CÓMIC PARA TODOS

‘Camisa de fuerza’, de El Torres y Guillermo Sanna

Editorial: Dibbuks.

Guión: El Torres.

Dibujo: Guillermo Sanna.

Páginas: 112.

Precio: 16 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Marzo 2017.

No deberían quedar ya demasiadas dudas sobre el descomunal papel que está jugando El Torres en el terror moderno de cómic. Aunque ha mostrado una versatilidad enorme que le ha llevado al thriller o a la comedia fantástica, estamos hablando de un autor que ha ido formando una magnífica galería de terrores a la que ha ido sumando nuevas novelas gráficas que exploraban diferentes tipologías del género con una naturalidad asombrosa. Y lo que le faltaba lo aporta Camisa de fuerza. Porque si algo se echaba de menos era algo que hablara de un universo propio y conjunto en el que todos esos horrores compartieran tiempo y espacio. Con el sensacional guiño a El velo (aquí, su reseña) que supone Camisa de fuerza, El Torres cierra un círculo y lanza exponencialmente las posibilidades de su obra de una manera tan casual como brillante. Desde luego, muy pocos autores saben manejar el género como él y la peripecia de Alexandra Wagner, una joven que está internada en un psiquiátrico después de asesinar a su hermano gemelo, es una nueva demostración de lo excepcional escritor que es pero también de su enorme acierto a la hora de escoger dibujantes que sean capaces de transmitir todo lo inquietante que hay en sus historias. Guillermo Sanna se une a la segunda galería de El Torres, la de los espléndidos ilustradores que dan vida a sus pesadillas.

Podríamos emplear horas y horas en decidir cuál es la mejor obra de El Torres, pero eso, al final, es algo que va a suponer algo muy personal. El terror funciona así. No a todos nos asusta lo mismo. El Torres, eso sí, parece estar tocado por una varita mágica que sabe encontrar el terror de todo el mundo, si no es en una de sus obras será en la siguiente. Pero Camisa de fuerza, al recordar fuertemente a El velo, la obra que de verdad llamó la atención sobre el escritor, pero siendo una obra diametralmente opuesta a aquella en casi todo, bien podría encontrarse entre las mejores. La razón hay que buscar en que El Torres domina dos aspectos fundamentales. Por un lado, la atmósfera. Podría parecer que eso es algo que concierne algo más a su dibujante, pero lo cierto es que lo que plantea el escritor es ya de por sí inquietante e inteligente a partes iguales. Pero por otro, hay un manejo espléndido de los personajes. El Torres no suele necesitar muchos. Y tampoco necesita describirlos demasiados, porque con sus brillantes diálogos y con sus acciones consigue que estos se presenten ante el lector como terrores, héroes o víctimas. Y a veces difuminando tanto las fronteras entre esos tres arquetipos que es inevitable sentir un desasosiego inmenso durante toda la lectura. Como hablamos de cómic de terror, de eso se trata, ¿no?

Como se ha comentado, El Torres tiene la habilidad para encontrar buenos dibujantes para cada proyecto que acomete, y por eso puede resultar algo exagerado, incluso injusto con otros espléndidos ilustradores, decir que no ha habido una unión más acertada que a de Guillermo Sanna y Camisa de fuerza desde que Gabriel Hernández se hizo cargo de El velo. Exagerado, sí, pero quizá la mejor manera de decir que estamos ante un dibujo soberbio que consigue exactamente lo que se propone, alterar la paz del lector. Con las sombras, con los negros, también con los rojos, pero también con dos elementos que el terror por fuerza tiene que usar, las miradas de los personajes (impresionante la riqueza del rostro de Alexandra) y el diseño de las criaturas. No hay nada de convencional en los horrores de fantasía que nos muestra Sanna, de ahí que el dibujo colabore decisivamente en la labor atmosférica que El Torres realiza con precisión quirúrgica. El ilustrador añade algo más: el impacto. No es un terror de sustos, sí uno que se clava en el espinazo del lector, y eso se debe a que el horror va siempre por dentro. El nombre de El Torres está escrito con letras de oro en el panteón del terror desde hace ya algún tiempo, pero es una auténtica delicia descubrir otra novela gráfica más que le confirma en esa posición, y encima descubriendo a un talento como Sanna.

Amigo Comics publicó originalmente los cuatro números de Straitjacket entre noviembre de 2015 y marzo de 2016. El contenido extra lo forman las portadas originales de Guillermo Sanna, ilustraciones de Sebastià Cabot, Nacho Tenorio, Sergio Mora y Jaime Martínez y unas notas finales de El Torres.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 abril, 2017 por en Amigo, Cómic, Dibbuks, El Torres, Guillermo Sanna y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 246 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: