CÓMIC PARA TODOS

‘El atentado’, de Loïc Dauvillier y Glen Chapron

atentado_el_alianza_2015Editorial: Alianza.

Guión: Loïc Dauvillier.

Dibujo: Glen Chapron.

Páginas: 160.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2015.

No hay maneras fáciles de abordar un conflicto tan enquistado, intrincado y con tantas ramificaciones como el de Israel y Palestina. El atentado no es fácil. El cómic, basado en la novela de Yasmina Khadra, es un auténtico puñetazo en el estómago que, como sucede en la realidad, no ofrece respuestas. No saldremos de la lectura de esta adaptación de Loïc Dauvilier y Glen Chapron con las claves para dilucidar cuál es la solución. Ni siquiera si hay buenos y malos en esta historia desgajada de una cruda realidad. Pero sí saldremos de ella sabiendo algo más de las facciones que están en disputa. Sabremos algo más del conflicto. Conocemos detalles que nunca salen en las noticias. Atisbaremos los porqués de muchos comportamientos, incluso de los que puedan parecernos irracionales. Y entenderemos que la violencia rara vez tiene su origen en un sinsentido. Se comportan o no las causas, las hay. Y eso El atentado lo comprende. Ni justifica, ni glorifica. Pero expone. Por eso es una lectura tan compleja, porque apuesta por una búsqueda de paz y tranquilidad interior, de respuestas personales, que queda dramáticamente inconclusa. Porque en una espiral de violencia como esta, no hay fin posible. No lo hay en la realidad y tampoco tiene por qué haberlo en la ficción que narran Dauvilier y Chapron.

El punto de partida de El atentado es, sencillamente magistral. Dauvillier, es de presumir que como Khadra en su libro, encuentran un protagonista que está en el centro del conflicto, Amín Jaafari, un cirujano israelí de origen palestino que trabaja en Tel Aviv cuya esposa muere en un atentado y enseguida la policía cree que ella ha sido la suicida que se ha inmolado para provocar la masacre, ante la incredulidad de su marido. La novela gráfica, como la novela, hablan de cómo estalla una burbuja de confort inestable que una persona como Amín ha sabido construir en el escenario más improbable. Habla de verdades y de engaños. De creencias y de ilusiones. Habla, efectivamente, de un conflicto que consume horas de informativos y toneladas de páginas de medios digitales e impresos pero del que, en realidad, no sabemos tanto. No lo sabemos porque se nos escapa, precisamente, lo que nos detalle Dauvilier con una precisión aplastante, su componente humano. Esa es la fuerza de esta historia, que no se desarrolla en los despachos sino en la calle, que no busca teorías sino sensaciones, que no obliga a escoger bando por las creencias sino que motiva la empatía precisamente por ser su protagonista un hombre perdido por enfrentarse a un escenario que necesita comprender y que está dispuesto a todo para conseguirlo.

Para que la apuesta de El atentado sea creíble, el aspecto gráfico era esencial. Se agradece que Chapron no se haya lanzado a un estilo excesivamente realista, porque eso habría podido restar emoción al resultado final. Y se agradece que tampoco se haya decantado por algo demasiado irreal porque, al fin y al cabo, se pretende hablar sobre algo que está sucediendo de manera frecuente en la vida real. Quién sabe cómo habría sido esta novela gráfica de haber escogido cualquier otro estilo, pero la sensación que queda después de recorrer sus páginas es que hay muchísimos aciertos, que Amín es cercano, que el peligro se siente en cada esquina, que Tel Aviv y los demás escenarios parecen sacados de una pesadilla tanto como de un informativo o un documental. No le hace falta un detallismo exagerado en los fondos o en los lugares en los que se mueven los personajes para que se puedan prácticamente tocar. Y, desde luego, El atentado triunfo desde sus aspectos más íntimos. El conflicto interior de Amín, sus dudas y resoluciones son algo esencial para que la obra logra todo lo que se propone. No es una obra definitiva sobre el conflicto palestino-israelí, ni pretende serlo. Pero es una que abre la mente y conmueve al corazón, que se acerca a algo tan grande que parece ya ininteligible desde un caso tan concreto y humano que imposible que no sobrecoja.

Glénat publicó originalmente L’Attentat en septiembre de 2012. El libro no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 enero, 2017 por en Alianza, Cómic, Glénat, Glen Chapron, Loïc Dauvillier y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: