Cómic para todos

‘Superman. La llegada de los superhombres’, de Neal Adams

Editorial: ECC.

Guión: Neal Adams y Tony Bedard.

Dibujo: Neal Adams.

Páginas: 152.

Precio: 16,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Cuando un gigante se queda tan lejos de su auténtico nivel, duele tener que decirlo, pero eso es justo lo que procede con Superman. La llegada de los superhombres, la última obra de Neal Adams. Es indudable que la simple mención de su autor es un reclamo importante. Y por momentos se entiende, viendo este trabajo contemporáneo, por qué Adams fue uno de los ilustradores más innovadores, modernos y audaces de los años 70, cuando dio un nivel descomunal en series como Batman o X-Men. Pero es igualmente obvio que el paso del tiempo, y la carga de convertirse en autor completo, algo que por completo sí le sirvió para brillar en sus tiempos de estrella indiscutible como en Superman contra Muhammad Alí (aquí, su reseña). Pero La llegada de los superhombres es un batiburrillo extraño, en el que Adams juega con fuego a la hora definir a los personajes, sobre todo a un Luthor caricaturesco pero también a un Superman bastante iracundo e irreflexivo, por no hablar de un Darkseid casi infantil, un relato que no se ubica en ningún momento conocido, que carece de explicaciones o de antecedentes, que cuenta una historia que, en el fondo, no va a ningún lado y que se resuelve en un clímax apresurada y mucho menos espectacular de lo que cabía esperar de un dibujante de este calibre.

Por desgracia, no se puede decir que esto sorprenda, viendo el caos que suponía Batman. Odisea, su último gran trabajo y con el que Adams pretendía reverdecer viejos laureles, homenajeando aquella época que le toca dibujar pero llevando la historia al presente. En La llegada de los superhombres, Adams profundiza en los errores de aquella historia. Se mantiene una indefinición en casi todo, tanto en el espacio temporal como en la construcción de los personajes, y por momentos es hasta difícil reconocer a Superman, más allá por supuesto de su icónica imagen. No se puede negar que hay algún concepto interesante, como esa misteriosa figura que se aparece a Superman para dirigirle en este viaje, pero no hay mucho más. Adams se conforma con ir acumulando elementos sin demasiado sentido, sin dar importancia al hecho de que estos superhombres del título copien la imagen del Hombre de Acero, algo justificado de una manera casi infantil, sin que Lois tenga un papel determinado más que en alguna que obra broma para con Superman como el momento en el que Kal-El intenta librarse de ella para protegerla, y donde ni siquiera Darkseid o Luthor consiguen remontar el vuelo de la historia con algún plan atractivo. Ni siquiera el pretendido papel como tutor de un niño que Adams asigna a Superman es demasiado interesante.

Y el caso es que el dibujo en esta ocasión tampoco termina de solventar la papeleta, como sí pasó por ejemplo en Batman. Odisea. Porque ahí, incluso con los excesos que tenía la historia y un ligero cambio en el estilo del autor para líneas y sombreados de una manera que no siempre le sienta bien al conjunto, sí se veía con claridad la genialidad de antaño de Adams. Pero en La llegada de los superhombres se ve bastante menos. No es un desastre, ni mucho menos, porque, siguiendo la expresión popular quien tuvo retuvo y eso permite que en ocasiones veamos a un Superman interesante, con buena planta e incluso, como en la portada del libro, de una manera bastante icónica. Pero el nivel de exigencia para un genio siempre tiene que ser algo más elevado. Puede ser injusto, pero no hay que olvidar que estos profesionales construyen sueños. Y los que Adams nos mostró durante años excedían todas las expectativas. Estamos hablando de un hombre que ayudó a redefinir el cómic de superhéroes que salía de los años más oscuros, infantiles e inanes del género. Duele decirlo, efectivamente, pero Adams no termina de encontrar su hueco en este regreso que viene protagonizando en los últimos años. Desde luego, y es una pena decirlo. La llegada de los superhombres no es el cómic con el que Adams va a recuperar el trono perdido.

El volumen incluye los seis números de Superman: The Coming of the Supermen, publicados originalmente entre febrero y julio de 2016. El contenido extra lo forman una introducción de Jorge García y las portadas originales de Neal Adams.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 marzo, 2017 por en Cómic, DC, ECC, Neal Adams, Superman, Tony Bedard y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: