CÓMIC PARA TODOS

‘Croqueta y Empanadilla’ 3, de Ana Oncina

Editorial: La Cúpula.

Guión: Ana Oncina.

Dibujo: Ana Oncina.

Páginas: 132.

Precio: 12,50 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2017.

Hay una especie de círculo cerrado en este tercer volumen de Croqueta y Empanadilla. No porque sea un punto final, ni mucho menos, pero tiene cierta gracia que el libro empiece con la dedicatoria de Ana Oncina a su pareja, agradeciéndole que cada día le dé nuevas historias para esta serie, que continúe con una historia en la que precisamente se recrea en eso, en pedirle que haga algo que inspire una nueva página, y que concluya con las asumibles dudas de la autora sobre el nivel que tiene este libro con respecto a los dos anteriores (aquí y aquí, sus reseñas). Y es que Croqueta y Empanadilla es justo eso, un círculo cerrado en sí mismo. Sucede en la vida real y Oncina lo traslada a la página. Son sus cosas, las de la pareja y las de ella misma como autora y protagonista. Y ese, por definición, es un material inagotable, que siempre va a propiciar anécdotas que van a funcionar en la viñeta. Algunas serán más divertidas que otras, algunas generarán más empatía que otra en cada lector en función de que haya vivido o no alguna parecida. Pero todos forman un conjunto divertido, simpático y eficaz que ha alcanzado ya un estatus notable dentro del cómic nacional dado que estamos ante una serie ya de tres libros y un especial, Una Navidad con Croqueta y Empanadilla (aquí, su reseña).

Nada ha cambiado y todo sigue igual para deleite del aficionado a las andanzas de Croqueta y Empanadilla. ¿Por qué cambiar lo que funciona? Esa es la máxima de Oncina, que se limita a seguir la inercia positiva de las anteriores entregas y a aprovechar lo que sabe que funciona. Estamos ante unas viñetas que, por paradójico que pueda parecer viendo la naturaleza de los protagonistas, buscan un enfoque realista y cercano. Y eso siempre tiene muchas opciones de convencer, sobre todo si los lectores tienen o han tenido vida en pareja, porque resulta difícil no encontrar algún momento que evoque las propias vidas de quienes se asoman a esta cuasiautobiografía por sketches que traza Oncina. Dado que se mantienen las constantes ya habituales en este tercer volumen, no hay una extensión fija para los gags, a veces de una página y a veces extendiéndose hasta las siete. Y las temáticas son inagotables, a veces sobre la vida en común, a veces sobre los hobbies, otras sobre los viajes o sobre las mascotas. La idea de Oncina, y parte del encanto que hace que la obra esté triunfando, es que todo es cercano, ameno y divertido. Y como la inspiración nace de la realidad más cotidiana, parece imposible encontrar una sensación de repetición incluso aunque haya algunos temas que surgen en más de una ocasión, no ya en este libro sino en toda la andadura de la serie.

Como todo sigue igual, es obligado insistir en que hay algo de extravagante en la decisión de la autora, ya justificada por la propia Oncina en otra anécdota de la vida real, de cosificar a los dos protagonistas y solo a ellos dos como una croqueta y una empanadilla. Extravagante, pero por el lado más divertido. Es algo exótico y diferente, divertido y juguetón. Y sigue funcionando tan buen como al principio, aunque Oncina vaya aplicando pequeños trucos gráficos y narrativos de vez en cuando para que el paso del tiempo también vaya dejando huella en Croqueta y Empanadilla, por ejemplo moviendo el punto de vista de la cámara para crear sensaciones diferentes. Pequeños detalles que no cambian en abslouto el trazo sencillo y el diseño casi minimalista de los personajes, porque de nuevo hay que insistir en que la máxima es no cambiar lo que funciona. Y Croqueta y Empanadilla también funciona muy bien a nivel gráfico. Oncina ya ha mostrado en otros proyectos que es capaz de dibujar con otro toque, pero Croqueta y Empanadilla necesita de este. Y Oncina lo domina, así que todo es bastante satisfactorio, como lo ha venido siendo hasta ahora. Así que, sí, la autora puede quedarse tranquila porque las dudas de su última viñeta no tienen fundamente, este tercer libro está a la altura y gusta tanto como los anteriores.

El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 marzo, 2017 por en Ana Oncina, Cómic, La Cúpula y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: