CÓMIC PARA TODOS

‘Voltio’ 2

p-voltio02Editorial: La Cúpula.

Guión: Alex Giménez, Àlex Red, Alexis NollaAna Galvañ, Ana Oncina, Antonio Hitos, Aroha Travé, Bea Tormo, Bianca Bagnarelli, Cristina Daura, Fran Collado, Lorenzo Montatore, Kelsey Wroten, Kensausage (Cristian Robles), Núria TamaritWren McDonald.

Dibujo: Alex Giménez, Àlex Red, Alexis NollaAna Galvañ, Ana Oncina, Antonio Hitos, Aroha Travé, Bea Tormo, Bianca Bagnarelli, Cristina Daura, Fran Collado, Lorenzo Montatore, Kelsey Wroten, Kensausage (Cristian Robles), Núria TamaritWren McDonald.

Páginas: 140.

Precio: 12 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2016.

Vuelve Voltio y lo hace con la misma capacidad e inventiva de su primer número (aquí, su reseña). Voltio es un reducto experimental, en el que lo convencional no tiene sitio, en el que sus autores fuerzan los límites de lo que cuentan y de cómo lo cuentan para que esta sea una revista con una enorme personalidad. Puede gustar más o menos lo que nos encontramos en su interior, pero lo que no se puede negar es el ejercicio de valentía que supone. Sí se puede echar en falta un aspecto, que no haya indicaciones en los fragmentos de este segundo número de Voltio de si estamos ante historias que arrancan o si, por el contrario, continúan desde el primero, lo que obliga al lector, viendo que algunas historias son ya de por sí bastante exigentes en lo narrativo, a hacer un ejercicio de memoria o a buscar en su estantería ese primer número de la revista. Puede parecer algo superfluo, pero es una buena guía para el lector, que además así podrá saber con certeza quiénes son los fichajes de cada número. Obviamente, y como es de comprender en este tipo de publicaciones, el resultado es irregular, pero la amalgama de narrativas y talentos que supone hace que el lector la devore y, como ya sucedió con nuestra puerta de entrada a este imaginativo mundo, anhele que llegue un tercero para seguir viendo lo que son capaces de hacer estos autores.

Abre este segundo número de Voltio Àlex Red con La torre, un relato cerrado con mucha imaginación y algo de descontrol en su arranque y en su final, pero que captura al lector con mucha facilidad. Enorme imaginación tiene también Popurín, de Alex Giménez, una historia muy visual y que, de hecho, no tiene diálogos en su primera mitad. El propio Giménez firma Rojo y crudo, un festival de colores, casi alucinógeno, con una conclusión contundente. Ana Oncina continúa con su relato de Alicia, lo que ya se ha revelado como una fascinante mezcla de diversos cuentos infantiles visto desde un prisma muy personal y que probablemente acabará teniendo encaje en un volumen más largo. Bianca Bagnarelli firma con Still uno de los relatos más hermosos, poéticos y llenos de contenido de este número pese a su aparente simplicidad a todos los niveles. Como una moto es una divertidísima construcción visual y narrativa en apenas dos páginas y que, a pesar de esa brevedad, invita a ser releída una y otra vez. Núria Tamarit sigue desarrollando su particular universo personal, en lo temático y también en su particular estrilo de dibujo con la intrigante y oscura L’art d’empailler les oiseaux. Ultra Chef es una durísima y nada contenida crítica de Giménez a los reality shows, que tiene su punto fuerte en su lenguaje y en sus actos crudos y directos.

Con Vudú y Odontología, Fran Collado sigue explorando el surrealista universo de Lady Viernes. Fabrizio en el inframundo es una auténtica locura a todos los niveles, un relato que toca el surrealismo y concluye dejando al lector pensativo. Alexis Nolla mantiene el delirante humor de Yo y tú, que sabe encontrar el motor de sus chistes en el absurdo con el que se comportan sus protagonistas. Bea Tormo se incorpora a Voltio con Sábado con Ofelia, que crea una diveritdísima conexión con otro de los relatos del libro y que se antoja como el comienzo de una fructífera relación. El invencible Alanator, de Antonio Hitos, es quizá uno de los relatos más divertidos de esta entrega por la forma en que se resuelve su escenario de ciencia ficción. Dirt Art, de Wren McDonald, explora con acierto la ironía de la guerra desde un escenario de ciencia ficción. Kelsey yWroten convierte La falsa presa en una curiosa variación de los mitos vampíricos, con un potente bitono en el que destacan los rojos. Corvis, de Aroha Travé busca con acierto la empatía con el paria, con los dos que protagonizan su relato escolar. Y cierra el libro Búúú, de Ana Galvañ, apenas cuatro páginas que suponen una turbia pesadilla en blanco y negro. En tan pocas páginas, no se pueden reunir visiones tan distintas del mundo del cómic y con una perspectiva tan arriesgada de la narrativa en viñetas.

El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: