CÓMIC PARA TODOS

‘Dark Hearts. Antología gótica’

Editorial: Nowevolution.

Guión: Roberto Corroto, Paco Hernández, Juan Luis Iglesias, Fátima Fernández, Álex Ogalla, David Braña, Adolfo Taboada.

Dibujo: Lara Barón, Adrián Gutiérrez, Miriam Jordán, Ismael Canales, Paco Zarco, Vanessa Durán, Juan Martínez Alarcón.

Páginas: 80.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Marzo 2017.

Si hay un terreno del cómic en el que la antología se mueve francamente bien, es el terror. La fantasía en general, pero sobre todo el terror, porque los finales impactantes o la aparición de criaturas misteriosas, de hermosas y no por ello menos fuertes mujeres son elementos importantes en esta construcción. Pero Dark Hearts se apoya en algo más, en la ambientación gótica. Es un adjetivo que, quizá, se ha convertido hoy en uno demasiado genérico, que abre tanto el abanico de posibilidades que dificulta la existencia de un nexo común, pero en esta antología firmada por hasta 17 autores diferentes, escritores, dibujantes y coloristas, hay un esfuerzo sincero y bastante logrado para que lo haya. Puede que en ocasiones dé la sensación de ser más bien una obra de presentación de autores, aunque muchos de ellos tengan ya una experiencia notable en el mundo del cómic, que la reunión de una serie de nombres consolidados para ofrecer relatos cortos que, de verdad, sobresalgan en el género. Resulta inevitable constatar de esta manera una cierta irregularidad, incluso dentro de un mismo relato, pero eso no frena la satisfacción que deja el libro al final, producto de haber leído muy buenas ideas y un conjunto que atrae tanto por la premisa como por el hecho de que hay algunos nombres que merece la pena apuntar.

Sangre inocente es un relato que va de menos a más. Roberto Corrotto tiene una idea atractiva pero ya utilizada, la de mezclar vampirismo y heavy metal, y es su desarrollo, con una suerte de diosa egipcia a la que se rinde tributo, lo que más llama la atención. Cuando aparece, de hecho, es cuando más destaca el dibujo de Lara Barón. Con El beso, Paco Hernández es quien más y mejor honra el carácter gótico del libro, porque conjuga terror y romanticismo de una manera francamente hábil. Adrián Gutiérrez dibuja ese relato, conjugando algunas viñetas espléndidas y una narrativa muy atractiva, con dibujos que desprenden una frialdad excesiva para la historia que están contando. ¡La muerte es un deber! es una buena adaptación libre del relato Mi suicidio, de Emilia Pardo Bazán, en el que Juan Luis Iglesias escribe para que Miriam Jordán acierte más en los personajes que en los escenarios, a los que les faltan detalles para ser más verosímiles. El incrédulo, siguiendo la metáfora que utiliza Fátima Hernández en su mismo relato, es una promesa que no termina de cumplirse. Espléndida idea la de una médium que escucha los lamentos de una mujer por una cuestión pendiente, una ambientación sobresaliente, un buen dibujo de Ismael Canales, pero da la sensación de que falta algo, de que no termina de explotar a pesar de contar con una premisa tan agradecida.

Quizá una lágrima es una suerte de cuento oscuro, en la que Álex Ogalla juega con acierto con las profecías que tiñen las fábulas de retos para los héroes, pero sabiendo llevar al terreno hacia la tragedia y al terror. Paco Zarco dibuja este relato, probablemente dejando la mejor muestra de dibujo que hay en Dark Hearts más allá de la brutal ilustración de cubierta de Juanma Aguilera. David Braña aporta una de las historias más completas del libro con El legado, porque maneja con mucha habilidad amor y terror, lo que en el fondo no deja de ajustarse de una manera terriblemente fiel al concepto de lo gótico. Vanessa Durán muestra unas posibilidades increíbles en la oscuridad, en la faceta más siniestra y aterradora del relato, sobre todo en sus primeras páginas, pero es menos contundente en la parte más luminosa de la historia. Cierra el libro Rito de paso, con la que Adolfo Taboada y Juan Martínez Alarcón se dan el gusto de llevar al terreno de terror gótico códigos más propios del cómic de superhéroes o de los relatos steampunk, ofreciendo un divertido jugueteo sexy y de acción. Viendo esta valoración de cada historia, quizá se puede decir que Dark Hearts es un buen aperitivo. Deja con algo de hambre, con ganas de más, de más historias y de más páginas que puedan confirmar el juicio a sus autores, pero es indudablemente atractivo.

El único contenido extra es una introducción de Cris Ortega.

Podéis ver una imagen de este título aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: