CÓMIC PARA TODOS

‘Kyoko y papá’, de Masakazu Ishiguro

kyoko_y_papa_letrablanka_2016Editorial: Letrablanka.

Guión: Masakazu Ishiguro.

Dibujo: Masakazu Ishiguro.

Páginas: 178.

Precio: 7,95 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Agosto 2016.

En Nemurubaka (aquí, su reseña), Masakazu Ishiguro nos presenta a dos personajes femeninos de cuyo pasado sabíamos más bien poco. Es curioso el camino que el autor ha escogido para hablarnos de una de esas dos muchachas, de Ruka, con Kyoko y papá. No deja de tener su gracia esa sugerente especie de spin-off, en el que Ruka se cuela como una presencia ausente, después como protagonista momentánea y en realidad como excusa para forjar los cimientos de un relato que no va sobre ella, por mucho que el epílogo del tomo sea una conexión casi directa con la que ya habíamos leído en Nemurubaka. Aunque el escenario es completamente diferente al de aquel relato de sueños rotos de jóvenes chicas jóvenes, porque estamos viendo la convivencia separada pero cotidiana entre una hija constantemente preocupada y un padre mayor y extravagante, sí hay una continuidad en cuanto al tono. Hay comedia pero es amarga. Hay sensaciones cotidianas, pero también elementos muy fantasiosos, y la mezcla no siempre funciona. De hecho, es mucho mejor la parte más realista, cercana y humana, porque es la que permite una conexión más sencilla con el lector, porque cuando ya se ha producido, incluso cuando nos damos cuenta del enlace con Nemurubaka, es cuando Ishiguro apuesta por el camino más peculiar.

El caso es que Kyoko y papá se lee con bastante facilidad, porque su estructura en episodios hace que incluso los momentos que suscitan menos interés pasen bastante rápido. Ishiguro acierta especialmente a la hora de plantear qué separa a Kyoko de su padre, qué le saca de quicio, qué no entiende de su comportamiento. Pero cuando da la impresión de que la obra va a ir por esos derroteros, las tramas se van complicando de una manera extraña. Primero, para poder realizar esa conexión con Nemurabaka, por lo que es imprescindible contar las razones que han llevado a Ruka a marcharse de su casa. Y después porque Ishiguro hace que el padre de la familia Iwasaki se comporte de una manera quizá demasiado extraña para encajar con lo que realmente estaba convenciendo desde el principio de este volumen. Se nota que es el padre el personaje que más gracia le hace a Ishiguro, pero en realidad es Kyoko la que permite que el relato tenga solidez. Por eso, hasta el episodio más convencional a priori, que es cuando la joven lleva a su novio ante sus padres, se convierte en lo más divertido del libro, una obra probablemente demasiado irregular para lo que propone pero en la que casi siempre se pueden encontrar elementos que, al menos despierten la simpatía del lector, aunque sea pos identificación personal.

Como dibujante, Ishiguro muestra las mismas virtudes y flaquezas que en Nemurubaka. Sí da la impresión de ofrecer aquí un trabajo algo más completo, pero sigue prescindiendo con frecuencia del detalle para apostar por unos personajes claros y limpios, no siempre con  un movimiento demasiado fluido pero que en sus rostros, a pesar de la sencillez, sí consiguen mostrar todas las emociones que hay en la historia. De hecho, y aunque pueda parecer contradictorio con la falta de complejidad, es curioso ver que Ishiguro consigue sacar muchísimo de sus personajes cuando no hay diálogos en las viñetas (especialmente en el primero de los dos capítulos extra con los que acaba el volumen, el que quizá supone la razón más clara para quedarse con el personaje de Kyoko), o incluso de sus expresiones más exageradas. Kyoko y papá es bastante funcional en su dibujo, no busca salirse de los objetivos realistas de su historia. Y como esta quiere ser un pequeño y agradable relato de una familia, focalizado aquí en el padre y la hermana mayor, es fácil adentrarse en el mundo que propone. Pero si lo mejor es el planteamiento y los dos capítulos extras que hay en el libro, es obvio que el grueso del contenido convence algo menos de lo que debiera. Ese es el debe de Kyoko y papá, sobre todo si se mira con ojos exigentes.

Tokuma Shoten publicó originalmente Kyoko to tousan en marzo de 2010. El libro no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 2 marzo, 2017 por en Letrablanka, Manga, Masakazu Ishiguro y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 246 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: