Cómic para todos

‘Intemperie’, de Javi Rey

portada_intemperie_javi-rey_201610110910Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Javi Rey.

Dibujo: Javi Rey.

Páginas: 152.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné con sobrecubierta.

Publicación: Diciembre 2016.

Cuando sobrevuela sobre cualquier producto narrativo la etiqueta de “adaptación”, tendemos a estar más vigilantes. Hay un original, y este segundo producto se mira con el recelo propio de quienes consideran que algunas obras son intocables, inadaptables, intraducibles de un medio a otro. Pero quizá tendríamos que abandonar esa mirada pesimista, ese análisis que busca comparar y casi siempre para proclamar al original como vencedor de un combate imaginado y en realidad estéril, y disfrutar de las posibilidades que nos dan las diferentes artes narrativas. Intemperie es un ejemplo perfecto. Jesús Carrasco escribió la novela. Tuvo mucho éxito. Tanto, que siguiendo el baremo actual del éxito, ya está en marcha un proyecto para que la historia se convierta en película. El cómic, en todo caso, ha ganado esa carrera por ofrecernos una nueva versión del relato de Carrasco. Y ahí entra Rey para crear una novela gráfica espléndida, intensa, que habla sin palabras y que construye un relato de esos que en Estados Unidos se calificarían como más grande que la vida, además desde lo que en realidad se puede ver como una anécdota no demasiado extensa en el tiempo. No hace falta bucear en el pasado demasiado para entender el drama del protagonista sin nombre, un chico que huye de su casa y de su pueblo, huye de un infierno para encontrar esperanza de la manera más insospechada.

No hace falta conocer el original literario para apreciar el notable trabajo de Rey, porque Intemperie se puede ver de muchas maneras diferentes. Si se piensa detenidamente, no es más que una pequeña anécdota, un relato muy corto, con pocos personajes notables, apenas cuatro o cinco, y un espacio de tiempo muy breve desde el inicio al final. Pero con muy poco, Rey, como se entiende que antes Carrasco, hace muchísimo. Muchos temas. Muchas sensaciones, un formidable tratamiento de temas increíblemente complejos y, sobre todo, de cómo los ve quien en el fondo no deja de ser un niño. Durante cuatro páginas, Rey intriga. En la quinta, todo queda claro: Intemperie es la historia de huida de una pesadilla en vida. Es una historia de desesperación y de esperanza, de cómo ambas chocan es un escenario indeterminado, otro de los grandes aciertos de la obra, pero que de inmediato queda claramente definido como algo agreste, seco y árido. Como la misma vida de la que intenta huir el protagonista. Y Rey, además, se muestra como un espléndido narrador en el silencio. Acierta con las palabras, sobre todo porque encuentra las adecuadas tanto en los cartuchos de texto como en los diálogos, pero lo que hace crecer esta versión de Intemperie está en la forma en la que se interpreta lo que sucede en la cabeza del actor principal.

Sobra decir que si eso funciona es, sobre todo, porque el Rey ilustrador se entiende a la perfección con el Rey escritor. Lo real y lo irreal, lo crudo y lo onírico, todo encaja. Todo ayuda a que se entienda sin haberlo visto el infierno del que está huyendo este muchacho. Y eso es importante porque, de no haber logrado ese objetivo, nada de lo que nos está contando Intemperie habría tenido la capacidad de conectar con el lector en un nivel emocional. Y eso lo hace, con creces, con solvencia y mucho acierto. Se entienden las pesadillas, pero también el sufrimiento de la realidad. Con una iluminación tan precisa como preciosa, el escenario se convierte en un personaje más. Y el uso del color se completa con una manera brillante de dar vida a las pesadillas, que apela directamente a lo más primario. Rey firma así una obra de las que llaman la atención, de las que obligan a apuntar el nombre de su autor y subrayarlo en rojo para estar atentos a lo que pueda hacer a partir de ahora. Y se podrá pensar que hay mucho de lo acertado de Intemperie en la novela de la que parte, unas dudas razonables aunque quizá prescindibles viendo el altísimo nivel que tiene este libro, pero precisamente por eso hay que considerar esta novela gráfica como un trabajo autónomo, complementario si se quiere, pero que funciona por sí solo de una manera admirable.

El único contenido extra es una entrevista con Jesús Carrasco y Javi Rey.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 31 enero, 2017 por en Cómic, Javi Rey, Planeta DeAgostini y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: