Cómic para todos

‘Superlópez. El trastero infinito’, de Jan

mh-181-superlopezEditorial: Ediciones B.

Guión: Jan.

Dibujo: Jan.

Páginas: 48.

Precio: 12,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Enero 2017.

Ha llegado un punto en el que es difícil evaluar las aventuras de Superlópez. Jan, como Francisco Ibáñez con Mortadelo y Filemón, ha sido capaz de sobrevivir al paso de los años, de ir ofreciendo nuevos álbumes de su personaje y de que siempre haya elementos que merece la pena elogiar en cada historia que llega a las librerías. El trastero infinito no es ninguna excepción, aunque sí se puede lamentar que su punto de valentía en la crítica social quede algo difuminado en una historia más tópica, con la suficiente diversión para seguir disfrutando con la imaginación que despliega el autor para dar forma a las vivencias del superhéroe patrio por excelencia pero con algo de tópico reiterado que resta trascendencia al resultado final. El trastero infinito es, de partida, un buen álbum de Superlópez, uno que encaja en fondo y forma con lo que se puede esperar de Jan, pero al que también le falta algo de atrevimiento para que sea lo que podría haber sido de consolidar la propuesta en sus diez primeras páginas. Como el objetivo es otro, llevar a Superlópez a un enfrentamiento con uno de sus enemigos clásicos, Escariano Avieso, y a introducir una peculiar raza alienígena que se quiere hacer fuerte en la Tierra, esa pincelada queda como el detalle más agradecido de un álbum que empieza francamente bien y que después acaba transitando caminos ya conocidos.

Siempre es divertido ver a un personaje como Superlópez, con poderes heredados de Superman, enfrentarse a un problema que no va a poder resolver con sus habilidades sobrehumanas. Eso es lo que sucede cuando Jan plantea un escenario en el que se cae Internet, el acceso a las redes sociales se corta bruscamente, la televisión digital desaparece y el caos se apodera de nuestras vidas virtuales. Jan, que hasta lleva a Superlópez a entrevistarse sin éxito con el Gobierno para ver cómo demonios solucionar este entuerto, renuncia por desgracia a seguir por esa línea, no profundiza en su crítica social, como sí hizo por ejemplo en La montaña de diamantes (aquí, su reseña) y se dirige a un camino más rutinario. Simpático, eso sí, porque Superlópez siempre ofrece algo en esa línea, pero con un alcance menor del que podría haber tenido. Quedan divertidísimos momentos como la pareja que camina casi de la mano y hablando entre ellos por Whatsapp o que quedarse sin fútbol por televisión sea lo que hace que Superlópez se enfrente a esta nueva amenaza, incluso el simple gusto de ver al superhéroe protagonista luchando contra unos curiosísimos alienígenas a los que no puede tocar, porque Jan, en el fondo, siempre sabe cómo mover a su creación, incluso aunque las historias no siempre lleguen tan lejos como podrían haber ambicionado.

Como el plano social acaba arrinconado en las primeras páginas de El trastero infinito, el principal reclamo de lo que falta a partir de ese instante es disfrutar viendo a Superlópez. Jan, como de nuevo hay que decir que le sucede a Ibáñez, no necesita innovar en lo que ya funciona desde el principio. Si acaso, se puede destacar en esta nueva aventura la inclusión de estos personajillos que proceden de otra galaxia, de La Muy, Muy Lejana (¿hace falta aclarar a qué hace referencia Jan con este guiño…?), y del divertido efecto visual que genera el rayo que disparan sus armas, o incluso que el autor nos deleite con una página que acontece en escenarios reales de Madrid y no esa Barcelona de ficción en la que vive Superlópez y que Jan transformó en Parchelona. Por lo demás, en El trastero infinito, un título algo extraño, encontramos la misma diversión, el mismo estilo visual, gags muy parecidos. Un álbum más, que quizá nos recuerda lo difícil que es mantener la frescura con un personaje que tiene tantos años y con un ritmo de publicación cada vez más elevado para Jan, que escribe y dibuja los álbumes en solitario del personaje y también se encarga de ilustrar los del Supergrupo que escribe Efepé. No es poco seguir leyendo más y más de Superlópez y la diversión siempre está ahí, pero se puede pedir algo más.

El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 enero, 2017 por en Cómic, Ediciones B, Jan, Superlópez y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: