Cómic para todos

‘El Ocultista’ 2, de Tim Seeley y Mike Norton

el-ocultista-vol-2-a-las-puertas-de-la-muerteEditorial: Aleta.

Guión: Tim Seeley.

Dibujo: Mike Norton.

Páginas: 136.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Septiembre 2016.

Si el primer número de El Ocultista (aquí, su reseña) dejó dudas más que razonables, el segundo es un gran paso adelante. Tim Seeley y Mike Norton han abandonado todas las flaquezas que comporta contar una historia de origen que no se alejaba demasiado de los tópicos para, ahora sí, expandir admirablemente el universo imaginado por Mike Richardson, mandamás de la editorial que publica la serie, Dark Horse. Esa expansión, además, llega por todos los lugares posibles, lo que hace que este segundo volumen sea superior, con creces, al que sirvió para abrir la serie. Primero, en el desarrollo del personaje protagonista, tanto en lo personal como en su papel de protector de los reinos de los vivos y de los muertos. Después, hilando con eso, en su mundo, que ahora sí convence. También por la introducción de secundarios formidables, que complementan lo que ya vimos en el primer volumen con mucha inteligencia. Y finalmente creando una trama que reúna todo lo anterior de una manera satisfactoria, que incluso con una resolución algo predecible sí consigue entretener sin complejos. A pesar del dubitativo arranque de la serie, este segundo volumen supone un clarísimo avance, notable además en el trabajo de los dos autores involucrados, tanto por el guion de Seeley como en el dibujo de Norton.

Hay bastante habilidad en la forma en la que Seeley parte de lo rutinario, en realidad las primeras páginas de este segundo volumen de El Ocultista que vienen a mostrar un claro continuismo con lo visto en el primero, a una historia mucho más atrevida. Cuando Rob, el protagonista, comienza a relacionarse con un grupo de jóvenes que disfrutan acercándose a las puertas de la muerte de manera literal, la historia crece. Lo hace, y ahí viene el gancho que conecta con todo lo anterior, en la figura de Luka, una chica que, por supuesto, atrae a Rob y le hace replantearse la relación que mantiene con Anna, la detective a la que ayuda ocasionalmente y por la que cree tener sentimientos más profundos que piensa que ella no comparte. La faceta de culebrón funciona porque Luka y Anna son, literalmente, representantes de mundos diferentes. Y ambas están muy bien escrita. Rob también, porque Seeley ahora sí es capaz de mostrarle como lo que es, un aprendiz de unas artes oscuras y extrañas que le llevan a mundos que no comprende. Ya nada es tan fácil como lo pareció en el primer volumen y por eso la historia es mucho más atractiva, incluso aunque, en realidad, sea más bien el clímax de los temas abiertos en aquella aventura inaugural. Como entonces, se avanza en la historia con facilidad, pero ahora con un regusto mucho más dulce y atractivo.

Para continuar con la mejora con respecto al primer número, Mike Norton claramente mejora el dibujo de Victor Drujiniu. Recordando que aquel tenía sus aciertos, la verdad es que Norton logra un producto con un acabado mucho más completo. Las dudas, si es que las puede haber, se despejan con la doble primera aparición de Luka, sobre todo con la segunda de ellas. Los efectos fantasmales que dibuja Norton son espléndidos, muy probablemente lo mejor que tiene que ofrecer el trabajo de Norton, y con ellos logra el ilustrador convencer a quienes de verdad necesitan que El Ocultista sea un cómic de género capaz de entusiasmar desde sus elementos más característicos. Sus personajes son buenos y carismáticos, empezando por el mismo Rob, por el Ocultista que da título a la serie, pero también con el resto de secundarios, que se integran muy bien en las dos facetas de la historia, la más realista y la más fantástica. Sin necesidad de hacer nada demasiado rompedor, Norton consigue que la serie luzca muy bien, incluso para quienes hayan olvidado el resultado del primer número. Y es que, ahora sí, El Ocultista convence. La duda que puede quedar es si es un avance real o sólo un acierto puntual, pero lo que está claro es que A las puertas de la muerte, que así se titula esta segunda entrega, es una entretenidísima lectura incluso sin haber pasado por el primer libro.

El volumen incluye los cinco números de The Occultist Series 2, publicados originalmente por Dark Horse entre octubre de 2013 y febrero de 2014. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Steve Morris y un portafolio de bocetos de Mike Norton.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 diciembre, 2016 por en Aleta, Cómic, Dark Horse, Mike Norton, Tim Seely y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: