Cómic para todos

‘Batman. Otros reinos’, de Mark Kneece, Bo Hampton y Scott Hampton

Editorial: ECC.

Guión: Mark Kneece y Scott Hampton.

Dibujo: Bo Hampton y Scott Hampton.

Páginas: 144.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Hay dos nexos de unión entre las dos historias que forman este Batman. Otros reinos. El primero, el que justifica que el volumen forme parte de la serie Grandes autores de Batman, es la relación entre dos de los autores, Bo y Scott Hampton, hermanos aunque de estilos muy diferentes. El segundo, que las dos historias que contiene se publicaron originalmente en Legends of the Dark Knight, aquella serie que se dedicaba, al menos en sus orígenes a buscar arcos argumentales cerrados, centrados en los primeros años de la carrera de Batman y realizados por equipos creativos diferentes y de prestigio. El resultado es un volumen un tanto peculiar, que destaca más en la segunda de sus historias,  El sueño, la que realiza en solitario Scott Hampton, que en la primera, Destino, que Bo Hampton imagina y dibuja para que la termine de escribir Mark Kneece. Eso es así, sencillamente, porque es más fácil de creer aquella por mucho que su escenario sea mucho más fantástico que el de la otra. Es más atractivo ver a Batman luchando por su vida en un reino imaginario mientras Bruce Wayne permanece en coma que ver al Caballero Oscuro descubriendo una conexión ancestral con una suerte de superhéroe noruego sin poderes, cuyos antepasados lucharon juntos contra un gigante.

Destino tiene el problema de que no logra que nos la creamos. Habría sido más sencillo, quizá, comulgar con la existencia de un Hombre Murciélago en la Noruega medieval que sí luchara contra gigantes, brujas, maldiciones y la misma Muerte si Hampton y Kneece no hubiera necesitado de conectar realmente a los dos protagonistas actuales en ese relato del pasado. El intento de estirar la conexión de Bruce Wayne con cualquier suerte de murciélago mitológico no siempre funciona y aquí, en ese sentido, no lo hace. Lo que sí funciona, a todos los niveles, es el dibujo de Hampton, que en buena medida salva los problemas que tiene el relato, empezando por algo que acontece ya en la primera escena, cuando el misterioso héroe nórdico siega una vida sin que a Batman parezca importarle demasiado. En lo visual, sin embargo, ya desde una primera página que nos sumerge de lleno en la Gotham de Batman, tenemos elementos de sobra para disfrutar. También en el flashback medieval, que nos instala de lleno en el género de espada y brujería. El rediseño del traje de Batman para ese entorno, la sensualidad mágica de Freyja y las criaturas que diseña Hampton son motivos suficientes para disfrutar del relato, incluso a pesar de las carencias ya mencionadas y de un clímax que se antoja algo apresurado.

En el caso de El sueño, su gran atractivo está en el escenario que plantea, en apenas cinco páginas y aunque preludie un desarrollo quizá algo previsible. Un accidente de coche deja a Bruce Wayne en coma. Cuando en nuestra realidad solo podemos confiar en los cuidados médicos, ¿qué sucede con nuestra alma? Esa es la batalla que libra Batman en un mundo a caballo entre la fantasía y lo onírico, que casi parece una suerte de Divina comedia para el Caballero Oscuro, a pesar de que su brevedad, apenas tres números cuando Legends of the Dark Knight arrancó con arcos argumentales de cinco entregas, hace que sea mucho menos ambiciosa de lo que cabía esperar. Eso sí, es más atractiva la forma en la que Scott Hampton bucea en las emociones de Bruce Wayne, llegando a plantearle un escenario alternativo en su vida que todos sabemos que nunca va a llegar a producirse. Aunque la fantasía tiene elementos de interés, quizá lo que acaba minimizando el alcance de la historia es la presencia de una suerte de secundario a medio camino entre la comedia y la realidad, un acompañante que también desea salir de este reino de pesadilla, y que rompe en buena medida la atmósfera por innecesario, ya que el relato funciona bastante mejor cuando se centra en otros aspectos. Aún así, Hampton traza una buena historia que se lee con mucho agrado.

El volumen incluye los números 35, 36 y 76 a 78 de Legends of the Dark Knight, los dos primeros de agosto de 1992 y los tres últimos de entre octubre y diciembre de 1995. El contenido extra lo forman una introducción de Felip Tobar y las portadas originales de Bo y Scott Hampton.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 abril, 2017 por en Batman, Bo Hampton, Cómic, DC, ECC, Marc Kneece, Scott Hampton y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: