CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Oscuras lealtades’, de Howard Chaykin

Editorial: ECC.

Guión: Howard Chaykin.

Dibujo: Howard Chaykin.

Páginas: 72.

Precio: 6,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Diciembre 2016.

En Batman. Oscuras lealtades, las expectativas están muy por encima de los logros. Porque cuando firma Howard Chaykin hay que esperar algo importante. Más si se trata de una de sus aproximaciones a Batman desde el enfoque de Otros mundos, la línea que permite situar a los personajes de DC fuera de su continuidad natural y en escenarios, como en este caso, históricos. Pero el resultado final es, como poco, irregular. Es llamativa la pretensión de Chaykin de colocar a Batman como objeto de las iras de la prensa y de parte de la sociedad americana de los años 30 que le considera, sin tapujos, como un bolchevique. Es curioso que, junto a las recreaciones de algunos de los personajes más populares de la mitología del Caballero Oscuro, como pueden ser una Catwoman reconvertida en estrella de cine, o un Joker convertido en el líder de una suerte de Ku Klux Klan antisemita conocido como la Legión Blanca, aparecen figuras históricas como, nada menos, Adolf Hitler, en un papel que desde luego despertará polémica y no dejará indiferencia tras el paso del lector por estas páginas. Pero más allá de eso y de un rediseño espectacular del traje de Batman, Oscuras lealtades no deja mucho más, y es por eso por lo que este volumen deja una cierta sensación incompleta, de no haber satisfecho del todo lo mucho que podía ofrecer.

Y eso que el arranque es francamente bueno. Se trata de colocar a Batman en los años 30 del siglo XX. De hacerlo con un origen muy distinto del Caballero Oscuro, y de una percepción pública del vigilante francamente atractiva. Se le ve como un ejército, no como un solo hombre. Se le imagina con ideales políticos que, en la época, eran al menos discutibles. El problema de Oscuras lealtades es que el objeto de su título queda en un segundo plano bastante discreto que solo tiene importancia al final, cuando cambia el paso, cuando aparece Catwoman, cuando se desvela el auténtico panorama que se nos quiere mostrar y que, en realidad, no cuenta con una buena base previa. Chaykin sí consigue que el escenario funcione, que veamos el clima en el que se mueve este Batman, e incluso sabe capturar bastante bien, aunque con cierta ingenuidad inicial, la relación entre Bruce Wayne y la rebautizada Catwoman, Kitty Grimaldin. Si a las dudas que generan algunos aspectos de la historia sumamos el escenario en el que acontece su clímax, un extraño homenaje a épocas pretéritas de Batman que no terminan de encajar con la imagen de este Otros mundos, y el como poco discutible pero seguramente censurable instante final, tenemos un conjunto que no termina de convencer del todo, incluso apreciando sus aciertos.

En lo visual, lo más destacado es a todas luces el aspecto de Batman. Volcándose hacia los tonos marrones y dándole una corpulencia espléndida, Chaykin logra hacer creíble el personaje en la época en que ubica la historia. Incluso, por imposible que parezca por escueto, es bastante juguetón el traje que le otorga a Catwoman. Cada aparición de ambos, en el caso de la felina también en su identidad de civil, hace subir enteros la valoración de Oscuras lealtades. Pero al margen de las traslaciones a estas viñetas de los personajes históricos, no parece haber el mismo grado de acierto a la hora de sumar a los villanos tradicionales de Batman. Las expresiones faciales, en todo caso, no son el fuerte de Chaykin en estas páginas y eso hace que muchas de las secuencias que se basan en esos retratos generen más bien poco impacto. Chaykin, desde luego, es capaz de alcanzar un nivel mucho más alto del que se aprecia en muchos momentos de este álbum, por mucho que siempre aparezca Batman para rescatarnos de esas sensaciones. Oscuras lealtades está lejos de ser una obra redonda, pero como es habitual en su autor hay elementos de sobra para el debate y para el disfrute, por mucho que la valoración final de cada lector sea más o menos entusiasta. En realidad, no merece situarse en ningún extremo, pero es obligado destacar su irregularidad.

DC Comics publicó originalmente Batman: Dark Allegiances en diciembre de 1995. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 abril, 2017 por en Batman, Cómic, DC, ECC, Howard Chaykin y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: