CÓMIC PARA TODOS

‘Pajas mentales’, de Sara Jotabé

pajas_mentalesEditorial: Letrablanka.

Guión: Sara Jotabé.

Dibujo: Sara Jotabé.

Páginas: 96.

Precio: 14 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Diciembre 2016.

Pocas veces un título es tan acertado como el que aquí nos ocupa: Pajas mentales. Aunque, para mayor precisión, tendría que ser Pajas mentales de Sara Jotabé, por mucho que el nombre de la autora también esté coronando la portada de este rocambolesco tebeo. Porque no es otra cosa, son las pajas mentales de Sara Jotabé y la clave está en parte de los agradecimientos con los que arranca el libro, en los la autora se dirige a sus padres para darles esas gracias “por permitirme ser yo misma”. Dicho de otra manera, este cómic es un compendio de las locuras que se le ocurren a la autora en primera persona y a sus dos mejores amigos, a los que convierte en los dos coprotagonistas de este delirante viaje, a medio camino entre lo onírico, lo alucinógeno sin necesidad de sustancias artificiales y a lo abiertamente psicodélico, como en realidad podrá reconocer como propio cualquier grupo de amigos, que se divierte con sus cosas concretas que nadie más podría entender. Convertir eso en un cómic es una idea arriesgada, pero que tiene su gracia. Es obvio que la clave está en comprender el humor de los protagonistas y la delirante manera de hacerlo real. Encajar ahí supone disfrutar tanto como lo ha hecho Moderna de Pueblo, que firma una líneas en la contraportada del libro. No es que sea exactamente una referencia de lo que vamos a ver, pero ayuda.

Esas palabras son una guía más que nada porque enlazan con lo esencial: “si te han dicho alguna vez que tú no estás bien de la cabeza… ¡este es tu cómic!”. Puede que sea verdad, que ese sea el requisito básico para disfrutar de estas Pajas mentales. Quién sabe si Jotabé improvisa o si realmente lo que hay en este tebeo es reflejo de lo que habla la autora con sus amigos y de lo que pasa por su cabeza, puede que haya un poco de todo, pero lo que queda claro es que tenemos que estar dispuestos a ver cosas muy surrealistas, desde unicornios con un pene como cuerno hasta dos tipos con un queso por cabeza haciendo chistes malos sobre productos lácteos pasando por ensoñaciones en las que las sirenas se dedican a limpiar el fondo del mar. Hay que esperar lo inesperado, porque Jotabé no se pliega a convencionalismo alguno y se atreve a jugar hasta con temas mucho más serios como la autoestima por el físico que tantas y tantas chicas tienen en precario estado por culpa de la tiranía de la imagen en la que vivimos. Es verdad que Jotabé hace algo tan personal que probablemente cueste llegar a asimilar todo lo que propone como algo divertido, pero el enrome riesgo que tiene la propuesta merece elogios. No todo el mundo está tan dispuesto como la autora a desnudarse, literalmente, de esta manera tan sincera.

El dibujo de Jotabé entronca con un tipo de cómic de humor bastante claro y que, de hecho, lleva nombre de mujer. La mencionada moderna de pueblo, Ana Oncina y otras autores han apostado por convertirse ellas mismas en protagonistas de sus tebeos de una manera o de otra, y de hacerlo con un estilo que parte de lo sencillo. Luego hay muchas variaciones, y de hecho nada tienen que ver las líneas más realistas de Moderna de pueblo o las versiones en forma de alimentos de Oncina con el trazo mucho más suelto y caricaturesco de Jotabé, pero es difícil no ver la conexión, que busca una empatía inmediata del lector buscado, uno que se identifique con las situaciones mucho más que con una puesta en escena más elaborada. En Pajas mentales, los fondos blancos tienen la misma fuerza que los detalles de color con los que la autora corona cada una de sus ilustraciones. Con todo, la sencillez sirve perfectamente a los propósitos de Pajas mentales, que se convierte en uno de esos tebeos raros, extravagantes, bizarros y peculiares, una carta de presentación para Jotabé que marca lo que cabe esperar de ella, sobre todo mucha sinceridad a la hora de mostrarse como autora y como personaje, y probablemente con vocación de continuidad, porque las pajas mentales es algo que no se acaba nunca.

El libro no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 febrero, 2017 por en Cómic, Letrablanka, Sara Jotabé y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: