CÓMIC PARA TODOS

Entrevista con Mark Buckingham sobre ‘Fábulas’

mark-buckinghamFábulas está necesariamente entre las series de cómic más influyentes de las últimas décadas, es parte esencial del universo Vertigo y uno de esos títulos que merece la pena leer de principio a fin. Por eso, la oportunidad que nos ofreció ECC de entrevistar a su dibujante principal, Mark Buckingham, aprovechando su presencia en la reciente edición de Expocómic, fue todo un lujo para nosotros. No tuvimos tiempo para hacerle muchas preguntas, pero sus respuestas fueron tan sinceras, genuinas y elaboradas, que sentimos que el tiempo quedó muy bien aprovechado. Esto es lo que nos contó este excepcional autor.

Vamos a hablar sobre todo de Fábulas. Aunque sea la criatura de Bill Willingham, creo que nadie puede separar tu nombre de su éxito. Es divertido, porque no fuiste el primer dibujante que vimos en la serie…

De hecho, sí fui el primer dibujante de la serie (risas). El problema, bueno, no el problema, el hecho de que cuando me ofrecieron Fábulas, y fue muy pronto, en cuanto Bill comenzó a escribir la serie, fue cuando Shelley Bond, la editora, contactó conmigo para hablar de ella. Bill y yo habíamos trabajado anteriormente en Marv Pumpkinhead, Agent of D.R.E.A.M., y Shelley pensaba que hacíamos un gran equipo y quería que siguiéramos trabajando juntos. En aquel momento yo era el ilustrador principal de Spiderman, con Paul Jenkins, y no esperaba dejarlo, estaba disfrutando mucho con aquel proyecto. Así que le dije a Shelly que pensaba que no podría hacerme cargo de una serie regular, pero que me encantaría hacer un arco. Aunque creo que eso le molestó a Bill, Shelley me dijo que tenía dos historias, la primera es Murder Mystery in Manhattan, y la segunda es The Animal Farm, me dijo que me mandaba las propuestas de ambas para que lo pensara. Normalmente, para un ilustrador, para cualquiera que quiera hacer carrera en los cómics, la regla número uno es que hay que hacer el primer arco de cualquier serie y después puedes hacer cualquier otra cosa, pones tu marca en esa serie y todo el mundo te asociará para siempre con su comienzo, y ya está. En mi caso, lo que buscaba era algo diferente de lo que estaba haciendo en Spiderman, y no quería dibujar más calles de Manhattan y perfiles de edificios, quería hacer algo diferente, y sobre todo quería dibujar a los animales en la granja. Todo lo que quería dibujar estaba reunido en ese cuento, y había muy pocas personas, sólo tenía que dibujar a dos hermanas guapas, y eso era todo. Así que pensé que esa era la historia para mí. Me lo asignaron, me dijeron que sería el dibujante de Rebelión en la granja y tuvieron que buscar a otra persona, así que se pasaron un par de meses hablando con diferentes dibujante y acabaron escogiendo a Lan Medina para esa primera historia. Lan y yo trabajamos en esos dos arcos de manera conjunto, el hizo el número 1 y yo hice el número 6 y nos enviaban el trabajo del otro. Yo diseñé el camión que iba a la granja y los cerdos, Lan interpretó eso en su historia y yo veía lo que él hacía. Traté de dejar que él encabezara el camino en los personajes humanos, para que fuera fiel, pero la granja… Eso era todo mío (risas), ese es mi mundo, mi contribución a la serie. Y el hecho es que llegué al final de ese arco y me había enamorado tanto de la serie, de los personajes, estaba pasándomelo tan bien trabajando con Bill que no quería parar. Bill nos dio la biblia, hizo imágenes de Blanca, de Lobo, del Rey Cole, de Príncipe Encantador, de Barba Azul, de Rosa, para que viéramos cómo eran los personajes principales de la serie, nos dio planes, escenarios de calles para que viéramos cómo debía ser Villa Fábula… Tenía una visión muy clara de lo que tenía en la cabeza. Creo que Bill en aquel momento tenía la esperanza de que en algún momento él también sería el dibujante de la serie, o ilustrar algunas de las historias. Pero adoptaron un enfoque parecido al de Sandman, en el que hubiera diferentes dibujantes que hicieran los diferentes arcos, y que algunos tuvieran la posibilidad de regresar, así que pensé que yo podría regresar en algún momento. Pero, como he dicho, me enamoré tanto de ese mundo… Especialmente porque la parte de la Granja era algo que Bill no había pensado tanto como la parte de Nueva York, así que fue mi oportunidad para crear ese escenario, diseñé la granja y sus alrededores, creé el aspecto de muchos de esos personajes, y se convirtió en algo muy importante para mí, fue una de mis primeras oportunidades de verdad para convertirme en un diseñador de mundos en el cómic. Con frecuencia en el pasado yo me había sumado a algún proyecto y la mayor parte de los detalles ya estaban establecidos. Y yo no quería dejarlo. Pregunté si podía quedarme y convertirme en el dibujante regular. Así que tenemos esta curiosa situación, en la que parece que fui el dibujante que llegó después de Lan, pero en realidad yo siempre fui el artista regular aunque no lo supiera (risas).

Ya me has hablado de la Granja como tu parte favorita de Fábulas, pero con qué arco te quedarías?

Bueno, más allá de Rebelión en la granja, El buen príncipe siempre fue muy importante para mí. Creo que fue el momento en el que probablemente estaba más satisfecho con mis dibujos para la serie. La historia se había convertido en algo un poco más épico y fue el momento adecuado para mí, porque mi estilo había ganado en fuerza y dinamismo, y podía manifestarse dibujando ejércitos, grandes páginas dobles, imágenes muy poderosos. También tengo un afecto muy profundo por Papamoscas. Es una historia muy conocida, Papamoscas originalmente iba a morir en La marcha de los soldados de madera, porque Bill pensaba que era un personaje gracioso, hacíamos bromas sobre que comiera moscas y eso era todo, no había más por detrás, pero yo siempre sentí que había algo realmente importante en ese personaje, que era el auténtico inocente en toda la comunidad de las fábulas, que había algo muy especial en él, que su lugar en la comunidad era mucho más relevante de lo que nadie podía esperar. Bill le dio una vuelta al personaje. Es muy valioso para mí, hay mucho de mí en el personaje de Papamoscas, en la forma en que evolucionó, y creo que fue el primer personaje que ayudé a desarrollar. El punto en el que de verdad hago el cómic como algo propio es la primera aparición de los tres amigos juntos, Papamoscas, Chico de Azul y Pinocho, sutilmente cambié la apariencia de esos tres personajes en ese instante. Ahí es cuando realmente me di cuenta de que había asumido la serie como propia. Esos tres tienen una gran importancia para mí, la historia de Chico de Azul es vital para mí y descorazonadora cuando llegamos al final. Y con Pinocho, la primera historia que escribí para la serie fue la suya. Y otra que es muy importante para mí es Cachorros en la tierra de los juguetes. Hubo muchas aportaciones mías en esa historia, era un cuento muy oscuro pero muy importante porque trataba de la familia, de las relaciones entre hermanos, era muy personal para mí, puse mucho de mí en ella. La otra que es muy importante para mí es la que escribí en Fabulosas¡El clamor por el glamour! (aquí, su reseña), porque esa fue una oportunidad para regresar a la granja y a esos personajes con los que contribuí al universo de Fábulas, porque me permitió contar finalmente su historia anterior. El hecho es que no se había explotado antes porque Bill no conocía esa historia, no eran sus personajes, lo que me dio la opción de meterme en eso y hacerlo propio.

Ya me imaginaba antes de empezar la entrevista que Fábulas era algo muy importante para ti, y me lo estás confirmando con lo que me cuentas, así que me pregunto cómo te sentiste cuando Bill te dijo que Fábulas se acababa, que el número 150 era el último.

Muy triste. Había una parte de mí que no podía decidir si estaba feliz o decepcionado, porque por un lado sentía que era un buen momento para que paráramos. No que pensara que no había más historias que contar, porque las hay, y hubo un momento en el que Bill y yo hablamos de hacer 300 o más números de Fábulas, seguir para siempre. Pero también sentía que era el momento adecuado, porque se notaba que estábamos cerrando el círculo, estábamos volviendo al tema central de la relación de Blanca y Rosa. Teníamos la sensación de que era el momento de cerrar la historia, o al menos esta fase en la serie. A veces es una buena idea dar un paso atrás, dejar que todo el mundo aprecie y evalúe lo que ha experimentado ese viaje, y darnos a nosotros el tiempo para decidir qué paso vamos a dar si así lo queremos, mejor que seguir adelante. Además, el momento para mí fue muy bueno porque en mi cabeza, durante los últimos cuatro o cinco años de Fábulas, estaba el deseo de volver a Miracleman. En 2009 Marvel anunció que iba a publicarla, y sabía que en algún momento había que dejar Fábulas por algunos meses o un año para hacer la otra serie, y eso me preocupaba porque la verdad es que no quería alejarme de Fábulas durante tanto tiempo, y no estaba seguro de si iba a estar cómodo rompiendo la estancia en Fábulas, pasando a ser el dibujante de Miracleman y después regresando a Fábulas, y cómo me afectaría eso como dibujante. Y fue entonces cuando Bill me anunció que en dieciséis meses acabábamos. Me dio un objetivo, porque entonces parecía obvio que Miracleman no iba a arrancar antes de que llegáramos a ese punto, por lo que podía centrar todas mis energías en hacer que ese algo más de un año final de Fábulas fuera realmente especial y en escribir esa historia que siempre quise hacer en el spin-off. Bill y yo nos sentamos, estábamos en una convención en Seattle, y pasamos varios días juntos después, en un pequeño retiro en la frontera con Canadá, en un lugar muy remoto, con grandes árboles, ballenas en el mar a nuestro alrededor, en un lugar maravilloso para perdernos en nuestros pensamientos, lo que nos permitió hacer un plan muy cuidado sobre lo que queríamos hacer, con qué historias queríamos cerrar, a qué tramas queríamos referirnos antes de finalizar esta fase de la serie, qué personajes necesitamos tener en Fabulosas, cuáles en la serie principal… Fue un momento de reflexión muy cuidada para ver cómo podíamos ayudar a la historia y cerrar la historia. Fue un momento muy especial para mí. Fue una oportunidad para finalizar la serie de una manera muy bien planeada, nada que ver con que nos anuncien que una serie finalice dentro de un mes y que nos digan que hay que cerrar la historia ahora. Tuvimos tiempo.

Hemos hablado por supuesto de Fábulas, con Bill Willingham, has mencionado también Miracleman y Sandman, de Neil Gaiman. Si Neil Gaimen y Bill Willingham fueran el mismo escritor, ¿qué clase de historia crees que crearía y cuál podría ser tu contribución?

¡Oh, Dios mío! Esa es una pregunta muy interesante… Tienen acercamientos muy diferentes para contar historias. Los dos se centran mucho en las relaciones, en historias personales. Creo que Bill es muy bueno en el drama, la aventura, y le encanta el humor también, aporta mucha comedia a sus historias. Neil tiene que ver más con la intimidad, con las conversaciones, hay algo increíblemente natural en la forma en la que Neil escribe. Me he reunido con Neil en los últimos meses y hemos dado forma a los nuevos números de Miracleman. Me daba cuenta cuando hablaba que Neil es sus personajes, según habla puedo decir que es la voz de todos sus personajes en el libro, que están fluyendo de manera inmediata, dice los diálogos según se imagina la historia. Bill también es muy sólido en la construcción de argumentos, se mueve en una dirección muy clara en sus historias y hacia dónde va. Probablemente sería una historia muy dramática, un cuento con elementos delicados e íntimos. Puede ser una combinación muy interesante. ¡No tengo ni idea de cómo podría contribuir a eso! Haría lo que habitualmente hago y confío en que saliera bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 enero, 2017 por en ECC, Entrevista, Fábulas, Mark Buckingham y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: