CÓMIC PARA TODOS

‘Soy Sakamoto, ¿por?’ 1, de Nami Sano

soy_sakamoto_por_1_1024x1024Editorial: Milky Way.

Guión: Nami Sano.

Dibujo: Nami Sano.

Páginas: 104.

Precio: 8 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Noviembre 2015.

Sin que tenga por qué ser un juicio negativo, se puede resumir Soy Sakamoto, ¿por? diciendo que es un manga raro. Es raro por su sentido del humor, muy especial, y por su protagonista, un extraño universitario que quiere acercarse a la perfección aunque nadie parece verla a su alrededor, que es objetivo inicial de burlas y pillerías pero de las que sale siempre airoso por esa misma perfección física e intelectual. Se mueve, por qué no reconocerlo, entre esa mencionada perfección y la arrogancia, lo que hace que no sepa muy bien si es un héroe al que admirar o un personaje intrigante del que recelar. Y eso es lo que convierte Soy Sakamoto, ¿por? en un manga raro, que ya desde el título se mueve en esa dicotomía señalada, con una frase que se puede interpretar tanto de manera amable como de modo desafiante. Nami Sano, que firma aquí su primera serie, no termina de decantarse por ninguna de las dos interpretaciones en los episodios autoconclusivos con los que forma este primer volumen y deja una sensación extraña. Divertida por momentos, con constantes alusiones a la cultura japonesa que probablemente convencerán más a lectores ya versados en el mundo del manga, pero chocante en su conjunto. Inesperado, desde luego, y quizá con un humor que es apto para todo tipo de lectores.

El formato que escoge Sano para su serie es igual de contradictorio. Son episodios cortos, cinco en este primer volumen, de planteamientos que se antojan muy similares, lo que invita a pensar en una cierta repetición de esquemas que no se puede negar. Pero al mismo tiempo eso hace que haya un ritmo apreciable, que el gag, y sobre todo el slapstick, se digiera de una manera mucho más inmediata. Si en cuanto a la personalidad de Sakamoto es difícil sacar una impresión clara, lo cierto es que sucede lo mismo con la forma en la que Sano nos cuenta la vida de su singular protagonista. Lo que sí está claro, para bien o para mal, es que estamos ante una de esas series centradas de manera exclusiva en un personaje. Los secundarios son episódicos, de usar y tirar en realidad, sin continuidad entre unos segmentos y otros. Lo único que importa es Sakamoto, ir encontrar elementos que completen su perfecta personalidad para ir trazando un retrato que, aunque desde un prisma tergiversado para potenciar el humor, responda a una tipología identificable. Eso, por cierto, es otra contradicción de las que abundan en este volumen, haciendo que la serie sea una de esas que, aunque pueda ser de una manera injusta, muchos calificarían como de las que se adoran o se odian, sin término medio y sin que deje indiferente.

En cuanto al dibujo, Sano también mezcla sensaciones. No se puede negar que tiene el impacto y el slapstick lo domina bastante bien. Cuando necesita un efecto sorprendente o cómico, lo encuentra sin ningún problema. Sabe imprimir detalle a sus personajes y a sus escenarios y el movimiento le sirve tanto para la acción como para la puesta en escena. Pero a veces sus cuerpos y su trazo son algo irregulares. No logra el mismo nivel de precisión cada vez que dibuja a Sakamoto, que es la única referencia válida que se puede tener con el paso de las páginas y los capítulos. Aunque eso pueda rebajar el resultado final de este primer volumen, lo cierto es que con el dibujo hay menos disquisiciones que con el guion. A nivel visual, el manga funciona más que correctamente, empezando por el mismo diseño de su protagonista, que encaja perfectamente con ese dilema de personalidad que pretende causar en el lector, que ni siquiera desde su aspecto sabrá discernir qué piensa detrás de esas características gafas que lleva. Soy Sakamoto, ¿por? arranca de una manera más llamativa que eficaz, porque intriga lo suficiente como para leer de manera rápida cada uno de los episodios pero sin llegar a tener muy claro cuál es el objetivo de lo que se está leyendo. Quizá sea justo ahí donde está la gracia, pero no es un humor que todo el mundo vaya a entender.

Sakamoto desu ga? se publicó originalmente en la revista Fellows! desde febrero de 2013 y Enterbrain publicó el primer volumen en enero de 2013. No tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 enero, 2017 por en Enterbrain, Manga, Milky Way, Nami Sano y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: