CÓMIC PARA TODOS

‘Los Pitufos. Integral 1’, de Peyo

Editorial: Norma.

Guión: Yvan Delporte.

Dibujo: Peyo.

Páginas: 320.

Precio: 32 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Nunca es tarde, en absoluto, para leer Los Pitufos. Y no hay edad tampoco para leerlos. La creación de Peyo es de esas que forman parte de las infancias de incontables niños de todo el mundo. Y es que todo el mundo sabe algo sobre los Pitufos, estas diminutas criaturas azules que viven en una aldea escondida en el bosque. Todo el mundo ha leído alguna de sus aventuras, incluso aunque no la recuerde. Y como se trata de una franquicia necesaria para comprender el cómic francobelga del siglo XX y a la figura de su creador, reunir los clásicos álbumes en volúmenes integrales es una idea fantástica, porque supone la mejor oportunidad de volver a revivir el caudal de imaginación que derrochaba Peyo en cada aventura, después de haber introducido a los Pitufos en las páginas de Johan y Pirluit (aquí, su reseña), y contando con la colaboración en los guiones de Yvan Delporte. Como aquí estamos ante las primeras historias, es aquí donde conocemos la organización de la aldea, el comienzo de la enemistad que Gargamel siente por los Pitufos, la primera aparición de la Pitufina, su adoración por la zarzaparrilla. Todo arranca aquí. Y leerlo de forma cronológica es una auténtica delicia que no hace más que confirmar que estamos ante uno de esos tebeos que todos deberíamos leer de niños. O de adultos. ¿Por qué no?

Sin desmerecer la escritura de Delporte, es bastante evidente que la clave de Los Pitufos está en el dibujo de Peyo. No hay más que ver la evolución que sufren los personajes desde su debut en Johan y Pirluit hasta su imagen definitiva, ya en un álbum propio. O la diversión casi insana que hay en Los Pitufos negros. O la divertidísima presentación de La Pitufina. O la forma en la que Peyo consigue que veamos a los pitufos, siendo casi todos exactamente iguales, como una comunidad de individuos diferentes en la que puede pasar de todo, desde que uno de ellos quiera volar a toda costa o que otro se proclame como El Rey Pitufo después de una votación que casi acaba en una guerra civil, o que Gargamel esté dispuesto a todo, incluso a convertirse en un Pitufo, para acabar con sus enemigos jurados. Entre Peyo y Delporte van creando historias a cada cual más divertida e imaginativa, en las que van deslizando elementos que sirven para construir su universo de una manera desternillante, como con su particular forma de hablar, usando el término “pitufo” casi para cualquier cosa, con sus fiestas o sus tradiciones y con su particular forma de entender la naturaleza. Y todo esto con magia, mucha magia, tanto en las historias como en la forma en la que Peyo les da forma, sabiendo crear una comedia para todos los públicos que convence a todos los niveles.

Y es que Los Pitufos tiene ahí su principal acierto, en que no hay edad para acercarse a sus peripecias. Otras muchas creaciones de su época bien han quedado anticuadas o bien se han convertido en divertimento solo para los más pequeños. Pero la creación de Peyo no. No lo es por la forma en la que analiza el impacto de la mujer en una sociedad de hombres en La Pitufina, la gloriosa caricatura de la democracia que hay en El Rey Pitufo, el mensaje de altruismo comunitario que hay en Los Pitufos tienen hambre o hasta la delirante fantasía de Los Pitufos y el huevo que sirve para hablar, sobre todo, del egoísimo individualista en la sociedad. Todo ellos son temas adultos disfrazados de aventura infantil. Y es que no hay nada mejor que entretener a los niños con historias que tengan dobles lecturas para los adultos. Entre Peyo y Delporte van dando forma a la mitología de los Pitufos de una manera tan elegante que es imposible encontrar peros en estos álbumes que forman este primer volumen integral. Ni uno solo. Las razones por las que Los Pitufos han resistido tan bien el paso del tiempo están en estas páginas. Y aunque tendamos a dar menos importancia a este tipo de cómic, no sería injusto apartar a este título del grupo de cómics que forman la memoria visual de este medio en el siglo XX.

El volumen incluye las venturas de Les Schtroumpfs publicadas originalmente en la revista Spirou entre 1958 y 1966. El único contenido extra es una introducción de Antoni Guiral.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 abril, 2017 por en Cómic, Dupuis, Norma, Peyo, Pitufos y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: