CÓMIC PARA TODOS

‘La Cosa del Pantano. Génesis oscura’, de Len Wein y Bernie Wrightson

gav_la_cosa_del_pantano_genesis_oscuraEditorial: ECC.

Guión: Len Wein.

Dibujo: Bernie Wrightson.

Páginas: 240.

Precio: 23 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2016.

Cuando han pasado años y años desde la creación de un personaje, es un bonito ejercicio echar la mirada atrás y ver los números que sirvieron para forjar esa leyenda. Han pasado ya casi 50 años desde que Len Wein y Bernie Wrightson dieran vida a La Cosa del Pantano, y recuperar estos números es una auténtica gozada. Se nota el paso del tiempo, negarlo sería absurdo porque hay algo de ingenuidad que hoy en día, gracias a la nostalgia, se ve inevitablemente con un gesto de cariño. Pero es una historia tan fascinante la de Alec Holland, son tantos los rincones que explora Wein para hablar de esta bestia anclada en el mundo vegetal y un universo de monstruos clásicos, y es tan formidable el esfuerzo de Wrightson para que estemos realmente ante una actualización de una forma de entender el terror que el cine llevaba años explotando que los defectos que acentúan el paso del tiempo quedan minimizados. Muchos lectores, los que conozcan a la Cosa del Pantano por la mítica etapa de Alan Moore (aquí, reseña de su primer volumen), quizá se sorprendan al ver que un personaje como este puede funcionar desde aspectos algo diferentes a los que exploró el creador de Watchmen (aquí, su reseña). Wein y Wrightson sentaron las bases de lo que hoy es una leyenda. Y eso no se consigue todos los días.

Wein, además, consigue llegar muy lejos partiendo de un origen que, en realidad, no tiene tanta importancia. Todo el mundo sabe cómo nació Spiderman. O Batman. O el origen de Superman. Pero la forma en la que nace la Cosa del Pantano, siendo importante, no es tan definitoria. Lo que importa es, en sí misma, la Cosa del Pantano, no cómo llegó a ser. Y por eso Wein, a pesar de que en algún momento sí repite estructuras, hace un esfuerzo tan inmenso en construir lo que rodea a su protagonista. Su anhelo por ser humano de nuevo, el archienemigo del que le dota (Arcane) y al que convierte en el primer personaje recurrente más allá de los secundarios, el viaje en el que le embarca y, sobre todo, las incontables referencias a un imaginario de terror de corte tradicional hacen de estos números unos que funcionan francamente bien, incluso con la pesada mochila del tiempo sobre sus hombros. Y sobre todo funciona porque no hay una ambición por sentar todas las bases desde el inicio, sino que el lector va descubriendo poco a poco lo que mismo que el propio Holland, las capacidades que tiene en su nueva condición y los enemigos que va forjando. Puede parecer un detalle menor, pero eso es, en parte, lo que ayudó a Moore a redefinir al personaje de una manera tan brillante más de una década después.

Wrightson es un dibujante, además, que domina los códigos del horror. Su manera de dibujar a la Cosa del Pantano es esencial para que el personaje triunfe desde el principio, para que convenza desde esa sensación de descubrimiento paulatino de sus poderes y de sus posibilidades. No es fácil sentar las bases visuales de un personaje, y más cuando su nacimiento, en la historia que abre este libro, está mucho menos formada que de la manera en la que todos le conocemos ya. Quizá el punto flaco esté en la ausencia de fondos en algunas viñetas, lo que da una sensación de que el tebeo es incluso algo más antiguo de lo que marca su fecha de publicación. Pero el diseño es tan precioso, el dominio del terror como género es tan grande, que ese es un detalle menos trascendente de que lo que podría haber sido. Wrightson no sólo hace creíble a la Cosa del Pantano, lo que ya en sí mismo es un logro superlativo porque definió la imagen de un personaje de manera magistral, sino también al resto del tebeo. El número que centra en una mujer acusada de ser una bruja es, en ese sentido, soberbio. O el que ambienta en la Gotham City de Batman. La Cosa del Pantano nació con genialidad y descubrirlo o redescubrirlo es un ejercicio fascinante y más que recomendable para quien haya llegado al personaje tiempo después.

El volumen incluye material del número 92 de House of Secrets y los diez primeros números de Swamp Thing, publicados originalmente por DC Comics entre junio de 1971 y mayo de 1974. El contenido extra lo forman una introducción de Len Wein y las portadas originales de Bernie Wrightson.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 6 febrero, 2017 por en Bernie Wrightson, Cómic, DC, ECC, Len Wein y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: