CÓMIC PARA TODOS

‘JLA. La nueva frontera’, de Darwyn Cooke

Editorial: ECC.

Guión: Darwyn Cooke.

Dibujo: Darwyn Cooke.

Páginas: 520.

Precio: 43 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Puede que no haya un tebeo mejor para mostrar el miedo que marcó la Guerra Fría que La nueva frontera. Darwyn Cooke, sacando lo mejor de la visión más luminosa del superhéroe, la que en realidad alumbró el género hace ya casi ochenta años, supo hacer encajar a todos los personajes de DC en una historia ambientada en esos años. La reinvención que hace de este universo es tan gozosa, tan entretenida, tan hermosa en último término, que La última frontera es una de esas obras que hay que guardar como tesoros únicos, de esos que parecen tan fáciles de hacer que asombra que no haya más pero que en realidad marcan una época precisamente por eso, porque son rarezas, porque actúan como rayos de sol en un género que, para bien o para mal, se ha contaminado de una oscuridad que llegó en los años 80 y que ha amenazado, aún con incontables obras de calidad, con ser la única forma de hablar de este arquetipo. Cooke demostró que hay otros caminos igual de válidos, incluso para los mismos personajes, y dejó en esta obra todo su talento, muchísimo talento, para forjar un origen ficticio y extemporal de la Liga de la Justicia que será recordado para siempre por su categoría. Cooke nos enseñó cómo nacen los héroes, cómo afrontan el miedo colectivo a lo desconocido y cómo son capaces de mostrarnos el camino a seguir desde su púlpito inspirador.

Lo mejor que deja Cooke en La nueva frontera es la forma en la que juega con la luz y con la oscuridad. Con el heroísmo y con el miedo. Todo forma parte del mismo mundo. Del suyo. De uno en el que Wonder Woman puede convertirse en un icono feminista en Asia, pero al mismo tiempo la guía que hace que Superman despierte del letargo en el que le ha sumido esta era de desconfianza. Uno en el que la criatura más extraña, el Detective Marciano, puede acabar siendo quien nos demuestra que el miedo al diferente no es más que un prejuicio que nada tiene que ver con nuestros actos. Uno en el que incluso el misterio de Batman y su deseo de trabajar solo puede acabar sirviendo a un bien mayor. Y todo en un escenario en el que Cooke muestra un cariño descomunal no solo por los grandes iconos de DC, sino también por el resto de su universo. No hay otra manera de entender el sorprendente prólogo, el viaje del héroe que traza en la figura de Hal Jordan o incluso las escenas en las que Lois Lane se muestra primero como la juguerona y aguerrida reportera y después como una mujer enamorada del mayor icono del mundo. Buscad una flaqueza en La nueva frontera. Suerte, porque va a ser difícil que la encontréis. Desde su enigmático arranque a su glorioso final, pasando por la amenaza que va urdiendo en sus páginas, todo es sencillamente maravilloso.

Y a eso, por supuesto, hay que sumar el delicioso trazo que siempre tuvo Cooke. Su forma de entender a los personajes, incluso desde ese prisma algo anticuado que quiere tener para esta historia ambientada en los años 50, es formidable. Es cercano, es incluso primario porque cada personaje despierta exactamente lo que necesita en cada momento de la historia. La forma en la que dibuja el miedo que inspira Batman es bestial. Como también la amenazadora grandeza del Centro. O la feminidad perfectamente entendida de Wonder Woman, lejos de simplistas paradigmas sexualizados. Y qué manera de narrar. No solo por el cambio de estilo cuando necesita usar un recorte de periódico, un diario o un libro, sino también por la forma en que hace encajar cada escena en un ritmo calculado al milímetro, que es el que le permite llegar a todos los rincones del universo DC, como si los acontecimientos estuvieran teniendo lugar al mismo tiempo, y sin que el lector se ve nunca perdido. Al contrario. Cooke acompaña, guía, enseña y deslumbra. Como los superhéroes. De eso se trató siempre, aunque hoy venda más la vertiente que se califica no siempre con acierto como más adulta. Porque pocos tebeos habrá más adultos que La nueva frontera. Pero a la vez pocos nos harán volver a nuestra infancia lectora de superhéroes de una manera tan gozosa. Será que es una obra maestra.

DC Comics publicó originalmente DC: The New Frontier entre marzo y noviembre de 2004. El material de este volumen corresponde a DC: The New Frontier – The Deluxe Edition, de 2015. El contenido extra lo forman una introducción de Paul Levitz, las portadas originales de Darwyn Cooke, un extenso portafolio de anotaciones y bocetos, varios textos del propio Cooke y varios extras relacionados con la película de animación que se hizo sobre este volumen (aquí, su crítica).

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 abril, 2017 por en Cómic, Darwyn Cooke, DC, ECC, Liga de la Justicia y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: