CÓMIC PARA TODOS

‘Superbarna. Primeras torpezas’, de Toni Kudo

superbarnaEditorial: Letrablanka.

Guión: Toni Kudo.

Dibujo: Toni Kudo.

Páginas: 64.

Precio: 6 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Noviembre 2016.

Cierto es que no hay género que se resista a una buena parodia, pero puede que pocos se presten tanto como el cómic de superhéroes. Quizá sea por algún motivo derivado del hecho de que durante tantos años mucha gente haya pensado que estamos ante un arquetipo pensado para los más pequeños. O por sus muchos clichés. O porque sus coloridos disfraces siempre han parecido ser algo imposible de plasmar de forma realista, aunque tengamos sobrados ejemplos de lo contrario. Superbarna. Primeras torpezas, no hay duda, es una parodia. Muy sencilla en su dibujo, que obedece a su origen digital y gratuito, algo que sí se deja notar en el salto a la edición impresa, pero también una bastante apreciable y divertida. Toni Kudo parece un fan del género. Y quizá por eso sabe reírse de él con tanta gracia y hasta mala leche, porque en el fondo el fan es quien mejor ha sabido ver los fallos, lugres comunes y aspectos más ridículos del género. No hay grandes pretensiones en Superbarna, en las aventuras de Woman, alter ego femenino de Álex, un friki sin trabajo que obtiene sus poderes por la caída de un rayo mientras diseñaba al personaje en el que se convierte para un videojuego. Pero, sin haberlas, si toca temas curiosamente trascendentes. No hace falta decir nada más que su primer villano es un reportero que ha descubierto su identidad secreta.

No hay nada de malo en reírse del cliché, y ese es el objetivo evidente que persigue Kudo en Superbarna. Se ríe de la percepción social del friki como joven sin trabajo, se ríe de esa cuarta pared que cuando se rompe parece algo tan intelectual y a la altura de los autores más geniales, se ríe del mismo concepto de la superheroína sexy que predomina en el género, e incluso de la utilidad y la necesidad de la identidad secreta, aunque también de otros elementos más propios de la sociedad actual como el amarillismo de los medios y la idiotización televisiva. ¿Con profundidad? No, pero es que tampoco lo busca. Superbarna es un tebeo para pasar un rato ameno, para despertar sonrisas y para encontrar bromas ocultas (en realidad, bien a la vista) que hagan que el lector piense en determinados cómics y sus derivados, como el disfraz spidermanesco del supuesto villano de la historia, el batmaniaco cliffhanger del volumen o referencias visuales a Superman, Old Boy (aquí, reseña de su primer libro los Vengadores. Sus ganas de reírse de todo aportan una frescura evidente, aunque es también su mayor limitación. No se trata de llevar superhéroes a Barcelona, sino de parodiar todo lo parodiable, hasta el escenario habitual en el que se mueven los personajes con mallas. Y si para eso tienen que sobrevolar el Camp Nou, lo hacen, por supuesto.

A nivel gráfico, Superbarna tiene dos características claras. Por un lado, una influencia manga evidente. No tanto en el diseño de los personajes sino en la comedia que utiliza Kudo y llevar el slapstick al terreno de las historietas japonesas para todas las edades. Por otro lado, una sencillez enorme a la hora de dibujar, en general pero sobre todo en cuanto a los fondos, muchas veces inexistentes. Eso es, probablemente, el mayor obstáculo del cómic para llegar a un público amplio, porque se puede entender como el mejor enlace a su origen digital y gratuito que casi supone un choque con la voluntad expresada ya desde la primera página de ubicar las aventuras de Woman en un trasunto de Barcelona rebautizado como Barna City para parecerse a las grandes metrópolis del cómic norteamericano. Puede, en todo caso, que la diversión que proporciona Superbarna tenga también parte de su razón de ser en su aspecto sencillo, aunque también queda la sensación de que podría ser un cómic más completo de haber aportado algo más en este sentido. Pero, claro, estamos ante un tebeo que se titula Primeras torpezas y cuyo protagonista, cual Masacre, rompe continuamente la cuarta pared, así que bien podemos pensar que somos partícipes de una broma tan inmensa en sus resultados como modesta en su planteamiento. Y el caso es que tiene gracia.

Superbarna vio la luz originalmente en Internet, en la página de Facebook de Toni Kudo. El contenido extra lo forman una introducción de Pere Olivé y las portadas originales y alternativas de Toni Kudo, Nacho Fernández, José Sénder, Luis Continente y Raf Enza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 diciembre, 2016 por en Cómic, Letrablanka, Toni Kudo y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: