CÓMIC PARA TODOS

‘The League of Extraordinary Gentlemen’ 3, de Alan Moore y Kevin O’Neill

portada___201609211607Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Alan Moore.

Dibujo: Kevin O’Neill.

Páginas: 264.

Precio: 20 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2017.

El segundo volumen de The League of Extraordinary Gentlemen (aquí, su reseña) ya demostró que Alan Moore no iba a ser complaciente en esta franquicia, como si en realidad lo hubiera sido alguna vez, pero el tercero, Century, se convirtió en un salto mortal sin red de proporciones insospechadas. Si la serie ya se había convertido en una cascada inagotable de referencias literarias y sociales, esta tercera aventura del grupo, esta vez reducido a la mínima expresión después de lo acontecido al final de la anterior entrega, llega a un nivel inabarcable de erudición. No parece haber página, casi incluso viñeta, en la que no haya alguna pista, guiño o juego, convirtiendo Century en una obra imposible de abarcar sin ayuda. Esa ayuda no consta en el libro, porque Moore no lo quiere poner fácil, como si en realidad lo hubiera hecho alguna vez, pero ir captando las referencias mientras fluye una historia tan compleja de una forma natural es un placer inmenso. Es, con diferencia, el volumen de The League más complicado de leer. Sobre todo, de entender, especialmente si se quiere llegar a cada mínimo detalle, y eso hace que la apuesta sea muy arriesgada. Pero entre que la aventura es muy entretenida, que los personajes siguen funcionando y que el escenario escogido es una novedad impresionante, la lectura sigue siendo muy atractiva. Como la de toda la serie.

En primer lugar, es fascinante ver cómo Moore traslada sus personajes victorianos al siglo XX. Y como Mina Harker se convierte en el centro absoluto de una historia que nos lleva, como su título indica, a través de todo un siglo. Arranca en 1910, sigue en 1969 y finaliza en 2009. Y la adaptación a cada momento histórico es precisa, forma parte de la historia y permite que los personajes se desarrollen con acierto. Y de nuevo hay que volver a Mina. Es sobre ella sobre la que Moore aplica los efectos de la inmortalidad, por mucho que Allan Quatermain sea quien más sufra o que Orlando firme el chascarrillo. O incluso por encima de que los tres formen un improbable trío sexual que habría escandalizado en cualquier de los tres años en los que se mueve esta historia que, en realidad, habla del nacimiento del anticristo. A priori, el fondo es el de menor claridad de toda la serie, y queda a años luz del homenaje claro a H. G. Wells que supone el segundo libro. Pero pasan tantas cosas en estas páginas que es imposible no caer rendido al genio de Moore, incluso ante transgresiones y barbaridades como la de convertir el pene del gigantesco villano final en un arma asesina. Y es que en Century hay incluso menos límites que en los dos volúmenes anteriores, que no se distinguían precisamente por su contención. Pero, claro, cuándo se ha contenido Moore a la hora de contar sus historias.

Sin esos límites, y como ya se ha dicho de los dos primeros volúmenes, Kevin O’Neill se convierte en el ilustrador perfecto para Moore. Su estilo vuelve a amoldarse con perfección a lo que requiere una obra plagada de excesos, alucinaciones y fantasías turbias, que funciona cuando Moore ejecuta el musical del primer capítulo, la odisea psicotrópica sesentera del segundo o el desmadre absoluto del nuevo milenio de la tercera. La manera en la que O’Neill, como Moore, desliza sus guiños en los escenarios, en la vestimenta y en otros elementos es un aliciente más para apreciar el descomunal esfuerzo que se aprecia en la construcción de este tercer capítulo de The League of Extraordinary Gentlemen. Sobre todo porque, además, su particular estilo no merma en absoluto la transmisión de sensaciones que desprenden los personajes. Y de nuevo hay que recurrir a Mina como el mejor ejemplo para que esto se pueda apreciar, porque ese cansancio por la inmortalidad o su determinación para cumplir con esta misión que les lleva un siglo de trabajo se palpan cada vez que aparece en la página. Century no es fácil, ni siquiera cuando se introduce a Janni, un personaje destinado a expandir el ya riquísimo universo de esta serie, pero tiene tantísimos elementos a apreciar que es una lectura inagotable, que merece un segundo, un tercer y hasta un enésimo repaso.

El volumen recopila los tres números de The League of Extraordinary Gentlemen: Century, 1910, 1969 y 2009, publicados originalmente por Top Shelf en abril de 2009, julio de 2011 y junio de 2012. El contenido extra lo forman el habitual relato en prosa de Alan Moore y un portafolio con las portadas originales de Kevin O’Neill e ilustraciones del mismo dibujante y de Robin Yaldwyn, Paul Ashby y Michael Glass.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: