CÓMIC PARA TODOS

‘Alpha’ 2, de Mythic y Yuri Jigounov

alpha-vol-2-portadaEditorial: Dolmen.

Guión: Mythic.

Dibujo: Yuri Jigounov.

Páginas: 152.

Precio: 29,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

Alpha no es una lectura fácil pero sí es una muy satisfactoria. Parece una contradicción, pero no lo es. Es una historia de espías, eso ya quedó claro en el primer volumen de la serie (aquí, su reseña), que reunía los tres primeros álbumes. Quien espere ver a James Bond, agentes secretos con gadgets imposibles y escenas de acción de unas detalladas coreografías, seguramente se equivocará si apuesta por esta obra. Pero quien desee leer tramas muy elaboradas, con un formidable encaje en un mundo de espías tremendamente realista, sí se verá satisfecho con lo que proponen Mythic, que ya coge aquí definitivamente el relevo en los guiones de mano de Pascal Renard, creador de la serie. Y su trabajo, como ya evidenció en el último álbum del primer libro, que también firmó él, es muy interesante. La esencia de la serie se mantiene, aunque quizá sorprenda la constante de que el protagonismo de Alpha es lo de menos. De nuevo, no estamos ante un 007. Importa más el escenario, el conflicto y los secundarios que el mismo actor principal. Y eso, en realidad, ralentiza aún más el ritmo de la historia y, como se mencionaba al principio, hace que esta no sea una lectura fácil. Pero está todo tan bien llevado que los detalles que no funcionan de una forma rotunda e indudable son pequeñas molestias ante un buen conjunto.

Con esta descripción, quizá el gran problema de La lista, que al final es el mejor de los relatos del libro, de Sanciones y de El emisario, es que no alcanzan un nivel memorable. No son historias que se graben a fuego en la memoria, y que incluso exigen un fuego lento para ser degustadas, detenerse en cada paso, en cada diálogo, en cada personaje. Y esa manera de leer es muy especial. Mythic lo sabe pero le gusta ese ritmo, incluso se regodea en él, haciendo, como también lo hacía Renard, que el diálogo sea lo predominante, que haya que leer cada palabra para comprender por completo la historia. En realidad, los elementos son los que pide el género de espías, los mismos que hay en cualquier otro relato que se enmarque en él, pero es evidente que Alpha quiere marcar diferencias acercándose mucho más a la narrativa de John Le Carré que a la Tom Clancy o a la de Ian Fleming, por citar algunos referentes literarios ineludibles del género. La lista, precisamente por saber acoplar en el relato un ritmo algo más fluido y menos pausado, acaba siendo la mejor de las historias del libro, incluso aunque se cierre con un cliché que tampoco parecía necesario. Y quizá la más floja sea El emisario, a pesar de que, por el contrario, sí que tiene un muy buen final. Entre ambas, Sanciones sabe jugar sus cartas para entretener.

Con la apuesta realista que tiene Alpha, la elección de Yuri Jigounov como dibujante sigue siendo tan acertada como en los primeros álbumes de la serie. El problema que puede tener el trabajo de Jigounov es el mismo que afecta a la serie en su conjunto, que siendo bastante bueno no termina de dar un paso más para salirse de esa estela realista y ofrecer algo más de lo que, en realidad, tiene algo de previsible y de monocorde, porque no se llega a crear una identidad diferenciada de cada una de las historias, e incluso algunos personajes pueden llegar a confundirse y hacer pensar al lector si ya los ha visto en algún álbum anterior o si, por el contrario, son completamente nuevos. Con todo, la variedad de escenarios y protagonistas hace que no haya nada de monotonía y que en todo momento se pueda disfrutar con las ilustraciones de Alpha. No es que haya un bajón en estos álbumes, ni mucho menos, pero tampoco hay sorpresas. El dibujo de Alpha es aquí igual de bueno que en sus primeras historias, las del libro que inaugura esta colección. Y eso es un elogio. Pero quizá con algo más de riesgo en algunos momentos el resultado final habría crecido. No es ninguna sorpresa decir que quien disfrutara del primer libro de Alpha se lo pasará igual de bien con el segundo, porque apuesta por el mismo tono y el mismo tipo de historia.

El volumen incluye los álbumes 4 a 6 de Alpha, La liste, Sanctions y L’émissaire, publicados originalmente por Lombard en marzo de 1999, octubre de 2000 y abril de 2002. El único contenido extra son las portadas originales de Yuri Jigounov.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 diciembre, 2016 por en Cómic, Dolmen, Lombard, Mythic, Yuri Jigounov y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 242 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: