CÓMIC PARA TODOS

‘Wonder Woman. Guerra’, de Brian Azzarello y Cliff Chiang

wonder_woman_guerraEditorial: ECC.

Guión: Brian Azzarello.

Dibujo: Cliff Chiang, Goran Sudzuka y Tony Akins.

Páginas: 144.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2016.

Al valorar la Wonder Woman de Brian Azzarello, muchas miradas se fueron donde realmente debían ir, al fascinante retrato que el autor trazó de Diana como amazona, como mujer, como hija, como amiga, como protector, como superheroína e incluso como diosa. Pero en un segundo plano, tan evidente como importante, fue construyendo algo no menos esencial para valorar esta etapa: una guerra de dioses. No es ningún secreto que Azzarello recuperó la versión más mitológica para el personaje, haciendo de esta serie una de las más tractivas, si no la que más, de los Nuevos 52 que DC inició en 2011, pero es quizá en este volumen, en Guerra, cuando eso se manifiesta con más fuerza. Es cuando Wonder Woman se desata. Y cuando lo hace al mismo tiempo que Guerra, Orión o el propio Primogénito se muestran en sus manifestaciones más salvajes. Es, de hecho, una auténtica guerra lo que monta Azzarello, con el pequeño Zeke, ya bautizado con ese nombre, como epicentro de todo, pero a veces como un muy inteligente macguffin que esconde una trama de enorme complejidad, casi shakespeariana por las ramificaciones familiares que esconde, y en la que Azzarello no duda en mostrarnos que todo es posible, que temas tan profundos como la fe personal, el liderazgo o el sacrificio pueden codearse tranquilamente con la acción más bestial.

Si hay algo que Azzarello logró a las mil maravillas es conjugar peleas espectaculares y continuas con un escenario muy sugerente, un auténtico juego de tronos en el que la profecía de la muerte del señor del Olimpo, el nacimiento de un niño, el regreso de un primogénito y las mismas dudas de Wonder Woman en sí misma se fueron hilvanando de una manera brillante. Guerra es efectivamente eso, una guerra abierta, que se lucha de la manera más brutal y descarnada sin necesidad de devenir en un tebeo gore o desagradable. Una guerra en la que todo gira en torno a las acciones de Wonder Woman pero en la que Azzarello mezcla al Olimpo, la Tierra y las creaciones de Jack Kirby para el Cuarto Mundo. Y nada desentona. Ni que Wonder Woman explore su poder de una forma desatada como pocas veces se había visto antes, lo que lleva al autor a plantearse dónde están los límites éticos que Diana se impone, ni tampoco que haya personajes que han de quedarse por el camino. Porque Wonder Woman habla, al fin y al cabo, de las distintas relaciones que se pueden establecer entre personas. Y quien dice personas dice también dioses. Impresiona que Azzarello sea capaz de establecer tantos vínculos, y sepa jugar tan bien con ellos, en tan pocas páginas. Estas de este cuarto volumen recopilatorio y las de toda su etapa.

A pesar de que las siempre ajustadas fechas de entrega y la necesidad de contar con dibujantes invitados hacen que la autoría de Cliff Chiang no sea tan marcada como seguramente le habría gustado, lo cierto es que merece que se considere esta serie tan suya como de Azzarello. Chiang es quien marcó su estilo visual, quien supo dar forma al nuevo uniforme de Wonder Woman, quien consiguió que una mujer físicamente tan imponente no perdiera un ápice de belleza, de determinación y de fragilidad en sus momentos más descorazonadores (y en este volumen hay alguno). No es que Goran Sudzuka o Tony Akins hagan un mal trabajo cuando les toca sustituirle, mucho más atractivo en todo caso el del primero que el del segundo, pero es que Chiang se sale de los convencionalismos más habituales del cómic de superhéroes para dar vida a cosas realmente imposibles. Dioses de aspecto casi absurdo, una guerra abierta con cientos de soldados, por supuestos las batallas en las que se ve envuelta Wonder Woman. Todo funciona. Y cuando no está Chiang, al margen como se ha dicho del nivel de esas páginas, se le echa de menos, porque esta Wonder Woman, efectivamente, es también algo muy personal para él. Guerra es un segmento fascinante y trepidante de esta etapa que acaba con un subidón emocional bestial.

El volumen incluye los números 19 a 23 de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre abril y agosto de 2013. El contenido extra son las cubiertas originales de Cliff Chiang, páginas en lápiz de Cliff Chiang y Goran Sudzuka y el argumento de Brian Azzarello para el número 23.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 febrero, 2017 por en Brian Azzarello, Cómic, Cliff Chiang, DC, ECC, Goran Sudzuka, Tony Akins, Wonder Woman y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: