CÓMIC PARA TODOS

‘El Incal’, de Alejandro Jodorowsky y Moebius

Editorial: Penguin Random House / Reservoir Books.

Guión: Alejandro Jodorowsky.

Dibujo: Moebius.

Páginas: 432.

Precio: 34,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

El Incal impone respeto. Hablamos del que, dicen, es el cómic europeo más vendido y traducido de la historia. Hablamos, sobre todo, de un cómic muy bueno, trascendente, imitado y que se desarrollado con una ausencia de complejos fascinante. Porque tenemos entre manos una historia increíblemente compleja, profunda, filosófica en grado sumo, pero al mismo tiempo es un tebeo divertido, desenfadado, cómico incluso, y que abraza la vertiente más aventurera de la ciencia ficción con la misma facilitad con la que se acerca a las raíces más duras del género. Semejanza mezcla hace que esta serie de Alejandro Jodorowsky y Moebius siga siendo, hoy en día y casi cuatro décadas después del comienzo de su publicación original, un título imprescindible para entender el cómic francobelga de los últimos lustros y la misma ciencia ficción contemporánea. Es curioso que imponga tanto respeto una historia que, al final, se lee con tanta facilidad, pero es así. Y eso nos invita a pensar en la genialidad de la propuesta de Jodorowsky y Moebius, tanto a nivel argumental como en su faceta gráfica. Verla, además, en un volumen integral de semejante calidad y con tan buen contenido extra, es un aliciente para volver a descubrir lo que tiene que formar parte de cualquier biblioteca de cómic que se precie. Dos genios juntos, triunfo asegurado.

Son seis álbumes y poco más de 300 páginas. Parece mentira que en ese espacio dé tiempo a contar tantas cosas. Obviando la estructura circular que propone Jodoroswky, aunque ese sea uno de los motivos por los que hay que rendirse a su genialidad, pasan tantas cosas entre el comienzo de El Incal Negro y la conclusiones de El planeta Difool que casi da la sensación de que hemos estado toda una vida con John Difool, protagonista de la historia, y la deslumbrante galería de personajes que le acompañan y que se le oponen. Jodorowsky no renuncia a nada en su composición. Tiene un plan trazado, sabe hasta dónde quiere llegar, pero al mismo tiempo estamos ante una obra en cambio continuo. Es un viaje, sin duda, pero es uno que se produce a ritmos y en escenarios tan diferentes que a veces tenemos que preguntarnos si seguimos dentro del mundo de El Incal. Es, en ese sentido, una obra creada con una imaginación desbordante. Ni siquiera la terminología empleada, que sí puede sonar algo arcaica, elimina el espléndido hacer de un escritor que casi más que contar una historia lo que hace es fraguar una mitología, en la que los términos más complejos y las situaciones más rocambolescas se dan la mano con una naturalidad bestial. Así, aventura, humor, ciencia ficción, filosofía, metafísica y sexo se mezclan en un viaje único.

Si el guion de Jodorwosky es para quitarse el sombrero, qué decir del dibujo de Moebius. Una maravilla visual de principio a fin. Muchos de los conceptos del escritor, incluso los más descabellados, funcionan porque el dibujante hace un trabajo soberbio. Con sus lápices es fácil entender la magnificencia de todo lo que estamos viendo, con sus dibujos se comprende que estamos viviendo acontecimientos visualmente únicos, se empatiza muy fácil con todos los personajes, desde el cascarrabias John Difool hasta la bellísima Animah, pasando por el recio Metabaron o todo el brillante elenco de personajes que van apareciendo en estas páginas. No hay límites en la propuesta, y tiene mucho más mérito si miramos además la colorista paleta que utiliza Moebius, que se aleja de los tonos fríos de la ciencia ficción más tecnológica para aprovechar tonos mucho más cálidos y luminosos cuando hace falta. Incluso en la evolución que se va viendo en el trazo del autor, y que se ve de una manera palpable en los dos álbumes finales, se sigue apreciando una genialidad absoluta. El Incal es, también desde el punto de vista visual, una joya fascinante, un referente que se gana a pulso todos los elogios que se le quieran dedicar, porque contribuye a que siempre haya cosas nuevas que ver en una historia que, por eso mismo, resulta inagotable en sí misma.

El volumen incluye los siete álbumes de L’Incal, L’Incal noir, L’Incal Lumière, Ce qui est en bas, Ce qui est en haut, La Cinquième Essence: Galaxie qui songe, La Cinquième Essence: La Planète Difool y Les Mystères de L’Incal, publicados originalmente por Los Humanoïdes Associés entre mayo de 1981 y noviembre de 1989. Este último álbum, textos de Jean Annestay y Christophe Quillien, actúa como contenido extra con sus artículos sobre el mundo de El Incal.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 mayo, 2017 por en Alejandro Jodorowsky, Cómic, Les Humanoïdes Associés, Moebius, Randon House Mondadori y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: