Cómic para todos

‘Una historia de violencia’, de John Wagner y Vince Locke

Editorial: ECC.

Guión: John Wagner.

Dibujo: Vince Locke.

Páginas: 295.

Precio: 27 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Muchas de las grandes historias universales hablan de personas ordinarias en situaciones extraordinarias. Una historia de violencia arranca así. Solo que la duda de partida está en si su protagonista es realmente una persona ordinaria. John Wagner tomó esa premisa para escribir una impactante novela gráfica, que coloca a un hombre cualquiera en un suceso llamativo. Dos hombre intentan asaltar su cafetería en un pequeño pueblo americano y este consigue defenderse y reducirles a ambos. Eso llama la atención de un criminal que cree reconocer en este héroe anónimo a un joven con el que tiene cuentas pendientes desde años atrás. ¿Es realmente ese tipo? ¿Es una confusión? Wagner plantea de esta manera una historia truculenta a muchos niveles, no solo por la violencia inherente a ese enfrentamiento, casi propio del western más puro, sino también por los devastadores efectos que un secreto del pasado puede tener sobre una familia que lo desconoce. El desdibujado trazo de Vnice Locke es una arma más para sumirnos en este mundo de violencia que nos proponen los autores y que, por desgracia, no parece tan extraordinario e imposible como tendría que ser. Ese es el acierto: la verosimilitud que tiene todo el relato, incluso aunque su clímax rompa ligeramente esa burbuja.

Wagner divide Una historia de violencia en tres actos. El primero es el más interesante, el que sirve para mostrarnos que el pasado siempre nos persigue, el que finaliza con una demoledora frase que Tom McKenna, el protagonista, escucha de boca de su esposa, el que se centra en la obsesión de Torrino con la venganza que le atormenta desde hace años, el que siembre la duda sobre la identidad del héroe por accidente del pequeño pueblo de Michigan en el que transcurre la historia. Wagner, no obstante, no juega la baza de la confusión de identidad durante demasiado tiempo y, de hecho, finaliza ya ese primer episodio desvelándola. El segundo acto es el flashback, el que aclara todos los detalles que forman parte de la nebulosa que ha captado nuestra atención. Y el tercero, el que los resuelve, en un clímax que hace honor al títulos por muchas razones y que, eso sí, se finaliza de una forma seca, directa y brutal que puede generar división entre los lectores, entre quienes la acepten como la forma más natural de la historia y una que, de alguna manera, puede afectar a la base psicológica que tiene la historia. En cualquier caso, es innegable que Wagner firma uno de esos tebeos que impacta, que maneja los hilos más psicológicos y los más explícitos de una historia que claramente incita al lector a pensar qué haría en los zapatos del protagonista.

El aporte de Vince Locke a Una historia de violencia es sobresaliente. Si Wagner quería una historia turbia, el trazo desdibujado y sucio de su ilustrador es una contribución decisiva para que así se sienta. Con unos personajes claramente reconocibles y sacando partido a todas las escenas de tensión que hay en el relato, Locke destaca por algo que no es demasiado habitual en una obra en blanco y negro: el uso de los blancos. Normalmente es al revés, son las sombras las que imprimen la fuerza. Y aunque aquí también las usa, Locke saca mucho más partido del otro extremo de la escala cromática. Salvo en algunos momentos del demoledor final de la historia, ahí es donde destaca Una historia de violencia, una obra que estaba pensada para impactar con lo que cuenta más que con cómo lo que cuenta (a pesar, hay que insistir de los aspectos visualmente más impactantes de su resolución), y a la que a pesar de todo Locke consigue dar una fuerza impresionante. La comparación con la película que hizo David Cronenberg inspirándose en este relato es otro debate, pero lo que parece estar fuera de toda duda es que Wagner y Locke firman una obra profunda y compleja, que resiste con mucha facilidad nuevas relecturas y que es que de las que se devoran con una facilidad inmensa, sea en su descubrimiento o en el regreso a su mundo.

Paradox Press publicó originalmente A History of Violence en 1997. El único contenido extra es una introducción de John Wagner.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 abril, 2017 por en ECC, John Wagner, Vince Locke y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: