CÓMIC PARA TODOS

‘Procyon 4. Planeta Cretácico’, de Ricardo Machuca

procyon4_portada_rgbEditorial: Dibbuks.

Guión: Ricardo Machuca.

Dibujo: Ricardo Machuca.

Páginas: 128.

Precio: 16 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2016.

Llegados a este cuarto volumen, Procyon es ya una de las series del momento y hay que decirlo claramente, porque da la impresión de que no se le está haciendo justicia a uno de esos cómics que saben mezclar la inteligencia narrativa con la diversión momentánea de una manera difícilmente igualable. Ricardo Machuca lleva ya ¡más de tres años! construyendo una intriga deliciosa, formidable y audaz, un complejo juego de referencias y detalles que siempre van a acabar teniendo su importancia, y por el camino se va permitiendo el lujo de trufar su relato de homenajes y diversiones personales que, por fuerza, acaban siendo también guiños cómplices al lector. ¿Quién puede resistirse, de verdad, a una buena historia de dinosaurios? Pues con el clarísimo referente del Parque Jurásico de Michael Crichton y Steven Spielberg, Machuca coloca a los protagonistas de su historia en otro punto trepidante y divertido, en el que parpadear es un delito y no recrearse en cada viñeta tiene muchos más riesgos que el de no apreciar el buen dibujo cartoon de su autor. Porque, y esa es la gracia de Procyon, absolutamente todo cuenta. Leer las notas que acaban a este volumen tendría que ser la confirmación definitiva de la genialidad de la obra para quien a estas alturas todavía no se haya dado cuenta de la brillante propuesta de esta serie.

El juego de Machuca es tan apasionante que arranca desde las citas que abren cada volumen, que más que una introducción a lo que vamos a leer es ya una invitación a reflexionar sobre todo lo que vamos a ver, sobre la brillante construcción que hace el lector no ya de cada episodio sino de toda la obra en su conjunto. Lo realmente llamativo del trabajo de Machuca es que esa delicada arquitectura no se lleva por delante la diversión del momento. Procyon es una serie muy divertida, mordaz en sus diálogos, trepidante en su acción y, ojo, auténtica ciencia ficción que se atreve a explorar temas muy complejos del género sin ningún miedo y sin pensar que su estética o la cercanía de los personajes va a restar un ápice de trascendencia a sus temas. De hecho, su narración es tan calculada que el lector acaba convirtiéndose casi en un personaje más, en otro de los sujetos que se va sintiendo sorprendido, casi abrumado, por las revelaciones que van dando forma al relato. Y si entre medias Machuca es capaz de pasárselo bomba con ese argumento tan manido como indudablemente eficaz como los dinosaurios, es que estamos hablando de un trabajo formidable. No hay por qué negarlo o restarle méritos, porque Machuca está, con cada volumen, incitándonos a que nos leamos otra vez la serie entera y desde el principio.

Hacer eso, además, con semejante personalidad en el dibujo, es un logro sobresaliente. Porque los temas, que no tanto la ejecución o los diálogos, son ciencia ficción pura y dura. Pero Machuca es fiel a un estilo que acepta como un elemento indispensable el humor. Es verdad que eso hace que alguna que otra viñeta tenga un aspecto algo extraño, sobre todo en algún ataque de los dinosaurios, pero en general es tan eficaz y divertido que eso da igual. Porque el trazo limpio del autor y la deliberadamente descompensada morfología de los personajes, con piernas más cortas de lo que la realidad impone, no oculta que hay un trabajo de diseño formidable y muy carismático, que Cinco-Patos se ha convertido en uno de esos personajes maravilloso a los que hay que seguir hasta el final y con cada sutil cambio de vestuario que le otorga Machuca. Planeta Cretácico es, a su manera, la confirmación de que el creador de este universo está jugando con el lector a su antojo, proponiéndole una obra con muchos y variados niveles de disfrute, desde el más sencillo hasta el que exige un gran ejercicio de la memoria, pasando por el que convierte las referencias en elementos indispensables para disfrutar plenamente de la lectura. Por eso no queda más remedio que rendirse ante los incontables logros de Procyon y esperar el siguiente volumen.

El contenido extra lo forman los habituales anexos que explican algunos aspectos del mundo de Procyon.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 enero, 2017 por en Cómic, Dibbuks, Ricardo Machuca y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: