Cómic para todos

‘Monster x Monster’ 1, de Nikiichi Tobita

monsterxmonster1Editorial: Fandogamia.

Guión: Nikiichi Tobita.

Dibujo: Nikiichi Tobita.

Páginas: 176.

Precio: 7,50 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Noviembre 2016.

Un nini en un mundo de corte medieval poblado por bestias. Esa es la premisa de Monster x Monster. Tal cual. Nikiichi Tobita, que engaña un tanto con la portada del primer número de su manga haciendo pensar que estamos ante una historia de corte épico, tarda catorce páginas en ambientarnos en este mundo que bien querría rivalizar con Dragones y mazmorras o World of Warcraft y que se transforma de una manera radical con el primer plano del protagonista, un tipo de 29 años que está hurgándose la nariz mientras despotrica contra todo aquel que malgasta su tiempo en hacer algo útil mientras él sólo piensa en vaguear, en escapar de una madre que no para de insistirle en que busque trabajo, en chicas, en videojuegos (porque sí, es un mundo medieval pero hay videojuegos) y en alcohol. No es que no haya épica, grandes monstruos, combates imposibles, bellas damas de acción y fornidos guerreros, pero el revestimiento es el de una comedia bufa, que solo se deja un tanto de lado, solo un tanto, en el tramo final, cuando se insinúa que hay mucho más de lo que hemos visto en el pasado de este nini y que eso es algo que puede hacer que la serie busque nuevos derroteros en el futuro. Lo cierto es que, con todo, la estructura de pequeños episodios hace que estemos ante una lectura tan leve como aceptable.

Monster x Monster es, no obstante, una obra de vaivenes. Su portada indica que vamos a leer algo que no queda del todo satisfecho en el primer volumen de la serie. Y el final de este primer volumen sí parece encaminarnos a lo que se apuntaba. Si hablamos de un mundo en el que la caza de monstruos es la razón de ser de muchas personas, no verlo de una manera clara deja una cierta sensación de inquietud. Pero es obvio que el propósito de Tobita es, sobre todo, hablarnos de su protagonista, este tipo que no quiere hacer nada, que no quiere salir de su casa, que no tiene ansia alguna por trabajar y, mucho menos, convertirse en un captor, que así es como se llama a los guerreros que combaten a las bestias. Lo que busca el autor es crear una sitcom con capítulos que guardan una estructura muy parecida entre sí: la madre del protagonista le obliga a salir a la calle en busca de un trabajo y este, en el camino, siempre se mete en algún lío, que bien tiene que ver con algún captor o bien con alguna mujer, a veces con los dos. El sentido más pícaro del manga también hace acto de presencia en esta serie en más de un episodio, y cobra un protagonismo mayor que la fantasía heroica, que, no obstante, sí que se cuela con bastante habilidad en muchos momentos. La mezcla es peculiar, pero acaba por funcionar una vez que se acepta la propuesta.

El dibujo de Tobita busca alejarse del arquetipo del manga, sus figuras y sus rostros son algo más realistas de lo que suele ser habitual en el cómic nipón. Pero lo que más destaca es el diseño de los monstruos, en los que Tobita derrocha imaginación y acierta a la hora de moverlos, incluso aunque las escenas de acción no sean demasiado numerosas y se queden en un cebo para que el lector ávido de estas secuencias piense que todavía queda mucha tela por cortar en esta serie. También hay mucho detalle en los escenarios, lo que choca con el hecho de que Monster x Monster es una serie que se basa, por encima de cualquier otra cosa, en los primeros planos. No hay página en la que no haya al menos uno, y es así como genera el carisma suficiente como para que el protagonista sea un personaje llamativo (lo de empatizar con él es ya otro cantar, porque no está diseñado para eso por su actitud rastrera y poco heroica) y sobre todo para que los personajes femeninos que va insertando en los diferentes capítulos copen los mejores dibujos que tiene este volumen. Monster x Monster es, por el momento, una propuesta rara, una de esas mezclas sobre las que es difícil formarse una opinión inamovible pero que, al llegar a la última página, sí que deja esa sensación de querer leer más, sea para ver una mejora o para confirmar esa rareza que supone.

Shogakukan publicó originalmente el primer volumen de Monster x Monster en abril de 2014. El contenido extra lo forman dos páginas sobre cómo se hizo, un epílogo de Nikiichi Tobita y varios pin-ups.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 febrero, 2017 por en Fandogamia, Manga, Nikiichi Tobita, Shogakukan y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: