sharp y Nicola Scott.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 mayo, 2017 por en Cómic, DC, ECC, Greg Rucka, Liam Sharp, Matthew Clark, Nicola Scott, Wonder Woman y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: