CÓMIC PARA TODOS

‘Black Crow. El tesoro maldito’, de Jean-Yves Delitte

black-crow-baixa-3Editorial: Yermo.

Guión: Jean-Yves Delitte.

Dibujo: Jean-Yves Delitte.

Páginas: 144.

Precio: 34 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2016.

Con los cómics de Jean-Yves Delitte no hay duda posible. Al firmarlos siempre con la apostilla de que se trata del pintor oficial de la Marina y de un miembro titular de la Academia de las Artes y las Ciencias del Mar, parece evidente que el deleite visual está garantizado con cada uno de sus relatos ambientados en momentos históricos del pasado, con grandes navíos y escenarios exóticos. En este sentido, Black Crow no sólo no es una excepción, sino que más bien parece ser el punto más álgido de su arte narrativo. Quizá menos espectacular en lo visual que Belem (aquí, su reseña), pero con una historia mucho más trabajada que en la algo errática Neptuno (aquí, su reseña), el conjunto de este primer integral de Black Crow acaba convirtiéndole en el cómic más satisfactorio firmado por Delitte de entre los que hemos visto por estos lares y hasta este momento. En este caso, el escenario es el final del siglo XVIII, en plena Guerra de la Independencia de los Estados Unidos y con un protagonista que aúna aspectos de las culturas indígenas, a los que pertenece inequívocamente su aspecto, y de las aventuras de piratas y corsarios. La mezcla, además con una buena evolución entre los tres álbumes que componen este volumen, no sólo funciona, sino que además se va enriqueciendo con el cambio de escenario de los dos álbumes que cierran el libro.

La colina sangrienta sirve como una espléndida presentación del personaje. Es verdad que, por momentos, se puede acercar a los aspectos más rutinarios de cualquier álbum en el que se introduce a un protagonista del carisma de este Black Crow, pero al mismo tiempo Delitte se las arregla para dejar muchos elementos para la imaginación del lector puesto que no hay un relato sobre el pasado que cierre todas las posibilidades, y porque se introduce un elemento muy singular cuyo misterio sólo se desvela en las páginas finales. Con ese detalle, Delitte se gana al lector, al que busca una historia más allá de la contemplación de un dibujo brillante. Ese aspecto es el que permite entrar mucho más interesado e intrigado en el díptico que forman El tesoro maldito, que es el álbum que da nombre a este volumen integral, y El árbol del holandés. Curiosamente sus grandes aciertos en el primer álbum los aparca por algunas páginas para dar una variedad a las aventuras de su protagonista que se acaba agradeciendo mucho. Así, cuando Delitte vuelve a interesarse por el pasado de Black Crow, con formidables flashbacks en tonalidades diferentes para que no haya duda, el deleite es todavía mayor. La aventura es algo menos precisa que en el álbum que inaugura la serie, pero los aciertos superan en todo momento a los puntos débiles.

Y a eso, claro está, se une el muy acertado dibujo de Delitte. Es verdad que le puede faltar algo de dinamismo en las escenas en las que el movimiento es esencial, pero la forma en la que captura la realidad es tan brillante que no hay daño alguno. Se presupone, por la presentación con la que se iniciaban estas líneas, la que abre cada volumen firmado por el autor, una excelencia a la hora de dibujar barcos. Eso es una constante en todos los tebeos de Delitte. Pero al mismo tiempo, es también un espléndido creador de paisajes. Eso le sirve en este integral para demostrar que es algo más que un ilustrador de barcos. Y como el resultado en ese terreno, también en la ambientación que genera con las luces, es igual de brillante que la maestría que luce en sus puntos fuertes, Black Crow puede considerarse, efectivamente, como el mejor cómic que ha dibujado Delitte hasta la fecha. A eso ayuda, por supuesto, que ha sabido crear un protagonista muy carismático y bien diseñado, que pese a su extravagancia visual encaja a la perfección en el mundo histórico que tanto le gusta recrear al autor. Dentro de la categoría en la que se mueve esta obra, la del BD de corte histórico y aventurero, va a ser difícil que defraude al lector. Ofrece exactamente lo que promete y lo hace de una manera bastante notable.

El volumen incluye los tres primeros álbumes de Black Crow, La colline de sang, Le trésor maudit y L’Arbre aux Hollandais, publicados originalmente por Glénat en mayo de 2009, el mismo mes de 2010 y noviembre de 2011. El único contenido extra son las portadas originales de Jean-Yves Delitte.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 enero, 2017 por en Cómic, Glénat, Jean-Yves Delitte, Yermo y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: