Cómic para todos

‘Filmish. Un viaje gráfico por el cine’, de Edward Ross

Editorial: Penguin Random House / Reservoir Books.

Guion: Edward Ross.

Dibujo: Edward Ross.

Páginas: 200.

Precio: 16,90 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Febrero 2017.

No son muchas las ocasiones en las que el cómic se convierte en vehículo para desarrollar un ensayo, y quizá por esa escasez de títulos todavía es una manera de narrar que puede resultar extraña. Pero es igualmente atractiva y didáctica, por lo que no es impedimento alguno para poder disfrutar de una buena lectura. Al contrario, es otra expansión más de las fronteras del cómic para que el mundo que todo mira al noveno arte como algo limitado y confinado a terrenos de aficionados pasionales y jóvenes entienda que es mucho más que eso, que es un medio rico y con muchas posibilidades. Filmish, de Edward Ross, es exactamente lo que indica su subtítulo, Un viaje gráfico por el cine. Pero no es un libro de historia, al menos no en el sentido lineal y cronológico del término, sino un ensayo que se divide en siete episodios con los que desgrana diferentes aspectos del séptimo arte. Habla del cine como medio de comunicación, de la importancia del cuerpo humano en sus imágenes, de sus decorados y logros arquitectónicos, del uso del tiempo como un arma fundamental de su lenguaje, del empleo de la voz y el lenguaje, de las connotaciones ideológicas que siempre han estado presentes en el cine y de la curiosa contraposición entre la tecnología que vemos en la pantalla y la tecnofobia con la que suele representarse.

Si Filmish busca que el lector entienda la grandeza del cine, y es obvio que así es, sus objetivos se pueden dar más que por cumplidos con el importante esfuerzo que hace para acometer esta labor ensayística y pedagógica. Ross narra con categoría, con muy buenas fuentes, con incontables ejemplos de películas de todas las épocas para que el lector no solo comprenda el mensaje sino para que sienta el irrefrenable deseo de buscar los títulos mencionados para comprobar todo lo que el libro expone. Como todo ensayo, tiene ideas con las que no todo el mundo estará de acuerdo. O incluso cada lector será capaz, en función de su educación cinéfila de pensar en otros ejemplos, puede que incluso mejores, de todo aquello que se nos está exponiendo. Pero lo que queda claro, más allá de la propia confesión que hace el autor en la introducción del libro, es que hay mucho amor por el cine en estas páginas. Amor y fascinación, porque no se trata de una declaración ciega sino, al contrario, de explicar las razones por las que el séptimo arte es, valga la redundancia, un arte. Son siete los capítulos del libro pero podrían ser muchos más. Porque Ross no agota ni el mensaje ni al lector. Al contrario. Dan ganas de más. De más en la página y de más en la pantalla, de más cómic y de más cine.

Sí que es verdad que se puede poner un pero a Filmish, aunque forma parte de su estilo. Ross dibuja figuras muy amables, que casi se pueden comparar con las versiones que Los Simpson hacen de personajes famosos. Y eso, según de qué películas y actores estemos hablando, hace que se produzca un salto bastante grande entre el referente cinematográfico y la versión caricaturesca de Ross. Es, posiblemente, lo único que se le puede reprochar a un cómic en el que el autor se divierte moviéndose a través de las películas que tanto adora, como narrador y como relator, también a veces poniéndose en la piel de los personajes más icónicos de la gran pantalla. El resultado es simpático y cercano, aprovechando las armas que da el cómic y que el documental audiovisual o el ensayo escrito no permite utilizar. Esa es la agradable sensación que deja Filmish, una obra con la que amar a partes iguales el cómic como herramienta narrativa y el cine como medio de masas que ha dejado incontables formas de entender la vida. No es habitual usar el primero para explicar el segundo y eso hace de esta una obra simpática y original, muy amena en su lectura por la estructura de capítulos que adopta y que se pueden leer de manera independiente y casi en cualquier orden, y, sobre todo, una que contagia el gusto por el buen cine.

SelfMadeHero publicó originalmente Filmish: A Graphic Journey Through Film en noviembre de 2015. El contenido extra son las notas que aclaran las películas que aparecen en cada viñeta, un listado de los filmes mencionados y una extensa bibliografía.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 marzo, 2017 por en Cómic, Edward Ross, Randon House Mondadori, SelfMadeHero y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: