Cómic para todos

’17 historietas de terror oriental’

cthulhu-terrororientalEditorial: Diábolo.

Guión: Alfonso Bueno, Roberto Corroto, César Herce, Manuel Mota, Juan Luis Iglesias, Virginia Las Percas, Mannfred Salmon, Sergi Llorens, Jaume Negre, David Braña, Ángel Rodríguez, José Oliver, Damián, Álex Ogalla, Cabhur, Vicente Navarro y Juaco Vizuete y Chema García.

Dibujo: Diego Simone, Samuel Guerrero, Mauro Vargas, Manuel Mota, Álex Espert, Mortimer, Paco Zarco, Juan Aguilera, Sergi Llorens, David Monge, Ángel Rodríguez, Bartolo Torres, Miguel H., Juanma Hinojosa, Sal L. Donaire, Juaco Vizuete, Chema García.

Páginas: 128.

Precio: 11,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Diciembre 2016.

Dentro de esta formidable colección de antologías que nace al abrigo de la revista Cthulhu, sorprende que haya tardado tanto en llegar una que rindiera homenaje al manga de terror, quizá el reducto que más está explorando el género en nuestros días. 17 historietas de terror oriental viene a llenar ese hueco y lo hace con una espléndida recopilación de relatos que se asoma a formas y temas muy diferentes entre sí para acabar consiguiendo un mosaico gozoso y muy entretenido. Es uno de esos libros que se devoran, que se leen con ansia, que incitan al lector a apresurarse para llegar al final de cada historia para pasar a la siguiente, para ver cuál es el golpe de efecto con el que finaliza una y cuál es el planteamiento de la que viene a continuación. Escenario y resolución. Y así hasta en 17 ocasiones. Y el disfrute, desde estilos muy diferentes entre sí pero todos ellos deudores del mundo al que se acercan, es enorme. Sirve, por supuesto, no sólo como homenaje, sino también como un catálogo de talento español bastante grande. Las antologías tienen esa capacidad, la de mostrarnos a autores que difícilmente llegaríamos a ver si tuviéramos que esperar a que publicaran una obra larga. Y en estas páginas hay mucho talento de autores que saben llevar a su terreno más personal una iconografía tan definida como es la del manga de terror.

Cucaracha, de Alfonso Bueno y Diego Simone, abre el libro de una manera espléndida, con un relato que casi no parece relacionado con la temática del libro pero que finaliza con un gran impacto. El monje del mar, de Roberto Corrotto y Samuel Guerrero, es la más deudora de las historias con el terror lovecraftiano en su mezcla con el terror japonés. En La noche de los Yokai, Caesar y Mauro Vargas se sumergen en el lado más espectacular de las criaturas del horror nipón, con un diseño muy llamativo. Mujina, de Manuel Mota, es muy efectiva, triunfa por su puesta en escena, pero quizá le falta algo de información para ser aún mejor. Juan Luis Iglesias escribe Riki-Baka para Álex Espert, cerrando así la parte en blanco y negro del libro, un relato que combina realismo y fantasía de una manera notable. Red Nails es quizá el más desconcertante relato del libro, dicho eso desde un punto de vista elogioso, que encaja con el tipo de terror que se busca, de la mano en este caso de Virginia Las Percas y Mortimer. Hermana, de Mannfred Salmon y Paco Zarco, sólo tiene una pega posible, su extensión, porque da la impresión de que ambos podrían haber hecho una formidable novela gráfica con este tema. Sergi Llorens brinda a Juan Aguilera un caramelo para el lucimiento visual con Fugu. Y el propio Llorens dibujo El último marionetista, formidable guion de Jaume Negre.

El viaje de los monstruos, de David Braña y David Monge, es una muy hábil mezcla de géneros, que arranca del noir y su femme fatale para acabar en el más puro relato de monstruos. ¡Hola bebés!, de Ángel Rodríguez, es la apuesta más cómica de todo el libro, tanto por su relato como por el toque caricaturesco que tiene el dibujo de su autor. También apuesta por el humor, aunque desde otro punto de vista, la aportación acertada y habitual a estos volúmenes de José Oliver y Bartolo Torres con una tira de El joven Lovecraft, la última aportación en color del libro. El regreso al blanco y negro es de la mano de Damián y Miguel H., con Volver a casa, un relato muy intenso y en el que el manejo de las tintas es espléndido. El sambenito es un muy atractivo relato de narración doble que imagina Álex Ogalla para que Juanma Hinojosa le dé vida con mimo e imaginación. Ni una sola palabra adorna Tripofobia, inquietante historia en la que Cabhur y Sal L. Donaire convierten a Mao en un personaje de terror. Divertida y juguetonamente morbosa es Futa-kuchi-onna, de Vicente Navarro y Juaco Vizuete, que comparte las labores de guion y realiza el dibujo. Y cierra el libro Neozombi, una historia también de corte humorístico, casi un gag, que firma Chema García. Así son estas 17 historietas de terror oriental, otra gran antología de brillantes resultados.

El único contenido extra es una breve historia del manga de terror de Elchinodepelocrespo.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: