Cómic para todos

‘Harley Quinn. Bienvenida a Metrópolis’, de Kart Kesel y Terry Dodson

harley_quinn_bienvenida_a_metropolisEditorial: ECC.

Guión: Karl Kesel.

Dibujo: Terry Dodson, Craig Rousseau, Brandon Badeaux y Phil Noto.

Páginas: 288.

Precio: 28,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2016.

En una serie de Harley Quinn es obvio que la locura tiene que ser un factor decisivo. Y que ese es un elemento que, desde luego, no es tan fácil de llevar a la página impresa. Eso es precisamente lo que hace que sea tan difícil escribir a Harley. Pero de vez en cuando se alinean los astros y queda una historia divertida, alocada, entretenida y hasta inteligente que nos devuelve la fe. Eso es lo que sucedió con la peripecia de Harley en Bienvenida a Metrópolis, de largo lo mejor que ofreció Karl Kesel en la primera serie del personaje. Kesel fue capaz de reunir todo lo que cabía esperar de la excusión de su protagonista a la ciudad de Superman… y cosas que no se pueden anticipar de ninguna manera, como un sorprendente final que da paso a una nueva historia que confirma la irregularidad en la que siempre ha vivido Harley. Eso, al menos y aunque depare muchas menos satisfacciones para el lector, también demuestra valentía y que no hay muchos límites a la hora de contar las aventuras de la en aquel momento, como ahora, ex compañera del Joker, que reaparece también el último número, porque no hay mejor manera de despedir una etapa, la de Kesel, que recurriendo a la relación de Harley con el Joker. Incluso aunque sea con una historia menor que glorifica tanto a Harley que acaba minimizando demasiado a Batman y al propio Joker.

Partir de la base de que Harley se divierta junto a Hiedra Venenosa es ya un acierto. Los dos personajes encajan tan bien que es imposible no disfrutar viéndoles. Si su aventura comienza con una loca carrera en moto, si continúa ocupando el piso de una inquilina que se suicida por amor y que acaba incluyendo la venganza sobre Jimmy Olsen, la introducción de Bizarro, más de una pelea de gatas con Espina y concluye con la inevitable aparición final de Superman no hay más remedio que sentarse y disfrutar. Es todo tan loco como parece y Kesel se lo pasa bomba dando vida a esta aventura en la que Harley aparece fuera de su entorno habitual. La forma en la que pone fin a ese viaje, por divertida que sea en el momento por lo inesperado, hace que el escenario cambie por completo. Sin ánimo de soltar spoiler alguno para quien todavía no haya leído estos cómics, sí se puede decir que la trama pierde diversión y gana en elementos de corte fantástico, algo que no le sienta tan bien a Harley, por mucho que su irreverencia sirva para que, al menos pasemos un rato divertido en sus enfrentamientos con personajes como Etrigan o el Detective Marciano. Al llegar a ese punto, queda la sensación no obstante de que el desmadre es un poco excesivo. Siempre divertido cuando Harley está sobre el foco, pero mucho menos redondo que lo anterior.

Quizá sea parte de esa sensación el hecho de que Terry Dodson deja la serie justo con el final de la trama en Metrópolis. Dodson tiene un estilo divertido y juguetón que hace que sus personajes femeninos siempre luzcan de manera muy atractiva, física y sensual sin perder ni pizca de la comedia que necesita ya no solo Harley sino toda la historia que urde Kesel. Y ojo, que estas características no solo atañen al personaje cuando viste su característico disfraz rojo y negro, sino también en la divertidísima seducción que protagoniza con Jimmy Olsen. Dodson acaba su papel en la serie con nota muy alta, cumpliendo con lo que siempre se espera de él y firman un tebeo divertido y con un aspecto inmejorable. Brandon Badeaux coge el testigo de manos de Dodson con una versión mucho más realista, con una apuesta más detallistas y espectacular, pero en la que se nota que la comedia visual decae. Y Craig Rosseau firma los tres últimos números con un estilo decididamente cartoon que resulta simpático porque, de alguna manera, nos devuelve al origen del personaje en Batman: The Animated Series, por mucho que no sea tan logrado como el de Bruce Timm. Harley Quinn cierra una etapa con este volumen, pero lo mejor está al principio. La mezcla entre Kesel, Dodson y Metrópolis es, claramente, lo que mejor le ha sentado a Harley.

El volumen incluye los números 14 a 25 de Harley Quinn, publicados originalmente por DC Comics entre noviembre de 2001 y octubre de 2002. El único contenido extra son las portadas originales de Terry Dodson y Carlo Barbieri.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: