CÓMIC PARA TODOS

‘Wonder Woman. Carne’, de Brian Azzarello y Cliff Chiang

Editorial: ECC.

Guión: Brian Azzarello.

Dibujo: Cliff Chiang, Goran Sudzuka, Aco.

Páginas: 176.

Precio: 17,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Febrero 2017.

Desde el principio, Brian Azzarello dejó claro que su idea para revitalizar Wonder Woman no era solo un retrato fresco y diferente de Diana, sino que debía venir acompañado de una reinvención completa de la mitología griega del universo DC. Eso, que se ve desde el primer volumen de la serie, Sangre (aquí, su reseña), se asume de una manera ya definitiva en Carne, cuando la historia del Primogénito y la guerra abierta con Apolo, nuevo rey del Olimpo, se convierten en el centro absoluto de la historia. Ahí está Wonder Woman, por supuesto, jugando un nuevo papel después de los acontecimientos del anterior volumen, Guerra (aquí, su reseña), añadiendo una cara más a la polifacética figura en la que Azzarello ha convertido a la amazona, pero de alguna manera en este punto se siente como una secundaria que, de hecho, está largas páginas sin aparecer. Ese es el único problema, que en realidad no lo es del todo, que se puede encontrar a este tramo de Wonder Woman, que su protagonista brilla menos de lo que lo venía haciendo hasta este punto. La guerra olímpica, no obstante, tiene también suficientes elementos de interés como para afrontar este tramo como una parte imprescindible en este relato y prolongar las buenas sensaciones que deja esta etapa de Azzarello en la serie.

El hecho de arrancar este volumen con un interludio que cuenta el origen del Primogénito, sin presencia alguna de Wonder Woman, da una idea de dónde se pone el foco en estas páginas. Que haya más de un escenario en lizo en los que Diana no aparece, también. Azzarello, en todo caso, no duda. Sigue mostrando un relato mitológico moderno, en el que además todas las piezas son vitales para comprender lo que está forjando. Y esa es la clave más trascendente del acierto de Azzarello en esa doble pretensión de reivindicar protagonista y escenario mitológico, que todo cuenta de verdad. Nada está puesto ahí al azar, absolutamente nada. Y eso permite que cada aparición de un personaje, cada cambio que se produce en él, tiene un sentido narrativo y una presencia importante. Sucede con Zola y su hijo Zeke, aquí de nuevo en un segundo plano de una forma que acompaña a la situación de Diana, sucede con los dioses olímpicos, con Hera e incluso con Orion, por supuesto con el Primogénito, que se ha convertido en una fuerza brutal que genera un espléndido contrapunto con Diana, y que deja la historia al final de este volumen en un espléndido cliffhanger, de esos que generan expectación y ganas de seguir leyendo. Eso pasa con frecuencia en la Wonder Woman de Azzarello y eso es, obviamente, un síntoma de que las cosas van francamente bien.

Si todavía hace falta explicar el acierto de Cliff Chiang en el diseño y la narración de esta etapa, solo con esa página final de este libro están respondidas todas las dudas. Diana luce de una manera espectacular, tan realista como mitológica, tan humana como fantástica. Creíble como mujer, como hija, como amiga, como amazona y como diosa, marcando el estilo visual de la serie de una forma tan profunda que incluso en los números de los que no se hace cargo cabe preguntarse si es él quien está a los lápices. Eso no merma en absoluto el buen trabajo de Goran Sudzuka cuando le toca reemplazarle, tampoco el espectacular interludio inicial sobre el Primogénito que dibuja Aco, pero sí indica que Wonder Woman es tan de Chiang como de Azzarello aunque los plazos editoriales obliguen a que se ausente en algunos números. Aunque algunos personajes no encajen con tanta facilidad, como el Minotauro, lo cierto es que la vertiente más mitológica le permite a Chiang dibujar escenas muy espectaculares en Carne, un volumen que sigue manteniendo el buen nivel de Wonder Woman acercándose a un final, o al menos a un punto y aparte, que Azzarello ha venido preparando con tanto detalle que merece un reconocimiento importante. Llegando al final de su segundo año de publicación, sigue habiendo mucho de bueno en esta serie.

El volumen incluye los números 23.2 a 29 de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre septiembre de 2013 y marzo de 2014. El contenido extra lo forman las portadas originales de Cliff Chiang, Víctor Ibáñez, Jon Katz, J. G. Jones y RC Stoodios, bocetos para las portadas de Chiang y bocetos de los números 24 a 29 de Chiang y Sudzuka.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 abril, 2017 por en Aco, Brian Azzarello, Cómic, Cliff Chiang, DC, ECC, Goran Sudzuka, Wonder Woman y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: