Cómic para todos

‘Sherlock Holmes y el legado de Moriarty’, de Sergio Colomino y Jordi Palomé

Editorial: Norma.

Guión: Sergio Colomino.

Dibujo: Jordi Palomé.

Páginas: 156.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

Corría el año 2012 cuando Sherlock Holmes y la conspiración de Barcelona se convirtió en la aproximación de Sergio Colomino y Jordi Palomé al mundo del detective más famoso de la literatura popular, la creación de Sir Arthur Conan Doyle. Aquel cómic era la demostración de que el personaje sigue vivo, que se pueden encontrar rincones desde los que contar una buena historia sobre él, sujeta a interpretación pero desde el respeto a la obra original. Y como la acogida fue buena, los autores se lanzaron a una nueva aventura, en realidad una precuela porque tiene lugar antes de los eventos de aquella y, de hecho, parte de algo que se menciona en aquel libro. Y aunque Sherlock Holmes y el legado de Moriarty, que ese es el título de este segundo libro, tenga en la cabcecera los nombres de los dos grandes protagonistas de estos casos, el héroe y el villano, la verdadera protagonista de este relato no es otra que Irene Adler. Es uno de los grandes personajes femeninos de la mitología de Sherlock Holmes, por mucho que Conan Doyle solo la mencionara en un relato, y por eso siempre se agradece que haya talentos creativos dispuestos a añadir un bagaje a un nombre y un rostro que siempre van a encandilar ya de partida a los seguidores de estas aventuras. Desde luego, más cariño y más respeto por Holmes y su mundo de los que hay aquí, en pocos lugares se han a encontrar

Lo que se agradece es que Colomino no busque en su Sherlock Holmes el mismo personaje que ya conocemos. Le vemos, le identificamos, pero no siente la necesidad de contar lo mismo que ya hemos leído y visto una y mil veces. Es Sherlock Holmes, pero desde otro prisma. Y la presencia de Irene Adler añade un toque diferente que añadir a esa voluntad. Ese es el primero de los aciertos de Sherlock Holmes y el legado de Moriarty, la conexión entre el canon y los años oscuros del detective, algo que da mucho juego. El segundo gran acierto, el escenario, la Rusia de 1891, el lugar en el que Holmes emerge de incógnito después de su aparente muerte en las cataratas de Reichenbach tras el duelo definitivo con Moriarty. Un imperio diferente, unas normas que nada tienen que ver con las de los casos clásicos del detective, la forma en la que el nombre de Moriarty se resiste a desaparecer y la forma en la que Irene Adler se abre camino en ese escenarios son los grandes apoyos del relato. A partir de ahí, el disfrute está garantizado para quienes disfruten de las aventuras de Sherlock Holmes en cualquiera de los formatos en los que se ha convertido en uno de los grandes personajes de la cultura popular de los últimos siglos, porque Colomino honra esas bases sin dejar de construir una historia propia.

El toque entre realista y grave que aporta Jordi Palomé con su dibujo, bien secundado por el color de Xavi Casals, también se puede citar entre los grandes aciertos de esta resurrección de Sherlock Holmes desde las viñetas nacionales. Nada que no se viera en realidad en el primer libro de esta serie, que ojalá no se quede en estos dos volúmenes, pero igualmente destacable. Palomé consigue que todo sea creíble, algo que parece fundamental si estamos ante una historia detectivesca, aunque en realidad lo sea menos que algunas de las que estamos acostumbrados a ver con este personaje. Funcionan los escenarios, recreados con mimo y todo lujo de detalle, pero también los personajes. Puede que las escenas de acción sean quizá el punto más débil del dibujo, pero estamos ante una aventura de Sherlock Holmes que recae con fuerza en Irene Adler, con lo que resulta evidente que la sutileza de los personajes en sus rostros y en su forma de hablar es más importante que una perfecta y nítida coreografía en los pocos combates mano a mano que hay en la historia. Si Conan Doyle pudiera leer Sherlock Holmes y el legado de Moriarty es bastante probable que lo acabase satisfecho, porque supone un buen homenaje y una mejor aún expansión a una historia que, afortunadamente, nunca se podrá dar por cerrada.

El contenido extra lo forman una introducción de Cristina Macía y Sofía Rhei, unas notas finales de Sergio Colomino, un portafolio de bocetos de Jordi Palomé e ilustraciones de Cels Piñol, Teba Laborde, David Ramírez, Vicente Cifuentes, Víctor Santos y Sergio Bleda.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 abril, 2017 por en Jordi Palomé, Norma, Sergio Colomino y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: