Cómic para todos

‘Los Campbell 4. El oro de San Brandamo’, de José Luis Munuera

portada_loscampbell4Editorial: Dibbuks.

Guión: José Luis Munuera.

Dibujo: José Luis Munuera.

Páginas: 56.

Precio: 14 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2017.

Cuando se tiene talento, es evidente que un mínimo borrón no va a empañar una trayectoria. Los Campbell es una de las sorpresas más agradables de los últimos años, una serie de piratas divertida e ingeniosa con la que José Luis Munuera se lo está pasando en grande y está haciendo que el lector disfrute, además a muy diferentes niveles. Pero el tercer álbum, ¡Raptado! (aquí, su reseña), dejó una sensación menos satisfactoria. Pues bien, el cuarto, El oro de San Brandamo, confirma que, si acaso, Munuera se había tomado un pequeño descanso para volver a tomar impulso. Es verdad que el final de aquella tercera entrega ya auguraba algo brillante en la siguiente, pero El oro de San Brandamo excede las expectativas que se pudieran tener, porque es un muy buen álbum. ¿La razón? Que sabe mantener las constantes más divertidas que Los Campbell ha mostrado desde su arranque, pero a la vez, y ahora sí, la historia progresa de una manera decisiva. No parece casual que eso coincida con el hecho de que Fanny, el personaje sobre el cual pivota todo el drama que hay contenido en la historia y que hace que los flashbacks sean formidables, tenga un protagonismo muy grande. Es, dentro de la gran colección de personajes que ha creado Munuera, el más atractivo, el más complejo. Y su presencia es capital para que esta serie sea tan bueno como lo es.

Ya en el primer volumen de Los Campbell, el elemento que hizo que la serie fuera algo más que una simple comedia de piratas fue la introducción de Fanny. Toda la familia es divertida, el entorno de aventuras es espléndido, pero en ese personaje estaba la clave. Era un misterio en sí mismo que debía aclarar muchas cosas sobre Campbell, sobre el Barón Inferno y sobre las niñas. Y poco a poco, Munuera ha ido ofreciendo al lector piezas de ese puzle. El oro de San Brandamo, en ese sentido, ofrece muchísimas. Muy jugosas. Vemos la aparición de Fanny en la vida de Campbell y cómo su relación pasa por diferentes estados, desde la pasión inicial a la preocupación o incluso los celos. Vemos el nacimiento de las pequeñas, vemos la relación que entabla la pareja con El Turco y la razón de que su final sea tan importante. Pero vemos, sobre todo, cómo el pasado, narrado en flashbacks espléndidos, tiene un reflejo tan importante en el presente. Y ahora da cierta pena que las últimas palabras de Munuera en este álbum sean la premonición de que el próximo será el gran final de la serie, porque el tono se ha recuperado hasta los mejores niveles de las dos primeras entregas. Es todo un mérito que el autor haya sido capaz de colocar una historia compleja y profunda debajo de un envoltorio tan divertido y aparentemente juvenil.

En eso, una vez más, hay que destacar el siempre sobresaliente dibujo de Munuera. Su caricatura es brillante. Es lo que le permite introducir auténticas perlas que encajan a la perfección en el género de piratas sin que parezcan salirse de lo que cabe esperar en un cómic para lectores de todas las edades. En ese sentido, lo tiene todo: diseños imaginativos, piratas forjados con una diseño excelente, una divertida aventura por los cuatro costados. Pero eso, siendo lo más visible, no puede ni debe ocultar la brillante capacidad de Munuera como narrador, que es lo que al final hace de Los Campbell es una obra espléndida. Es impresionante la manera en la que captura instantes divertidos, como los de las aventuras de Fanny, Campbell, su hermano y El Turco en una sola página para cubrir un amplio espacio de tiempo, o la de transmitir tantas emociones, y tan complejas para un tebeo de esta naturaleza, únicamente con las miradas de sus personajes (sí, de nuevo destaca la de Fanny cuando Campbell se lanza al mar y ella ha de quedarse atrás para cuidar de Ítaca). El acabado de Los Campbell ya hacía irreprochable el cómic incluso cuando el guion era algo menos brillante. Pero es que cuando encima en ese punto también destaca Munuera, como en El oro de San Brandamo, solo queda ponerse en pie, aplaudir y pedir más.

Dupuis publicó originalmente este cuarto álbum de Les Campbell, L’or de San Brandamo, en junio de 2016. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 enero, 2017 por en Cómic, Dibbuks, Dupuis, José Luis Munuera y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 227 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: