CÓMIC PARA TODOS

‘Harley Quinn. Noche y día’, de Karl Kessel y Terry Dodson

harley_quinn_noche_diaEditorial: ECC.

Guión: Karl Kessel.

Dibujo: Terry Dodson, Pete Woods, Aron Wiesenfeld, Paul Grist, Paul Chadwick, Amanda Conner y Steve Lieber.

Páginas: 192.

Precio: 19,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2016.

Los números que forman este segundo volumen de Harley Quinn, la serie que protagonizó el personaje a comienzos de siglo, muestran a las claras la irregularidad que parece marcar siempre cada andadura de la antigua compañera del Joker. Se mezclan ideas fabulosas, y no hay manera de considerar de otra manera la idea de Harley de vestir el traje de Batgirl y lanzarse a combatir el crimen, con otras que acaban siendo algo farragosas, como la de formar su banda de Quinnitos. Se nota que Karl Kessel, desde luego, le tiene cariño al personaje, y busca situaciones en las que se puedan explotar sus rasgos más divertidos, incluyendo alguna trama que ya exploró Batman. The Animated Series, la de Harley saliendo de compras, como ya sucedió en el primer libro recopilatorio de esta colección, Preludios y chistes malos (aquí, su reseña). La idea es clara, apostar sobre seguro, llevar al personaje a territorios conocidos en muchas ocasiones y, cuando toca salirse, hacerlo con inteligencia. Kessel, apoyado en el siempre atractivo dibujo de Terry Dodson, y aunque este no firma todos los números de este volumen, logra lo que necesita Harley Quinn: locura. Y no hace falta tampoco que sea un cómic rompedor precisamente porque sabe moverse en ambientes que satisfarán a los aficionados más antiguos del personaje y recordarán a quienes se han sumado al carro en los últimos años que Harley es más que un reclamo sexual de primer nivel.

Lo que sigue resultando curioso de Harley Quinn es que, por mucho que Kessel quiera encontrar espacios nuevos para ella, cuando mejor resulta es cuando más se acerca a lo conocido. La mejor trama de este libro es el ya mencionado escarceo en el que Harley se disfraza de Batgirl, porque permite explorar su propia locura, pero también la reacción de la Batgirl original o la de Nightwing. Kessel también acierta al tratar la relación con Hiedra Venenosa, otro clásico que procede del trabajo de Bruce Timm y Paul Dini y que DC ha sabido llevar con acierto a las viñetas en más de una ocasión, incluye una miniserie propia creada precisamente por sus dos creadores (aquí, su reseña). Y hasta se puede colocar entre los aciertos que uno de los Quinnitos sea Cerillas Malone, siendo además ese detalle el que sirve para la necesaria introducción de Batman, aunque es ahí donde la serie da algo más de pereza. Pereza que se siente también con el especial del evento de la editorial Our Worlds At War, centrado sobre todo en los mitos de Superman, aunque Kessel sí que logra que el road trip en el que Harley se embarca con una versión alternativa de Jimmy Olsen sea lo suficientemente divertido. Y es que el escritor entiende mejor al personaje que a los escenarios que inventa, aunque de algunos de ellos sí saque partido.

Que Terry Dodson sea el dibujante del episodio centrado en Batgirl ayuda a que sea el mejor del libro, porque su estilo es que más claramente se asocia a esta serie. Entre las curvas que proporciona a sus personajes femeninos y la simpatía desbordante que hay en sus rostros, es difícil no considerarle como un ilustrador ideal para Harley Quinn. Y el caso es que Pete Woods tampoco es nada manco, y firma unos números muy atractivos, aunque desde un punto de vista algo más realista que el de Dodson. Para quienes quieran realizar el ejercicio de comparar los logros de ambos, no sólo Harley es una constante, sino que ambos ofrecen sus versiones de Hiedra Venenosa y Killer Croc en las páginas que les toca dibujar. Distintos, sin duda, pero los dos muy eficaces. La rareza visual que ofrece este volumen es el especial de Our Worlds At War, que deja dos aspectos francamente curiosos. Por un lado, ver a Paul Grist dibujando superhéroes norteamericanos después de haber creado el mundo de Jack Staff (aquí, reseña de su primer libro). Por otro, la primera aproximación de Amanda Conner y Jimmy Palmiotti a un personaje que años después acabarían escribiendo. Se cierra así el segundo libro de esta recuperación de Harley Quinn con las mismas señas de identidad del primero, risas y entretenimiento asegurados pero sin demasiadas pretensiones.

El volumen incluye los números 8 a 13 de Harley Quinn y el especial Harley Quinn: Our Worlds At War, publicados originalmente entre julio y diciembre de 2001. El único contenido extra son las cubiertas originales de Terry Dodson, Tim Sale y Jae Lee.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 febrero, 2017 por en Amanda Conner, Aron Wiesenfeld, Cómic, DC, ECC, Karl Kessel, Paul Chadwick, Paul Grist, Pete Woods, Steve Lieber, Terry Dodson y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: