CÓMIC PARA TODOS

‘La leyenda de Wonder Woman’, de Renae de Liz

Editorial: ECC.

Guión: Renae de Liz.

Dibujo: Renae de Liz.

Páginas: 296.

Precio: 29 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

Hay que asumir que muchos de los juicios que se pueden hacer sobre La leyenda de Wonder Woman son, de base, injustos. Es injusto comparar el trabajo de Renae de Liz con el Tierra Uno de Grant Morrison y Yanick Paquette (aquí, su reseña). O con el origen planteado por Brian Azzarello en la serie regular de la más popular de las amazonas en el reinicio del universo DC con los Nuevos 52 (aquí, reseña de su primer volumen). Pero no queda más remedio, porque la editorial lleva ya muchos años tratando de explotar hasta el límite las historias de origen. Hay que buscar continuamente nuevos lectores que puedan engancharse a las aventuras de un personaje desde cero, y más cuando estamos tan cerca de que Wonder Woman protagonice su primera película en solitario, y eso provoca proyectos como este. ¿La historia? La de siempre pero con matices. Lo normal, vaya, cuando se acomete la tarea de reescribir el origen de un personaje. No cambia lo esencial, aunque sí es un placer ver a una Diana mucho menos segura de lo que solemos ver, producto de su condición de mortal, que es el gran aporte que hay en este relato, y quizá se acaba alargando un poco demasiado, pero Wonder Woman es un personaje tan rico y su base mitológica es tan agradable que el cómic se lee sin demasiado esfuerzo, eso sí, convenciendo más su arranque que su desenlace.

Y es que De Liz se mueve con mucha comodidad en la Diana más vulnerable. Cuando se convierte en Wonder Woman, pierde interés. Pero cuando pugna con su madre por su destino, con sus compañeras de estudios en Themyscira por su condición de princesa, con Alcipa por su entrenamiento y hasta con Steve Trevor para conseguir que sobreviva a su llegada a la isla de las amazonas, la historia brilla. Diana brilla más que Wonder Woman en esta revisión de su origen, aunque la primera vez que la amazona luce sus artilugios de guerrera, todavía sin su icónico y aquí clásico atuendo, es bastante impresionante. Pero resulta menos interesante la vertiente más cómica que propone el choque cultural cuando se adentra en el mundo de los hombres, aunque, y no es nada casual dentro de la visión claramente femenina que impulsa De Liz, lo haga de la mano de una mujer, Etta Candy. Ahí se pierde una oportunidad de que La leyenda de Wonder Woman encuentre una valoración más positiva. Faltan villanos a la altura, por mucho que De Liz intente que haya paralelismos familiares entre Wonder Woman y el Duque del Engaño, y el clímax con el Titán llega un poco demasiado tarde para levantar esa parte de la historia. No es mala la reinvención mitológica del personaje, y su lado más íntimo y personal funciona, pero el gran marco no está tan logrado.

El dibujo de De Liz es atractivo. Funciona más en presencia que en la acción y en el movimiento de los personajes, pero es una buena revisión del personaje. Wonder Woman sí parece en sus ilustraciones tan poderosa como hermosa, tan emocional como resuelta. Las debilidades que pueda mostrar, reflejo de su humanidad, encajan con la determinación con la que se lanza al peligro para defender a los suyos. De Liz opta por una vía bastante tradicional en todos sus diseños. Ni busca innovar excesivamente en el disfraz de Wonder Woman, que se acerca más al original de los años 40 para hacerlo encajar en el momento temporal de la historia en plena Segunda Guerra Mundial, ni tampoco en el mundo mitológico del que surge. Quizá lo más imaginativo esté en la forma en la que plantea las páginas de flashbacks e ilusiones, con efectos en la configuración de la página que rompen la estructura más clásica. Lo malo, como se decía al principio, es que tanto Cliff Chiang como Yanick Paquette han mostrado en las recientes historias de origen versiones que merecen por derecho propio forma parte de las más significativas del personaje, lo que obliga a mirar La leyenda de Wonder Woman con otros ojos. Es un tebeo muy entretenido, pero que sufre porque los precedentes son muy, muy buenos y porque el aguante del lector para leer lo mismo una y otra vez no es ilimitado.

El volumen incluye los nueve números de The Legend of Wonder Woman, publicados originalmente entre enero y agosto de 2016. El contenido extra es una introducción de Jorge García y las portadas originales de Renae de Liz.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 marzo, 2017 por en Cómic, DC, ECC, Renae De Liz, Wonder Woman y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: